Tegucigalpa – En Honduras no hay inhibiciones de libertad y quienes quieren intimidar a la gente para que no se exprese libremente, fracasan en su intento, expresó este viernes el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Ramón Custodio.
 

– Según Custodio, en cualquier sociedad donde el crimen organizado alcanza altos niveles de impunidad es por la tolerancia de los cuerpos policiales encargados de la seguridad en el país.

Pese a la muerte violenta de 36 periodistas y comunicadores sociales, de los cuales el 81% se registró en el gobierno del presidente Porfirio Lobo, el ombudsman hondureño es del criterio que basta con leer periódicos, escuchar la radio y ver los noticieros en televisión, para darnos cuenta que “en Honduras no hay inhibiciones de libertad”.

“Los que quieren intimidar a la gente para que no se exprese libremente, fracasan, porque aquí hay libertad de expresión”, indicó.

Ideal es encontrar a los autores intelectuales

En declaraciones a la prensa, el Comisionado de los Derechos Humanos, destacó la importancia que tiene para el país, en materia de seguridad, pasar de la investigación de la autoría directa a la intelectual, aunque no descarta que haya factores políticos que influyan para no llegar a esta última.

Custodio alabó el papel realizado por los encargados de investigar el caso del periodista Aníbal Barrow, cuyo cuerpo fue encontrado mutilado en una laguna de la colonia Siboney de Villanueva, Cortés, 16 días después de haber sido capturado por desconocidos en las cercanías del Estadio Olímpico de San Pedro Sula.

Declaró que si la Policía sigue actuando con la nueva eficiencia que se han impuesto, vamos a ir reduciendo la violencia cada día en este país.

Custodio ha denunciado en reiteradas ocasiones que en cualquier sociedad donde el crimen organizado alcanza altos niveles de impunidad es por la tolerancia de los cuerpos policiales encargados de la seguridad en el país.

Sin embargo, comentó que cuando la Policía actúa con independencia y eficiencia, se rompe la cadena del aparato organizado de poder que da origen a esa impunidad.

Según el defensor de los derechos humanos, lo ideal ahora es pasar de la investigación de la autoría directa a la autoría intelectual, aunque admitió que no es fácil llegar a esta última.

El titular del Conadeh no descarta que ahora con los medios de tecnología moderna se pueda llegar, en algunos casos, a la autoría intelectual.

No llegar a ese punto implica, dijo Custodio, que el autor intelectual quede impune y que solamente se castigue al autor directo que fue al que posiblemente le pagaron para cometer el delito pero también para guardar silencio.

El ombudsman hondureño considera que para enfrentar esta situación y dar con los autores intelectuales de muchos crímenes que se cometen en el país es importante que haya interés en descubrirlos.

Añadió que muchas veces los factores políticos podrían influir para no descubrir a los autores intelectuales.

“Habría que ver si hay interés o no de las autoridades hondureñas para averiguar quienes son los que ordenan estas cosas”, puntualizó.

Agregó que ningún crimen se justifica y menos cuando la víctima ha sido objeto de actos de crueldad como es el caso del periodista Aníbal Barrow.