spot_img

Por:

Perjuicios denunciados por el CN recaen en auditor interno, según el TSC

Tegucigalpa – Según autoridades del Tribunal Superior de Cuentas (TSC) los perjuicios denunciados por el actual Congreso Nacional (CN) tienen nombre y apellido, todo apunta a que la responsabilidad recae en el auditor interno nombrado en ese poder del Estado de Honduras.

Roy Pineda, magistrado presidente del ente fiscalizador del Estado explicó que todo organismo o institución pública tiene por política dos tipos de fiscalización la primera es la preventiva, realizada por las auditorías internas y la segunda que hace el ente que rectora (TSC).

En ese sentido, subrayó que lo ocurrido en el anterior Congreso Nacional y denunciado por los actuales directivos es que ahora lo que se tiene que hacer es iniciar un proceso de verificación para conocer si el auditor interno cumplió con sus funciones asignadas legalmente.

Consecuentemente dijo en declaraciones a la capitalina Radio América que de lo contrario la persona asignada a ese cargo deberá asumir responsabilidades ante los órganos competentes.

 “Lo primero es verificar qué hizo el auditor interno. Lo más importante es no desviar la atención de la gestión del auditor interno, si el auditor hizo bien su trabajo, no debió haber ocurrido estas cosas”, insistió el titular del Tribunal Superior de Cuentas.

Luis Redondo, diputado del Partido Salvador de Honduras y presidente del Congreso Nacional, presentó el informe de gestión en los primeros 100 días de este poder del Estado, mismo que reveló la situación en que encontraron las instalaciones en manos del Partido Nacional.

En la exposición liderada por Redondo, se indica que el anterior Congreso Nacional, dirigido en los últimos dos periodos por el nacionalista Mauricio Oliva, habría dejado un daño patrimonial de unos 3 mil millones de lempiras, entre otras anomalías encontradas. JP  

Compartir

spot_img
spot_img

Más noticias

spot_imgspot_img