spot_imgspot_img

Se cierne pico de coronavirus

Tegucigalpa – Honduras se apresta esta semana, a enfrentar el inicio del pico más alto de personas afectadas por el coronavirus, mientras los especialistas se esfuerzan por encontrar un tratamiento único que permita reducir la tasa de mortalidad, considerada de las más altas al superar el 9 por ciento de los enfermos.

Según cálculos matemáticos, se espera que uno de los picos máximos de la enfermedad ocurra a partir de este lunes 20 de abril al alcanzar alrededor de 625 casos.

-Esta semana se buscará un tratamiento unificado entre médicos de Tegucigalpa y San Pedro Sula, dice ministra de Salud.

Lo anterior pondrá a prueba el sistema sanitario de la nación, ya que una alta cantidad de pacientes no podrían ser albergados debido a la poca capacidad instalada para atenderlos al interior de los centros asistenciales. 

Inicialmente se esperaba el primer pico de la pandemia del COVID-19 a finales de marzo e inicios de abril, pero las medidasde cierre total, decretadas por el gobierno durante la emergencia sanitaria, lograron una leve contención, dijo la directora de la región metropolitana de Salud, directora Karla Pavón.

El pico máximo

Pico
Un pico máximo se tendrá a los 37 días después del día cero que fue el pasado 10 de marzo

El epidemiólogo de la Secretaría de Salud, Mario Mejía, refirió que con la colaboración del matemático de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Marlon Peña y con el análisis e interpretación de los epidemiólogos, se elaboró un modelo de la evolución de la pandemia desde el día cero hasta el día 120 sobre el comportamiento de los contagios tomando datos reales que ya estaban en el país.

Mejía, que intervino en una comparecencia oficial, señaló que la bioestadística indica que un pico máximo se tendrá a los 37 días después del día cero que fue el pasado 10 de marzo. Para entonces se calculan 625 casos positivos que potencialmente corresponde a este lunes 20 de abril.

Agregó que el pico máximo tendría una duración de dos semanas con 625 casos confirmados por laboratorio, a lo que hay que sumarle el factor matemático que indica que en un escenario “grotesco”, se puede establecer que, por cada caso positivo, hay otros cinco, o sea que se estima de tres mil casos que se podrían dar sin el debido seguimiento. 

“Por supuesto, esa sería una primera generación, después vendría una segunda generación de esos tres mil y esos serían los primeros contactos, los segundos contactos y así sucesivamente, según el matemático de la OPS, Marlon Peña que ha trabajado con el epidemiólogo nacional Homer Mejía”, apuntó Mario Mejía.

Ensayos y tratamientos

Ministra
Ministra de Salud, Alba Consuelo Flores

La ministra de Salud, Alba Consuelo Flores, informó en la misma comparecencia gubernamental que se está en la fase de definición para atender los tres tipos de pacientes, el leve, el moderado y el crítico y con el equipo de expertos se estableció el protocolo para el abordaje con la hidroxicloroquina solo para pacientes críticos, pero hay una discusión incluso sobre si puede ser un tratamiento profiláctico y es un tema de debate a nivel mundial y hay hasta un problema con el abastecimiento del fármaco.

La funcionaria aceptó que es hasta esta semana que se termina de definir los protocolos, para lo cual se van a reunir varios expertos para unificar criterios de lo que se está haciendo en San Pedro Sula y en Tegucigalpa.

Hasta este día el Ministerio de Salud no ha logrado hacer funcionar en San Pedro sula, epicentro de la pandemia, el laboratorio de Virología, que según sus propios anuncios y estimaciones debió estar en funcionamiento desde hace tres semanas.

Expertos estiman que uno de los principales problemas para enfrentar la pandemia en Honduras ha sido la baja aplicación de pruebas o test rápidos que puedan establecer los contagios para ser aislados oportunamente los contagiados y evitar la propagación del virus.

Fue apenas hasta hace tres días que el equipo que atiende la emergencia ante el COVD-19 aprobó la participación de un laboratorio privado para que contribuyera en la aplicación de los test rápidos.

En ese orden, el Colegio de Microbiólogos y Químicos Clínicos de Honduras advirtió este domingo que si personal capacitado aplica las pruebas para detectar el COVID-19 podría haber resultados poco confiables.

Los microbiólogos se pronunciaron así en referencia a disposiciones dadas a conocer por la Agencia de Regulación Sanitaria (ARSA), donde autoriza el ingreso de pruebas rápidas con la que se busca detectar el antígeno y la aplicación de estas pruebas deberá ser realizada por profesionales de la medicina y/o laboratorios clínicos.

El Colegio de Microbiólogos aduce que son los profesionales del ramo los únicos capacitados para aplicar pruebas de laboratorio para diagnosticar el COVID-19, además que para ellos se requiere experiencia e instalaciones que cubran con estándares de calidad y bioseguridad.

Las autoridades de la Salud también informaron que otra acción que se está haciendo es la experimentación con el plasma en lo que se están definiendo las últimas líneas del protocolo y se ha coordinado con la Cruz Roja para iniciar un ensayo clínico en Honduras con los pacientes recuperados a quienes se le extraería la muestra.

Contención positiva

Puerto Cortes
Autoridades policiales han cerrado entradas y salidas de la ciudades de Puerto Cortés

El termómetro para los epidemiólogos, a falta de mayor cantidad de pruebas laboratoriales, es el reporte que se reciben de los hospitales, si están sobrecargados significa que la gente está llegando a los centros asistenciales, pero todavía se tiene alguna capacidad de atención.

El viernes las autoridades locales de Puerto Cortés reportaron que recibieron indicaciones de los jefes sanitarios en San Pedro Sula para que no remitan a esa ciudad pacientes que requieran atención intensiva, ya que los cupos están copados, según se les indicó. 

Asimismo, la doctora Pavón recalcó que la medida oportuna de decretar un cierre total en el departamento de Cortés, ha sido positiva en la contención de la propagación del coronavirus.

Pese a que el toque de queda en San Pedro Sula ha sido absoluto, la ciudadanía no ha acatado la medida en forma plena y tampoco las fuerzas del orden han logrado el control que permita una circulación ordenada de la población de acuerdo al calendario oficial.

El Valle de Sula es el epicentro de la pandemia en Hondura y Cortés tiene el 67.6 por ciento de todos los casos confirmados de COVID-19 en el país, le siguen Francisco Morazán con el 13.6 por ciento y Colón con 2.2 por ciento.

En Cortés el número de muertes son de 36 y a nivel nacional 46.

Indicó la doctora Pavón que Cortés tiene características diferentes a lo que ocurre en el Distrito Central ya que en ese norteño departamento hay una mayor movilidad diaria por los empleos en la maquila y en ese sentido, se tiene que tener mucho cuidado y emprender las acciones para contener el aumento de casos. Esta situación es parte del contexto que debe ser analizado por los epidemiólogos y expertos a fin la reactivación de la economía pueda efectuarse sin la pérdida de vidas.

Caso Choluteca

En Honduras hay siete departamentos donde no hay casos de COVID-19.

Asimismo, hay cinco departamentos donde los casos de COVID-19 son menos cinco.

Mientras que Choluteca se reportan dos casos, el primero fue hace 25 días.

Ampliación de medidas

Continua Confinamiento
SINAGER determinó extender hasta el 26 de abril la alerta roja a los 18 departamentos de Honduras.

Esta semana la población de todo el país deberá continuar su confinamiento debido a que las autoridades determinaron mantener el toque de queda absoluto en 16 departamentos, mientras que las disposiciones de restricciones especiales para los departamentos de Cortés, Colón y el municipio de El Progreso, Yoro se mantiene siete días más, con la suspensión de garantías constitucionales debido al foco de infección del COVID-19.

En ese orden, el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (SINAGER) determinó extender hasta el 26 de abril la alerta roja a los 18 departamentos de Honduras.

La medida se toma para detener la propagación del COVID, una pandemia que mantiene al país en zozobra, con una economía paralizada en más del 60 por ciento y una incertidumbre ante la creciente suspensión de puestos de trabajo, cierre de negocios y pérdidas destrucción de empleo.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img