spot_imgspot_img

Reapertura será exitosa si Mipymes se reactivan

Tegucigalpa La reapertura gradual de la economía solo será exitosa si la misma logra salvar a las micros, pequeñas y medianas empresas (Mipymes), que son el sostén de la producción y la generación de empleo en Honduras, sostuvieron altos dirigentes empresariales este lunes, primer día que el país retorna a la nueva normalidad, tras casi tres meses de confinamiento por el COVID-19.

-Líderes empresariales señalan la necesidad de trabajar como lo están haciendo otras naciones para sobreponerse a la pandemia económica.

El presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Juan Carlos Sikaffy; Aline Flores, presidenta del Consejo Empresarial de América Latina (CEAL-capítulo Honduras) y el empresario del sector agrícola Mateo Yibrín, expusieron la importancia que esta primera etapa de reapertura sea exitosa, a fin de que el país pueda seguir progresando en un restablecimiento de su aparato productivo y comercial, a medida que se siga reduciendo la exposición a la pandemia del COVID-19.

Sikafy, Flores y Yibrín coincidieron en la importancia de que las Mipymes sean las primeras beneficiadas con el reinicio de actividades, al recordar que son la base de la producción y de la generación del hasta el 70 por ciento del empleo que se genera en el país.

Los líderes empresariales reiteraron la importancia que las personas, clientes, trabajadores y proveedores, cumplan con las medidas de seguridad de mantener la distancia social, utilizar mascarillas y lavarse las manos continuamente, así como que las empresas apliquen las medidas de bioseguridad en los centros de trabajo.

Un comité de vigilancia con poder para cuidar la salud

Juan Carlos SikaffyEl presidente del Cohep dijo que el país encuentra en la reapertura una necesidad fundamental ya que no pida seguir cerrado, señalando que naciones ricas como Estados Unidos se incorporó ya a la producción, mientras recordó que Honduras es una nación pobre que no se puede dar el lujo de seguir confinada.

Recordó que el reinicio de actividades es gradual, progresivo y responsable e indicó que “todo está en la mesa” en cuanto a que el comité de vigilancia tiene el poder de cerrar una ciudad si detecta que hay rebrotes o incrementan los casos positivos de COVID-19.

Señaló que como parte de las obligaciones de las empresas está hacer pruebas de COVID-19 hasta el 10 por ciento de sus trabajadores cada 14 días, por lo que cada centro laboral se convertirá en un centro de tomas.

Sikaffy dijo que desde el inicio de la pandemia 1.7 millones de personas reportan problemas de ingreso, que al salir de la emergencia sanitaria la pobreza se incrementará en 11 por ciento, al pasar del 64 al 75 por ciento.

Indicó que, a nivel de gobierno, la caída de los ingresos fiscales a mayo es del 21 por ciento. El gobierno requiere de ingresos para pagar las planillas de funcionarios, especialmente médicos y otros de salud, así como adquirir medicamentos y equipos para seguir haciendo frente al virus que provoca el COVID-19.

Sikaffy dijo que solo se habilitarán a trabajar el primer día de labores 292 mil trabajadores, incluso dijo que el dato será menor al recordar que ya estaban en actividad los rubros bancario, energético, telecomunicaciones, farmacias y alimentos.

Indicó que una encuesta que realizó el Cohep y la estatal UNAH, encontró la pérdida, hasta el momento, de por lo menos 500 mil empleos.

El virus está en las calles

Aline FloresLa presidente del CEAL-capítulo de Honduras, Aline Flores, recordó por su lado que el reinicio de actividades productivas es gradual, pero dentro de la cuarentena, detallando que la misma sigue y solo saldrán a la calle los que están autorizados por el último dígito de su documento.

Indicó que el virus que genera el COVID está en las calles y seguirá allí, ya sea que salgamos a trabajar en forma gradual o nos quedemos en la casa confinados. De ahí la importancia de salir, pero guardando las medidas ya dispuestas para evitar contagiarse.

Valle de Sula quiere trabajar

Mateo YibrínEl agro empresario Mateo Yibrín por su lado dijo que en el Valle de Sula las personas quieren salir a trabajar, a ganarse su sustento, no desean ser carga y estar recibiendo regalos.

Llamó a los opositores a la reapertura a que piensen en los trabajadores y no solo en los dueños de las empresas. Por cada empresario, hay cientos de trabajadores que están esperando reiniciar para tener el ingreso que sustente a sus hogares.

Recordó la experiencia del campo, que aún en cuarentena y durante los casi tres meses de confinamiento, el maíz, los frijoles, el azúcar, el pollo y los huevos no desaparecieron de las mesas de los hondureños.

Yibrín indicó que es importante que las Mipymes sean los grandes beneficiarios del reinicio, de lo contrario no será exitoso este intento de volver a la normalidad.

Señaló que sus empresas tomaron la decisión que durante dure la crisis los pagos a las Mipymes serán al contado y no ha crédito las compras que las realicen, ya que es una forma de apoyarlas.

Agroexportadores, pilares para recuperar mercados externos

La reactivación del sector micro, pequeña y mediana empresa será el termómetro para medir el éxito de la reapertura, indicó Yibrín.

Por su lado, Flores dijo que por cada empleo formal que se reactive con la reapertura se generan cinco empleos en el sector Mipyme.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,055FansMe gusta
37,594SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img