spot_img

Por:

Presidenta Xiomara Castro ve en su gobierno “una segunda oportunidad para hacer las cosas bien”

Tegucigalpa – La presidenta de la República, Xiomara Castro de Zelaya, expuso ante delegados del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y del Banco Mundial (BM), su plan de protección social orientado a la reducción de la pobreza, donde manifestó que el gobierno que ella preside, es como una segunda oportunidad para hacer las cosas bien en Honduras. 

– Manuel Zelaya Rosales, esposo de la Presidenta hondureña, gobernó a Honduras entre 2006 y 2009, no culminó su periodo de cuatro años porque fue derrocado del poder.

La mandataria también manifestó ante los organismos financieros, que el país centroamericano, se encuentra en una etapa de transición de “la dictadura a la democracia”. Mencionó además que trabaja para cambiar la percepción que se tiene de la comunidad internacional sobre Honduras, porque es calificada como un narcoestado.

El BID y BM están anuentes a financiar -dice una comunicación oficial de la presidencia-, el programa social de Castro para llegar a los menos favorecidos; actualmente se identificaron mil 926 aldeas donde viven unas 350 mil familias en condiciones de pobreza y extrema pobreza, a ellas irán dirigidas las ayudas canalizadas a través de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

“Hoy estamos presentando uno de los programas más insignes de este gobierno”, dijo la presidenta Castro a los equipos técnicos del BID y BM en un evento que se desarrolló en Casa de Gobierno ante la presencia de varios funcionarios.

“Yo soy una mujer de fe, y siempre digo (que) esta segunda oportunidad que Dios nos ha dado tiene que tener un propósito: hacer las cosas bien y la única manera que lo podemos hacer es cuando involucramos a las comunidades para que se apropien de los programas y proyectos”, expresó Castro en una comunicación oficial divulgada por la Casa de Gobierno.

En ese sentido, añadió que al tomar posesión de su gobierno lo que encontró fue “más pobreza, más miseria que necesitamos darles respuesta”. Pese a ello “nosotros no vamos a hacer un decreto de emergencia, debemos de hacer un decreto de emergencia de conciencia de que todas las acciones que hagamos tienen que ir destinadas a esas familias”.

“Estas familias tienen dignidad y ellas no están pidiendo solo dádivas, lo que quieren es oportunidad para salir de las condiciones en que están”, refirió al tiempo que resaltó ante las misiones del BID y BM que este gobierno es una transición de la dictadura a la democracia.

Lamentó que Honduras sea conocida en el mundo como un “narcoestado” como uno de los más corruptos de América Latina. “Nos toca limpiar eso y volver a darle la confianza que el pueblo necesita a sus gobernantes y también ganar la confianza de los organismos internacionales”, explicó la mandataria.

Se atacará causas estructurales de la pobreza

Por su parte, el secretario privado presidencial, Héctor Manuel Zelaya, en su exposición recordó que “las políticas de los últimos doce años en base a la protección social no tuvieron los resultados más óptimos y nosotros lo declaramos como fracasados y por eso es que empezamos a retirar y a dar por terminado ese montón de programas que no tenían un objetivo”.

Indicó que la actual administración pregona la refundación de Honduras y para ellos requiere viabilidad presupuestaria ya que su si algo se tiene claro es que se debe hacer lo más posible con el menor recurso, pues la Red Solidaria demostró ser un enfoque poderoso para atacar a las causas coyunturales de la pobreza, pero más las estructurales de la inequidad.

La Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), impulsará los programas, que tienen dos ejes fundamentales: la Red Solidaria, como estrategia de reducción de la pobreza y el PRAF (Programa de Acción Familiar) que también será reestructurado. La idea es proteger la sociedad frente a los embates económicos, permitir el desarrollo de capacidades y  mejoramiento de vida.

El gobierno de la mandataria Castro está impulsando los proyectos “verticalmente integrados”. “La Red Solidaria no es un bono, sino una red que protege a las familias a la vez que se refunde el sistema económico y social. Se necesita el bono, por supuesto, pero solo como un instrumento más dentro de toda una visión de expresión social”, explicó el secretario privado.

Sedesol con el impulso del programa, busca “consolidarse como una institución líder en el sector de protección social con un modelo que asegure las capacidades de autogestión regional y comunitario y un sistema de reinserción al mercado productivo y económico del país”, añadió el titular del ente José Carlos Cardona.  

Explicó que el programa social ya se está ejecutando con fondos del gobierno a través de dos unidades ejecutoras: La AEPAS (Agencia Estratégica de Proyectos Productivos Ambientales y Sociales) y la UAP (Unidad Administradora de Proyectos).

Los representantes de los organismos En el “Diálogo de Alto Nivel” estuvieron, por parte del BID, entre otros, su representante María José Jarquín; Gabriel Catillo, jefe de Operaciones y Pablo Ibarrán, jefe de División y Protección Social y Salud.

Por el BM, el director de la Práctica Global Protección Social y Trabajo para América Latina y el Caribe Pablo Gotrett; David Ian Walker, gerente del Sector Trabajo y varios especialistas de áreas, estuvo entre los conferencistas del BID, Miguel Szekely, uno de los asesores de la Red Solidaria que impulsó el gobierno del expresidente  Manuel Zelaya, en 2006.

El experto expuso sobre el “esquema de gradualidad para mejorar las condiciones de vida de los hogares en condición de pobreza extrema. Muy pocas veces uno tiene una segunda oportunidad de hacer algo, de continuar un proyecto de este tipo”, afirmó Szekely al recordar su papel en 2006 en Honduras. JP

REDES

Compartir

spot_img
spot_img

Más noticias

spot_imgspot_img