Tegucigalpa – El presidente hondureño Porfirio Lobo, pidió a la suspendida ministra de Salud, Roxana Araujo, los nombres de sus familiares vinculados a la venta de medicinas y a actos inapropiados en el sistema sanitario nacional.
 

Araujo, suspendida de sus funciones en el ministerio Salud desde el viernes anterior, dijo este lunes que su separación temporal del cargo está vinculada a su trabajo por adecentar la corrupción.

Agregó que en la venta de medicamentos al Estado hay una cadena de intereses económicos y más allá de ello, también hay intereses particulares y familiares que rondan al presidente hondureño.

Tras la denuncia de Araujo, el mandatario se comunicó con el periodista Renato Álvarez, director del espacio donde la ministra de Salud hizo la denuncia.

El periodista Álvarez dijo que el gobernante, a través de su persona, pidió a la ministra Araujo nombres y pruebas relacionados a la denuncia que involucra a sus parientes.

El periodista señaló que el presidente Lobo también le transmitió que él jamás hizo una llamada o intercedió por alguien en el tema de compra de medicamentos.