spot_imgspot_img

Policía vincula explosión en Barcelona con ataques al mayor prostíbulo Europa

Barcelona (España).– La Policía regional de Cataluña (Mossos d’Escuadra) investiga la posible vinculación de la muerte de un hombre, víctima de una explosión hoy en Barcelona, con la cadena de ataques con explosivos, desde hace cinco años, al macroprostíbulo «Paradaise», considerado el más grande de Europa y ubicado cerca de la frontera con Francia.

El «Paradise», con capacidad para acoger a unas doscientas trabajadoras sexuales, fue inaugurado en octubre de 2012 en localidad de La Jonquera (Girona, noreste de España), tras años de litigios y parones de las obras de construcción.

Poco después, el 13 de diciembre de 2012, dos encapuchados lanzaron cerca del prostíbulo dos artefactos desde una moto, de los que sólo explotó uno y causó daños en un almacén, mientras que el día 23 del mismo mes, cinco encapuchados, uno de ellos armado con un fusil, colocaron en el aparcamiento del club un coche con una bomba que finalmente no estalló.

Al día siguiente fue enviado un correo electrónico a varios cuerpos policiales y medios de comunicación en el que se reivindicaban los ataques y se advertía de que los artefactos serían cada vez más potentes si el propietario del local no pagaba las «deudas pendientes» y cumplía las «obligaciones contraídas».

Posteriormente, el 31 de diciembre de 2013, la Policía recibió una llamada anónima alertando que estallaría una bomba a medianoche, lo que forzó el desalojo de unas 800 personas que se encontraban en el interior del macroprostíbulo celebrando el Fin de Año, si bien posteriormente se comprobó que se trataba de una falsa amenaza.

Desde un primer momento, la Policía ha barajado el móvil criminal como principal hipótesis de la explosión de hoy, que tuvo lugar en un aparcamiento de la localidad barcelonesa de Viladecans, y descartaron que se trate de un caso de terrorismo, por lo que tratan de determinar si es un homicidio relacionado con grupos criminales, según precisaron a Efe fuentes policiales.

También investiga si la explosión se produjo en un coche estacionado en el aparcamiento, al estallar un artefacto, o si ocurrió cuando la víctima estaba manipulando explosivos.

El Área de Investigación Criminal (AIC) de la Policía regional catalana ha asumido las pesquisas sobre la explosión, tras descartarse que haya tenido un origen accidental.

Desde que abrió sus puertas, el ‘Paradise’ ha sido objeto de varias investigaciones policiales y judiciales, y su propietario, José Moreno, fue imputado como presunto cerebro de una red de proxenetas, aunque finamente resultó absuelto por falta de pruebas.

Como autores de los ataques y amenazas fueron detenidas siete personas, de las sólo una de ellas fue condenada a cuatro años de prisión por un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,172FansMe gusta
38,157SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img