spot_imgspot_img

Reabrir con bioseguridad para salvar empleos es impostergable: Jesús Canahuati

Tegucigalpa – El tratamiento MAIZ es vital para prevenir que los pacientes de COVID-19 se compliquen y tengan la necesidad de internamiento. Eso han dicho los médicos y expertos que le apuestan a esta solución médica y la que muchas empresas han decidido abrazar para evitar que sus colaboradores caigan, dañados por la pandemia y extiendan esas consecuencias a clientes y a sus familias dijo este miércoles el líder empresarial de la industria maquiladora, Jesús Canahuati.

-El tratamiento MAIZ y revelar a tiempo los síntomas del COVID es fundamentales para contener los efectos de la pandemia.

-Todos los sectores están drenados y por ello es urgente salvar los puestos de trabajo.

El empresario Canahuati, reconoció que un importante porcentaje de la población se va deteriorando en su salud y que algunos casos avanzan de manera rápida, por lo cual llamó a la población a confiar en el tratamiento MAIZ como una ágil salida que les asegura poder atajar el COVID tempranamente.

La gente tiene miedo de decir que tiene síntomas y peor aún, – a revelar que posee el virus, – y esto no es algo que deba ocultarse, hay que decirlo y nadie debe ser estigmatizado sino tratado de manera instantánea para contener la pandemia, acentuó.

Las maquilas, un ejemplo

Para el caso, citó que en las maquilas se ha estado operando parcialmente, alrededor de un 30 por ciento de su capacidad y desde el inicio de las actividades, hace poco más de ocho semanas, se han puesto en práctica altos protocolos de bioseguridad que les han permitido contener la presencia de la pandemia entre sus colaboradores.

Detalló que cuando en la industria se presentan casos sospechosos, de inmediato son tratados de primera mano con el tratamiento MAIZ, pero además de ello, resaltó los controles de distanciamiento, el uso de productos de aseo, equipamiento de protección, presencia de médicos y enfermeras que hacen controles y todo lo que se demanda para garantizar la protección.

Hasta la fecha, dijo Jesús Canahuati, “en la industria de la maquila ningún caso se ha agravado y sí hemos tenido que enviar a alguien al hospital, han sido casos mínimos, pero todos se tratan, aunque simplemente sean sospechosos”, refrendó.

Salvar vidas con reapertura inteligente

El líder empresarial del sector maquilador reconoció que el país y el mundo pasan por circunstancias extremas que demandan soluciones especiales y por ello dijo que el compromiso ha sido, en primer lugar, salvar vidas de la mano de los expertos sanitarios para luego pensar en salvar los empleos y no dejar que la economía muera, una fase que urge la atención inmediata.

“No podemos seguir encerrados porque eso generará consecuencias terribles al país” advirtió Jesús Canahuati.

Luego manifestó que él junto a otros miembros del sector privado son parte de la mesa de reapertura en la que están representados transversalmente, todos los sectores de la sociedad, desde académicos, especialistas sanitarios, iglesias, sociedad civil, sector social de la economía, trabajadores, pequeños, medianos, micro y grandes empresarios y también el gobierno.

Para lograr avances volvió a exhortar a todos los actores de la cadena en hacer valer los más estrictos protocolos de bioseguridad.

Igualmente recordó que es importante que los tratamientos básicos, como MAIZ, estén en todo el sistema hospitalario y en los centros básicos de las regiones y del interior del país y en ese sentido dijo que, en la mesa de trabajo integrada, han recibido noticias oficiales de que los mismo llegarán a todo el sistema en cantidades de 10 mil hasta completar 200 mil en las próximas y cercanas etapas.

Es urgente apertura paulatina para evitar pérdida de empleos

Canahuati dijo que los efectos de la crisis generada por la pandemia han estremecido los cimientos de la economía nacional y que son miles de trabajos los que se han perdido tanto del sector formal como informal.

Igualmente se refirió a las suspensiones que ya rondan las 400 mil, según datos extraoficiales. Reflexionó que, en ese caso lo importante es que el tiempo de estos empleos no llegue a su fin y puedan salvarse.

Por ello dijo, es transcendental que se reabra la economía de manera segura y que todos los sectores estén comprometidos.

Igualmente, recordó la importancia de que cada persona sea responsable de su seguridad y de usar todos los protocolos de rigor. “Con la reapertura inteligente también salvamos vidas”, recalcó al tiempo que estimó la importancia de que al menos el primero de junio, inicie una apertura paulatina y segura.

Efectos

Del sector maquilador dependen al menos 170 mil empleos, una buena parte de estos obreros han atendido, desde el inicio de la pandemia la elaboración de equipos biomédicos como batas, tapabocas y otros productos de gran calidad que sirven en áreas críticas del sistema sanitario.

Jesús Canahuati volvió a mencionar la necesidad de reabrir toda la industria con las medidas adecuadas y dijo que mientras no llegue la vacuna, el distanciamiento y las buenas prácticas para cuidarse individualmente, deberán ser parte de la vida cotidiana de todos, para lograr que el país se sobreponga y la pobreza no drene más profundamente a todos los sectores.

Esperanza

La industria maquiladora genera anualmente cuatro mil quinientos millones de dólares y el golpe que ha recibido en esta pandemia ha sido bastante fuerte porque desde hace tres meses opera entre un 20 y 30 por ciento.

Dijo que, pese a la crisis, también es importante vislumbrar la posibilidad de ampliar la manufactura a productos biomédicos y de protección. En ese sentido detalló que ya hay por lo menos tres firmas que abrirán sus operaciones en el país y que las mismas generarán al menos cuatro mil nuevos puestos de trabajo.

spot_img
spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img