spot_imgspot_img

Recomiendan al presidente Lobo serenarse y convocar a gran diálogo nacional

Tegucigalpa – Diversos sectores han recomendado al presidente Porfirio Lobo, que se serene y convoque a un gran diálogo nacional, luego que el mandatario ha manifestado su inconformidad con el fallo de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) declarando inconstitucional un decreto de depuración policial, y ha denunciado una intriga en contra de su gobierno.
 

En ese sentido, el ex candidato presidencial y ex diputado, Olban Valladares, manifestó que las declaraciones del mandatario, llaman a una profunda reflexión y preocupación porque las palabras del presidente, tienen en el fondo un sentimiento de frustración muy grande porque en el fondo de su corazón y de su pensamiento, sabe muy bien que las cosas no han funcionado como el pueblo hondureño lo ha estado demandando.

Valladares indicó que cuando el presidente Lobo expresa que no se ha aprendido la lección de 2009 cuando se interrumpió el proceso democrático en el país, pero los gobernantes y el sector político encargado de conducir al país por mejores senderos, es el que más olvidado los acontecimientos de junio de 2009 y de antes de esa fecha, pues siguen cometiendo errores no tanto en lo político sino en la administración del Estado que están llevando al pueblo hondureño a una situación de mayor calamidad y más crisis.

Vampiros de la política

Sobre las acusaciones de Lobo en contra del empresario de los medios de comunicación, Jorge Canahuati a quien acusa de encabezar un movimiento para desestabilizar su gobierno, Valladares indicó que por lo general un dueño de un medio, entra en conflicto en alguna oportunidad con el gobierno de turno, máxime cuando se dan informaciones que no coinciden con el interés del sector gobernante.

“En este caso, yo quiero decirle al señor presidente, que tenga mucho cuidado, que los gobernantes siempre están rodeados por los vampiros de la política y ese sentimiento de frustración que él tiene, puede estar alimentado maliciosamente por esos que le están diciendo que hay una tendencia a la conspiración contra el gobierno”, recomendó.

Valladares consideró que “el pueblo hondureño está curado” porque los sectores obrero, empresarial y la sociedad en general, están hastiados de ese tipo de denuncias y no quiere volver a las andanzas.

Cuestionó que el mandatario insista en acusar que la CSJ, está en contra de la depuración de la Policía, cuando el máximo tribunal lo que está señalando es que un instrumento como el polígrafo no es una prueba contundente para enjuiciar a una persona, ni para botarlo a la calle, y esa resolución de la Sala de lo Constitucional no se tomó en base al proceso de depuración policial, pues esa figura ya existe desde hace muchos años en la legislación hondureña.

En ese sentido, recomendó que lo que debe hacer el gobierno, es hacer caso al fallo de la CSJ y modificar los procedimientos porque nadie puede estar por encima de la ley y el concepto de que el fin justifica los medios, no se puede permitir.

“Yo hago un llamado a todo el mundo, a las universidades, a los colegios profesionales que tienen que pronunciarse en el sentido de que se respete la ley y el objetivo de la depuración de la Policía, es de todo el pueblo hondureño, porque los que hemos sido víctimas en algún momento de los atropellos que ha cometido algunos elementos de la institución, estamos de acuerdo con la depuración y no puede confundirse con una política institucional sino que son elementos podridos que se han introducido en esas filas”, agregó.

No se deben alimentar controversias

Reiteró que en ese sentido, no debe haber discrepancias y el presidente de la República no debe alimentar controversias, lo que tienen que hacer es decirle a los diputados de su partido que estudien la ley y no vayan al Congreso Nacional solamente a levantar la mano o sean participes de una crítica en contra de otro poder del Estado sino que encuentren el mecanismo para alcanzar el objetivo por la vía que la Constitución y las leyes proporcionan, pues para eso se les paga un “jugoso” salario.

Valladares considera que en este caso, hay una diferencia a lo que aconteció con el ex presidente Manuel Zelaya, quien estaba rodeado de “vampiros de la política” quienes nunca se atrevieron a decir qué es lo que perseguían a través de una asamblea nacional constituyente porque el propósito no era muy transparente, legal y moral.

Mientras tanto, en el caso del presidente Lobo, el problema es diferente, es un conflicto que lo han afrontado todos los gobernantes que han entrado en crisis y Honduras viene en crisis desde hace unos siete años y no se ha encontrado un mecanismo para mejorar la economía para que el pueblo hondureño se levante porque ha estado de rodillas desde hace mucho tiempo.

Agregó que el presidente Lobo “puede ponerse una medalla en el pecho” por haber logrado el reconocimiento de la comunidad internacional, aunque fue el pueblo el que sufrió durante dos años de aislamiento y zozobra, lo que consumió un par de años y si se resolvió ese problema, el gobierno debió enfocarse en el problema interno estimulando la producción y generar un clima de confianza para que el sector privado, al cual este y el anterior gobierno parece no provocarle el menor respeto y hay que estarlo confrontando todos los días, invierta más.

Hay que convocar a gran diálogo nacional

En ese sentido, Valladares recomendó a todos los sectores que “es el momento de deponer las hachas, dejar a un lado los machetes y sentarse a la mesa para un gran diálogo para que la gente se sienta segura y el gobernante no crea que se está conspirando en contra de él en cada esquina”.

Por su parte, el ex presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) Eduardo Facussé, indicó que él no tiene conocimiento que empresarios estén conspirando contra el gobierno del mandatario Lobo para repetir los hechos de 2009 y sacarlo del poder.

“Tal vez hay algunos cabeza caliente políticos que estén pensando en cosas que ya no caben en este país, entonces yo le pido al presidente de la República que se serene, que tenga calma, que el país, no está para nuevos intentos de desarticular la Constitución y sus leyes”, cuestionó.

Agregó que aquellas personas que tienen algún tipo de conocimiento de acuerdo a los cuerpos de seguridad, que se está pretendiendo dar un golpe de Estado en el país, que declaren quiénes son, porque así se van a conocer quiénes son los buenos y los malos hondureños.

Reiteró que el mandatario debe serenarse y calmarse porque le queda un año de administración y se le va a acompañar en esa gestión para que todos los hondureños salgan bien.

Presidente debe acatar decisiones de la CSJ

De su lado, el diputado nacionalista y experto en derecho constitucional, Oswaldo Ramos Soto, opinó que el presidente Lobo, está obligado a someterse a las resoluciones que emanen de la CSJ, aunque no esté de acuerdo, porque así lo exige la doctrina democrática.

Señaló que la primera instancia para calificar de inconstitucional o no, una ley es la Sala de lo Constitucional, en primera instancia y en vista de que no hubo unanimidad, el caso ahora pasa al pleno de magistrados de la CSJ que seguramente ratificará el fallo emitido por mayoría en la primera instancia.

En ese sentido, recalcó que el deber del presidente de la República, es acatar las decisiones de la CSJ, aunque no le gusten y si el Congreso Nacional, no está de acuerdo con el veto del mandatario lo pone a discusión de nuevo y si lo ratifica por mayoría calificada de dos terceras partes, le pone ratificado constitucionalmente y el presidente ya no puede vetarlo ni lo va a sancionar con la frase “por lo tanto ejecútese” sino que lo va a mandar a promulgar con la fórmula “por tanto publíquese”.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,172FansMe gusta
38,639SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img