México- Cientos de periodistas mexicanos marcharon hoy en la capital mexicana y en otras ciudades del país en defensa de la libertad de expresión y para exigir el cese de las agresiones, la intimidación y acoso en su contra, una violencia que desde 2000 ha costado la vida a 64 de ellos y mantiene a 11 más desaparecidos.
 

«No queremos más compañeros asesinados, secuestrados ni desaparecidos porque no queremos zonas de silencio en el país. Rechazamos cualquier acto de intimidación en contra de la libertad de expresión porque defendemos el derecho de los ciudadanos a saber», señaló un comunicado al que Efe tuvo acceso.

Los comunicadores se movilizaron del monumento del Ángel de la Independencia a la Secretaría de Gobernación (Interior), donde está previsto realizar un acto simbólico y recordar la impunidad que hay en torno a los casos.

Con la marcha, convocada bajo el lema «Por su derecho a saber y mi derecho a informar. No más agresiones contra periodistas», los comunicadores sociales buscaban recuperar su derecho a manifestarse por la vida, dijo a Efe Elia Baltazar, una de las organizadoras.

La manifestación transcurrió en silencio, con los comunicadores mostrando pancartas con exigencias como «Sin periodistas no hay información» y fotografías de compañeros asesinados.

«Es una marcha donde los periodistas mexicanos hemos renunciado a la palabra, porque la palabra está en riesgo», agregó Baltazar, del diario Excelsior.

Los manifestantes pidieron un alto en los ataques que sufren por parte de grupos criminales que les hostigan con «amenazas telefónicas, por Internet o directamente» en sus oficinas, e las que les advierten: «Esa foto o esa noticia no la publiques».

De las autoridades demandaron que garanticen la libertad de expresión y el ejercicio del derecho a la información «para todos los ciudadanos y periodistas».

También solicitaron «que se pongan en marcha en el corto las medidas necesarias para garantizar las condiciones de seguridad del trabajo periodístico en el país, con pleno respeto a la pluralidad, la libertad y la independencia de todos y cada uno de los medios de comunicación».

Los organizadores recuerdan que México es «el país más peligroso del continente para ejercer el periodismo», pese a lo cual no ha habido una «actuación urgente del Estado mexicano, de los gobiernos y las autoridades judiciales, federales y estatales» para frenar las agresiones contra los comunicadores.

«(El Gobierno) ni siquiera (ha obrado en favor) de las empresas de medios de comunicación, que también son víctimas de ataques violentos a sus instalaciones», dijeron los comunicadores en una nota, en la que recordaron que en lo que va de 2010 «al menos seis medios de comunicación han sido blanco de balas y granadas, amenazas de bomba e intento de incendio».

La cifra de este año duplica ya la registrada en 2009 y es seis veces mayor que respecto a 2008.

En declaraciones a Efe el periodista Miguel Ángel Granados Chapa consideró que la marcha era «un primer paso» en busca de «crear conciencia» y lograr «que si algo le pasa a un periodista, le importe al otro».

Entre las ciudades que se sumaron a las protestas están Xalapa y Acayucan (estado de Veracruz), Tijuana (Baja California), Hermosillo (Sonora), Monterrey (Nuevo León), Morelia (Michoacán), Tuxtla Gutiérrez (Chiapas), Chihuahua y Ciudad Juárez (Chihuahua), Oaxaca (Oaxaca), Guanajuato y León (Guanajuato), Culiacán (Sinaloa), y Acapulco (Guerrero).