Partido Liberal: Reformas no deben ser «embestidas» contra la Constitución

Tegucigalpa – El opositor Partido Liberal demandó hoy que las reformas a distintos artículos de la Carta Magna impulsadas por el Gobierno nacionalista no signifiquen «una embestida» contra los cimientos constitucionales del país y no se hagan por «impulsos emotivos» ni para promover un «proyecto político personalista».
 

El Consejo Central Ejecutivo del Partido Liberal (CCEPL) planteó en un comunicado su posición ante las reformas constitucionales sobre el plebiscito y el referéndum, las Ciudades Modelo y la Ley de la Carrera Judicial y el Consejo de la Judicatura.

El CCEPL señaló que «es una práctica habitual en las democracias modernas realizar periódicas modificaciones para ampliar la participación ciudadana, las que deben hacerse respetando escrupulosamente los principios esenciales y las normas básicas del sistema establecido, mas nunca debe hacerse con una embestida a los cimientos para destruir el modo de ser y de convivir que la Constitución nos garantiza».

Reconoció que «resulta oportuno y conveniente efectuar algunas modificaciones para completar la tabla de derechos fundamentales y de las verdades públicas; el período de convivencia democrática que nos hemos garantizado en los últimos 30 años respalda nuestra Constitución como un elemento valioso de ayer, hoy y para el futuro».

Sin embargo, el organismo de cúpula del Partido Liberal cuestionó que «para reformar la Constitución no basta un impulso emotivo o, valiéndose de la concentración de poder, encontrarle defectos».

«Hace falta que todos los actores dispongan de un clima político y social necesario para hacer posible un acuerdo nacional sin demagogia que contribuya a fortalecer» en vez «de debilitar la estabilidad política y social en nuestros ciudadanos», añadió.

De acuerdo con el pronunciamiento de los liberales, «ha sido evidente el espíritu ventajista del partido de Gobierno, que contando con el respaldo económico de un sector oportunista ha violentado la ley para reformar el artículo 5» sobre el plebiscito.

Ello responde, aseguró el CCEPL, «a un proyecto político personalista que nos aleja del equilibrio con que ha venido funcionando nuestra Constitución en los últimos 30 años, lo que ha garantizado la estabilidad de los gobernantes».

«La división de opiniones desde que se anunció la posibilidad de una reforma constitucional ilimitada en el Partido Nacional y en los demás partidos políticos demostró que no hubo la intención de hacer una reforma que contribuyera a la delimitada cohesión social, sino mas bien a profundizar aún más la crisis y la actual división entre los hondureños», agregó.

El Partido Liberal remarcó que «la concentración de poder deslegitima los principios básicos democráticos y debería ser utilizada mas bien para hacer reformas sociales profundas que garanticen seguridad alimentaria, seguridad jurídica, educación de calidad y no para amenazar la estabilidad de los demás poderes del Estado sin la más mínima prudencia ni respeto al andamiaje político y legal que nos garantiza la actual Constitución de la República».

Empero, el partido opositor aseguró que «apoya cualquier programa de inversión extranjera en el país, siempre que la misma venga a potenciar la economía del Estado, se respete la integridad territorial y la soberanía nacional».

Sostuvo que, «consecuentemente con nuestra Constitución de la República, las anunciadas Ciudades Charter no son un proyecto político que se haya socializado con los distintos sectores sociales del país, lo percibimos como otro eslabón demagógico del actual Gobierno de la República que despierta desconfianza por la falta de transparencia con que se introdujo en la Cámara Legislativa».

«En una democracia constitucional las reglas del juego deben ser muy claras, porque es lo que hace que un Gobierno legítimo goce de la confianza de todos los ciudadanos; el Gobierno debe ser del pueblo y para el pueblo», resaltó el comunicado liberal.

«Percibimos síntomas de tristeza cívica en el pueblo hondureño cuando escuchamos en boca de los máximos exponentes del Partido Nacional hablar de reelección presidencial y de conceptos retorcidos que arriesgan nuestra soberanía y hasta un posible desacuerdo contra la actual Corte Suprema de Justicia», indicó.

El CCEPL manifestó que «nuestra Carta Magna no es ni ha sido el problema del desarrollo político y social de nuestra Patria, sino los líderes y dirigentes que han gobernado a nuestro país, incapaces de ocuparse de gobernar con transparencia y darle felicidad al pueblo».

Lo + Nuevo

22,264FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte