spot_imgspot_img

Policías en huelga no ceden y la tensión crece enel estado brasileño de Bahía

Brasilia- Los policías que están en huelga desde el pasado martes en el estado brasileño de Bahía anunciaron hoy que mantendrán la paralización en demanda de mejoras salariales, pese a una ola de violencia en medio de la que ya se han registrado 71 homicidios.
 

Según el último boletín divulgado por la Secretaría de Seguridad de Bahía, solamente en Salvador, capital de ese estado, 15 personas fueron asesinadas este sábado, con lo cual se eleva a 71 el número de muertes violentas registrado desde el inicio de la huelga.

Además, las autoridades informaron que desde el comienzo de las protestas han sido robados 41 vehículos y que se registraron saqueos y otros hechos de vandalismo en decenas de comercios.

El gobernador de Bahía, Jacques Wagner, atribuyó muchos de esos desmanes a los propios policías y aseguró que no discutirá sobre sus demandas hasta que no cedan y regresen a sus puestos.

Wagner recibió respaldo del ministro de Justicia, José Eduardo Cardoso, quien visitó Salvador este sábado y advirtió de que los líderes del movimiento pueden ser detenidos y enviados a prisión por encabezar una protesta que consideró «inaceptable».

El presidente del sindicato de policías que organiza la medida de fuerza, Marco Prisco, afirmó hoy, no obstante, que la paralización seguirá hasta que el Gobierno regional acepte negociar sus demandas, que incluyen aumentos salariales cercanos al 30 % y mejoras en las condiciones de trabajo.

«La palabra es negociación», dijo Prisco a periodistas en un edificio de la Asamblea Legislativa del estado de Bahía, que los policías en huelga ocupan parcialmente desde el pasado martes.

La justicia ha ordenado el arresto de Prisco y otros once líderes del movimiento, que ha sido declarado «ilegal» por un tribunal, pero el portavoz de los huelguistas garantizó que no se entregará hasta tanto no se abra una negociación sobre los salarios de los policías.

Salvador y otras ciudades de Bahía seguían hoy con la seguridad reforzada por unos 2.600 soldados del Ejército, a los que en las próximas horas se unirán otros 400, que partirán desde el estado de Río de Janeiro, según informaron fuentes oficiales.

La huelga preocupa a las autoridades locales no sólo por el aumento de la inseguridad en las calles, sino también por el posible impacto económico que pudiera tener en Salvador, que espera a miles de turistas para el Carnaval que se celebrará dentro de dos semanas.

Las fiestas de Carnaval de la capital de Bahía figuran entre las más concurridas de Brasil, país que en esas fechas prácticamente se paraliza y se desborda en celebraciones.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,504FansMe gusta
39,535SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img