spot_imgspot_img

Rendirán tributo a cantautor hondureño Guillermo Anderson fallecido en 2016

Tegucigalpa – El cantautor hondureño Guillermo Anderson, de cuya muerte se cumplirá un año este domingo, será recordado el 11 y el 12 de agosto con un concierto musical en la ciudad de La Ceiba, en el Caribe de Honduras, donde residía, informó a Acan-Efe su esposa, Lastenia Godoy.

«Vamos a recordar a Guillermo el viernes y sábado de la próxima semana en la plaza central de La Ceiba», indicó Godoy, quien además señaló que esperan que el concierto sea una alegría para la ciudad y su gente.

Añadió que en la víspera del primer año de la desaparición física de Guillermo Anderson, el mejor cantautor que ha tenido Honduras en los últimos tiempos, hoy se ofició una misa.

Anderson, quien le cantaba a la naturaleza, a los niños, a lo cotidiano y a su país en general, falleció el 6 de agosto de 2016 a causa de un cáncer de tiroides que le fue descubierto a finales de 2015.

Godoy señaló que la música de Guillermo es conocida principalmente en zonas urbanas, pero que a su familia le gustaría que tuviera mayor difusión en el interior del país por el gran legado que representa toda su obra.

«Quisiéramos que más que recordar a Guillermo con conciertos en diferentes ciudades, su música tenga una mayor difusión a nivel nacional porque muchos hondureños no la conocen», enfatizó.

Sobre una iniciativa de amigos del cantautor para que el Aeropuerto Internacional Golosón, de la ciudad de La Ceiba, lleve el nombre de Guillermo Anderson, Godoy dijo que es «un buen gesto», pero que eso no depende de ella.

Anderson, quien llevó su música por América, Europa y Asia, era natural de La Ceiba, donde nació el 26 de febrero de 1962.

Con su calidad musical, Anderson pudo haberse ido de Honduras al exterior, pero siempre prefirió quedarse en La Ceiba porque creía que lo que le inspiraba a escribir y cantar canciones estaba en su país.

Su amor a Honduras expresado en muchas canciones lo plasmó a cual mejor acuarela con su tema «En mi país», que es como un himno para los hondureños.

Anderson fue un enamorado del mar, del Caribe, con el que nació a su lado y navegó en cayucos hechos a mano por pobladores de las comunidades garífunas (afrodescendientes), de quienes también decía que eran parte de su razón de ser, de su vida.

Por eso en la mayoría de sus canciones no falta el sonido del tambor, el caracol y la maraca, y en los vídeos el baile de los garífunas que viven en toda la región caribeña de Honduras.

El artista, autor de «Pobre marinero», «Cortaron el árbol», «María Dolores» y «Aló mamá estoy bien», solamente se retiraba de La Ceiba por sus giras de conciertos que le llevaron desde Estados Unidos a Argentina, de España a Holanda o Alemania, de Taiwán a Japón, y a cualquier rincón de Honduras.

Escribió canciones dedicadas a los inmigrantes hondureños que con sus remesas familiares sostienen la pobre economía de su país, pagando el alto coste social de la ruptura familiar. Esos hondureños son «los que se van al norte con o sin pasaporte», como dice «Chago», uno de los primeros temas de Anderson dedicado a los inmigrantes.

Muchos de los hondureños que ahora son padres y abuelos crecieron escuchando las canciones infantiles que escribió Guillermo hace más de 30 años inspiradas en la flora y fauna de Honduras.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,564FansMe gusta
39,982SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_imgspot_img