Presidente Lobo Sosa anuncia para 2011 «una gran alianza por la justicia social»

Tegucigalpa – El presidente, Porfirio Lobo Sosa, anunciópara 2011 una gran alianza por la justicia social, la cual supone consensos políticos y económicos para que de una vez por todas instituyamos un orden económico eficiente que respete los principios que estimulan la inversión y el empleo y un orden social equitativo y solidario que responda a las aspiraciones de un mayor bienestar personal y familiar.
 

  • Llama a ver el 2011 sin incertidumbre, con confianza y optimismo.
  • Proclama que en su primer año «tenemos relaciones amistosas con cerca de un centenar de países».
  • Invita a los empresarios a invertir en Honduras.
  • Se compromete a seguir trabajando a favor de la seguridad ciudadana.

Clamó porque en 2011 “la crispación y el desasosiego queden para siempre en el pasado y que la unidad y la justicia social nos den la paz permanente que anhelamos todos”.

Lobo Sosa expuso sus deseos en su mensaje de año nuevo al pueblo hondureño, en una cadena nacional de radio y televisión.

Dijo que en su primer año de gobierno, se rebasaron las expectativas con el programa del Bono 10 Mil al beneficiar a 165,000 hogares por lo que en el 2013, se espera favorecer a 600,000 familias, se iniciará este año el programa de las computadoras para los niños y reitera su compromiso de entregar el poder el 27 de enero de 2014.

Anunció que continuará impulsando la Merienda Escolar que en 2010 llegó a 1,4 millones de niños y se desarrollará plenamente el programa de vaso de leche.

Asimismo, seguirá apoyando a los adultos mayores mediante el Bono a la Tercera Edad que el año pasado benefició a cerca de 62,000 personas y prolongará el programa del bolsón escolar que ayudó en 2010 a más de 70,000 niños, así como los Comedores Solidarios que han auxiliado cerca de 9,000 hogares con raciones nutritivas.

A continuación el texto integro de su mensaje:

Compatriotas:

Al comenzar el 2011, mi Rosa, mis hijos y yo, les expresamos nuestros sinceros deseos por que el nuevo año sea de lo mejor para ustedes y para sus seres queridos y solidarizarnos con todos aquellos que perdieron familiares y amigos en este año que recién finalizó.

Démosle gracias a Dios por todo lo que nos dio en el 2010. Que nos proteja, sustente y que nos de la fuerza que necesitamos para luchar cada día y a la vez nos de la sabiduría para ser compasivos y generosos con los demás.

El camino que juntos hemos recorrido desde enero del 2010, me hace ver nuestro futuro con optimismo. Si algo hemos probado durante el año que acaba de pasar, es que somos capaces de sobreponernos a la adversidad con nuestro propio esfuerzo.

La fortaleza del pueblo hondureño me da gran seguridad y fe en nuestro porvenir. Que la crispación y el desasosiego queden para siempre en el pasado y que la unidad y la justicia social nos den la paz permanente que anhelamos todos.

Quiero reafirmar que los principios de mi Gobierno están inspirados en el humanismo cristiano, con la certeza de que nos hará llegar a consensos que nos permitirían construir una sociedad fundamentada en la economía social de mercado, es decir un sistema que garantizando las libertades y controles para que este funcione adecuadamente las combine con un orden social equitativo y solidario y con un orden político democrático.

Quiero agradecer la participación de todas las fuerzas políticas y de todos los sectores de la nación en abrazar el Plan de Nación, el Plan de Nación es descentralización, participación y algo fundamental como el empoderamiento de nuestro pueblo de su propio destino, no hay ningún gobierno por bueno que fuese que tenga la fuerza de un pueblo con visión y decidido a hacer los cambios que ocupamos para transformar a la nación.

Nuestro país no podía mantenerse en el más inhóspito aislamiento. De persistir esa situación no seríamos capaces de mejorar las condiciones de vida de nuestro pueblo.

Dediqué mucho tiempo y atención personal a esta ocupación y después de mucho denuedo, logramos salir del aislamiento internacional. Hoy puedo proclamar, con orgullo, que tenemos relaciones amistosas con cerca de un centenar de países, muchos de ellos nuevos.

En esta crucial actividad hemos tenido grandes amigos y aliados a quienes agradezco el apoyo que dieron al pueblo hondureño.

Seguimos adelante con un programa económico dirigido a sanear nuestra economía y estabilizarla, como base indispensable de la economía social de mercado que deseamos construir para dinamizar nuestro crecimiento sostenido y responder a la vez a las demandas sociales y abatir la pobreza.

Crecimiento económico significa empleo para nuestra gente, hay muchas inversiones nacionales e internacionales en camino, invito a los empresarios nuestros a que inviertan, que tengan confianza, la inversión genera el empleo que Honduras necesita y con responsabilidad social es la mayor garantía de paz y armonía entre todos.

Veamos el año que comienza sin incertidumbre, sin inquietud, con confianza, entusiasmo y optimismo.

Seguiremos trabajando sin descanso para darle seguridad a nuestro pueblo, en un marco de respeto a los derechos humanos y con proyectos como la “Comunidad Segura” que tiene un fuerte énfasis en la prevención y en la participación ciudadana.

Derivado de los diálogos entre los distintos sectores de la sociedad hondureña me propongo impulsar, en 2011, una Gran Alianza por la Justicia Social, la cual supone consensos políticos y económicos para que de una vez por todas instituyamos un orden económico eficiente que respete los principios que estimulan la inversión y el empleo y un orden social equitativo y solidario que responda a las aspiraciones de un mayor bienestar personal y familiar.

Al iniciar este año, hagamos un examen de conciencia y preguntemos qué hemos hecho; qué hemos dejado de hacer y qué demandan de cada uno de nosotros los cambios que exige nuestro país. Cada hondureño tiene el derecho de ser escuchado, de participar, de aportar su parte. Nuestra parte de fe, nuestra parte de esperanza, nuestra parte de optimismo, de compromiso, de responsabilidad y deber para con Honduras.

Esta actitud positiva nos permitirá lograr nuevas e importantes metas en 2011. Nuestra economía podrá crecer mostrando mayores niveles de recuperación, de creación de empleos y de ingreso familiar.

Nuestras finanzas públicas se verán fortalecidas, abriendo la posibilidad de que el Estado juegue su papel ofreciendo más y mejores servicios públicos. Liberaremos así mayores recursos financieros para los sectores productivos y podrá perpetuarse un círculo virtuoso de inversión y empleo.

Este año las condiciones están dadas además para el surgimiento de nuevos puestos de trabajo mediante la reciente legislación de empleo temporal y la que rige para las alianzas públicas-privadas, así como el inicio de un nuevo programa de micro y pequeño crédito para los emprendedores que dan origen a sus propias fuentes de ingresos familiares.

Seguiremos con los programas que benefician a nuestros más pobres. El año pasado beneficiamos a 165,000 hogares con el Bono 10 Mil, al iniciar el 2013 estaremos beneficiando a 600,000 familias. Continuaremos con la Merienda Escolar que en 2010 llegó a un millón 400 mil niños y desarrollaremos plenamente el Vaso de Leche.

Seguiré apoyando a nuestros adultos mayores mediante el Bono a la Tercera Edad que el año pasado benefició a cerca de 62,000 personas. Prolongaré el programa del bolsón escolar que ayudó en 2010 a más de 70,000 niños, así como los Comedores Solidarios que han auxiliado cerca de 9,000 hogares con raciones nutritivas.

El programa de las computadoras para los niños lo iniciaremos en este año. Los pequeños productores rurales y los grupos campesinos también continuarán recibiendo la ayuda del Gobierno para el desarrollo socio empresarial, el cultivo de granos básicos, micro riego, almacenamiento de granos básicos y protección de micro cuencas a fin de garantizar su seguridad alimentaria y promover sus ingresos.

Deseo especialmente reiterar mi compromiso con la educación. Un pueblo sin educación está condenado a vivir en la carencia y el atraso. El mundo globalizado exige cada vez más conocimientos y competencias para tener éxito.

No hay país que pueda desarrollarse sin una población educada y con dominio de las ciencias aplicadas. Este debe ser uno de nuestros objetivos primarios. Yo invito a que juntos, padres de familia, autoridades municipales, maestros, patronatos y sociedad civil en general pensemos cómo vamos a responder a este gran desafío de la modernidad: una educación de calidad y el acceso a la tecnología necesarias para nuestro desenvolvimiento. El derecho de nuestros niños y niñas, de nuestros jóvenes de educarse para superarse debe ser el objetivo central.

Compatriotas:

Quiero en este día dejar bien sentado que mi contrato social con el pueblo hondureño es gobernar del 27 de enero del 2010 al 27 de enero del 2014, tengo la convicción muy profunda de la necesidad de hacer muchos cambios y mi apoyo es cumpliendo con mi deber de responder a la confianza depositada por el pueblo hondureño.

Mi compromiso es firme. Mi determinación es grande. Con la ayuda de Dios y del Pueblo hondureño vamos a lograrlo. Por nuestras familias. Porque la Patria nos lo demanda y nuestra conciencia nos lo exige. ¡Feliz Año Nuevo!!!

Lo + Nuevo

22,265FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte