spot_imgspot_img

Rueda la cabeza del director de Centros Penales

Tegucigalpa – El director de la Policía hondureña, Juan Carlos Bonilla Valladares, procedió a destituir al director de Centros Penales, Ismael Colindres Hernández, así como al titular de la Penitenciaría Nacional, Wilmer Martell Valle, debido a los incidentes ocurridos la mañana de este lunes en la cárcel de Támara.
 

– El encargado de la Penitenciaría de Támara, Wilmer Martell Valle, también fue suspendido del cargo.

A las 10:45 de este día, un interno de nombre Ramón Cálix hirió mortalmente a otros tres privados de libertad en el módulo de máxima seguridad del centro carcelario de Támara, ubicado a unos 25 kilómetros de la capital hondureña.

“Hemos procedido a suspender de forma inmediata al director de Centros Penales y al director de la Penitenciaría Nacional porque es un acto que como Policía Nacional no vamos a tolerar”, expresó “El Tigre” Bonilla.

Agregó que “la Policía a través de esta dirección es contundente, a todos los funcionarios que están a cargo de cualquier institución de la Policía Nacional los vamos a medir por resultados”.

Acotó que “los hechos ya están, se hará una investigación ‘in situ’ porque no podemos seguirle diciendo a la sociedad internacional que somos ineptos, vamos a tomar decisiones radicales, no se puede tolerar el ingreso de un arma de fuego a una celda de máxima seguridad”.

En el hecho violento de esta mañana en el centro carcelario de Támara, se identificó a los heridos como Arnold Omar Hernández Caballero, Melvin Elías Cruz y Norlin Alcides Varela (30) alias “Lucifer”, para éste último se presume iba dirigido el ataque porque es un conocido líder de una de las pandillas que operan en el penal.

Los 24 centros penales existentes en el país se han convertido en una “bomba de tiempo” por las condiciones de violencia, hacinamiento, trasiego de armas y drogas.

Más de 12 mil internos componen la población penitenciaria que está capacitada para albergar unos 8 mil.

Se investiga cómo ingresó arma al penal

Mediante un sistema de monitoreo de cámaras en la cárcel de máxima seguridad se buscará conocer cómo ingresó el arma al centro penitenciario.

“Nosotros tenemos video y los registros en la sala de monitoreo que tenemos”, había manifestado el destituido director de Centros Penales.

De acuerdo con el Reglamento Especial para el Funcionamiento del Sistema Penitenciario Nacional en su artículo 58, los privados de libertad que son ingresados al módulo de máxima seguridad tiene perfiles de jefes de pandillas, narcotraficantes, extorsionadores, secuestradores, violadores, internos que han causado daños graves o hayan matado a otro de sus compañeros, así como los que estén planificando ilícitos desde el interior del recinto.

Hasta el momento este módulo cuenta con unos 60 internos catalogados como una amenaza o de alta peligrosidad.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,060FansMe gusta
37,641SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img