Presidente Túnez abandona el país y Ejército toma el control

El Cairo – El presidente tunecino, Zine el Abidine Ben Alí, abandonó hoy Túnez debido al aumento de los disturbios y el Ejército tomó el control del país, informó la cadena de televisión qatarí Al Yazira.
 

El primer ministro tunecino, Mohamed Ghanuchi, anunció hoy en la televisión estatal que el presidente del país, Zine el Abidine Ben Alí, ha abandonado Túnez y que él asume la presidencia interina.

Representantes de los principales partidos políticos de la oposición tunecina pidieron hoy desde París un Gobierno provisional de tres meses, tal y como fija la Constitución de ese país, en virtud de las informaciones que apuntan a que el presidente Zine el Abidine Ben Alí ha abandonado el país.

Un portavoz del Comité por el Respeto de las Libertades y los Derechos Humanos en Túnez (CRLDHT), Kamel Jendoubi, indicó a Efe que desde la oposición tunecina temen que se esté produciendo un «golpe de Estado» militar en su país.

«Es una información inquietante, muy inquietante», alertó Jendoubi.

En un comunicado divulgado antes de que se supiera que Ben Alí ha abandonado Túnez, el CRLDHT, junto con el Congreso por la República (CPR), el Partido Comunista Obrero Tunecino (PCOT), el Movimiento Islamista Moderado Ennahdha, entre otros, pidieron la instauración de un Gobierno provisional y la celebración de elecciones libres.

Antes de su salida del poder, El Gobierno tunecino había decretado el estado de excepción en todo el país con un toque de queda desde las 17.00 hasta las 06.00 horas locales (16.00 a 05.00 GMT) y con la prohibición de toda concentración de personas en la vía pública.

Según comunicado del Gobierno difundido por la agencia oficial TAP, «la Policía y el Ejército están autorizados a disparar sobre toda persona sospechosa que no haya obedecido las órdenes o haya huido sin posibilidad de detenerle».

«Queda prohibido a más de tres personas concentrarse en la vía pública», indica el comunicado.

El toque de queda se había decretado ya en Túnez la noche del pasado miércoles al jueves y se levantó ayer en la capital, aunque sólo estuvo vigente desde las 20 hasta las 05.30 horas locales.

Estas nuevas medidas se producen poco después de que el presidente del país, Zine el Abidine Ben Alí, anunciase la destitución del Gobierno y la convocatoria de elecciones legislativas anticipadas en 6 meses.

Poco antes la Policía cargó con gases lacrimógenos contra una concentración en el centro de Túnez de más de 8.000 personas ante el Ministerio del Interior, que demandaban la salida de Ben Alí del poder.

La disolución de la manifestación degeneró en enfrentamientos violentos entre grupos de manifestantes y las fuerzas policiales en las calles adyacentes a la popular avenida Habib Burguiba del centro de la capital y en otros barrios de la capital.

Testigos presenciales indicaron a EFE que una clínica fue incendiada en el barrio capitalino de El Menzah y que varios comercios y locales públicos resultaron igualmente dañados.

En otras regiones del país se han registrado igualmente enfrentamientos violentos entre manifestantes y las fuerzas policiales.

En Kairauan, la ciudad santa tunecina, se produjeron numerosos disturbios con decenas de coches quemados y comercios saqueados, al igual que en El Kef, en el suroeste del país.

En su intervención de anoche en la televisión estatal, el presidente aseguró sentirse «muy apesadumbrado por la violencia» que vive el país y afirmó que «ya se ha decidido que hay que parar los disparos» en referencia al uso de fuego real contra los manifestantes por parte de las fuerzas del orden.

Sin embargo, según indicaron hoy a EFE fuentes hospitalarias al menos trece personas murieron y cerca de 50 resultaron heridas anoche en la capital tunecina en diversoso enfrentamientos ocurridos después de la intervención de Ben Alí.

Lo + Nuevo

22,256FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte