spot_imgspot_img

Partido oficial dice que analizará con objetividad desafuero a Jimmy Morales

Guatemala – El partido oficialista de Guatemala, Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación), aseguró hoy que va a analizar con objetividad la solicitud de desafuero que pesa sobre el presidente del país, Jimmy Morales, por un supuesto delito de financiación electoral ilícita.

«Manifestamos al señor presidente de la República que estaremos analizando este nuevo procedimiento en su contra, en el cual actuaremos con total independencia y objetividad», aseguró la formación política en un comunicado en el que se compromete a seguir siendo «garante» de la Constitución y los valores que ella recoge.

En este mismo sentido, el partido que llevó a Morales al poder en la campaña de 2015 expresó su «credibilidad» en las instituciones de derecho y en la aplicación de una «justicia imparcial» y exhortó a la ciudadanía a «mantener un respeto por el Estado de Derecho» y a seguir trabajando por «la unidad de nuestra nación» con la mira puesta en «el bien común y las garantías constitucionales».

«Exigimos que se garantice el procedimiento que estipula la Constitución Política de la República de Guatemala y la ley específica en cuanto al derecho de antejuicio que ostentan los funcionarios públicos», agregó el partido.

La Comisión Internacional Contra la Impunidad de Guatemala (Cicig) y la Fiscalía presentaron el viernes una solicitud para desaforar al presidente guatemalteco por la comisión de un posible delito de financiación electoral ilícita.

De acuerdo con la investigación Morales, en su calidad de secretario general del Partido Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación), recibió en 2015 contribuciones de forma anómala y no las registró en los libros contables de la organización política, un caso por el que varios de los grandes empresarios del país admitieron su responsabilidad.

El dinero fue utilizado para pagar a los fiscales de mesa en la primera y segunda vuelta, después de que Morales asegurara durante la campaña que no quería recibir contribuciones privadas para distanciarse de los partidos tradicionales.

Pero además de esto, las autoridades encontraron ahora que se utilizó dinero que no se reportó al Tribunal Supremo Electoral para el pago de volantes y calendarios de bolsillo de FCN-Nación por medio de «financiamiento electoral ilícito».

También hay más de 350.000 quetzales (casi 47.000 dólares) recibidos de la «Fundación G», del empresario ya implicado Salvador Paiz, y no declarados, que se utilizaron para «capacitar» a los entonces candidatos del partido, el ahora presidente Morales y el vicepresidente, Jafeth Cabrera.

«De acuerdo con la investigación preliminar de la Fiscalía contra Delitos Electorales, la suma de financiamiento anónimo asciende a un total de 7.920.375 quetzales (más de un millón de dólares) no reportados al Tribunal Supremo Electoral», explicó la fiscal, María Consuelo Porras.

Esta solicitud de antejuicio, la tercera que se presenta contra el presidente por este delito, tiene que ser avalada por la Corte Suprema de Justicia y luego ser aprobada por 105 de los 158 diputados del Congreso para poder iniciar una investigación.

Sin embargo, esta situación es muy complicada debido a las alianzas del oficialismo en el Parlamento y el vicepresidente del Congreso, Felipe Alejos, -que también tiene una petición de desafuero por un caso de corrupción-, ya anunció el viernes que hará todo lo posible para «evitar» que otro «intento de golpe» contra Morales avance. EFE

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img