spot_imgspot_img

Panamá toma muestras de ADN a familiares de desaparecidos en invasión de EEUU

Panamá.– La comisión que investiga la invasión de Estados Unidos a Panamá ha empezado a tomar muestras de ADN a los familiares de las personas que desaparecieron aquel 20 de diciembre de 1989, del que hoy se cumplen 28 años, para tratar de esclarecer el número real de víctimas.

«Ahora estamos tomando muestras de ADN a los familiares que buscan a sus víctimas. Hasta ahora llevamos media docena y hoy vamos a tomar algunas más», indicó el presidente de la llamada Comisión 20 de Diciembre de 1989, Juan Planells.

Planells dijo que la comisión está trabajando con una lista de 250 nombres de supuestas víctimas y que el Supremo panameño les ha facilitado los 10.000 expedientes judiciales que se abrieron en aquella época, de los cuales han encontrado que 130 tienen relación con la invasión.

Sin embargo, el presidente indicó que el trabajo de la comisión depende «fundamentalmente» de las denuncias que hagan los familiares y de los testimonios que presten testigos de la época.

«Hay una gran desconfianza porque ha pasado mucho tiempo y la gente ha encontrado durante años mucha indiferencia por parte de los funcionarios», reconoció el académico, que actualmente ejerce como rector de la Universidad Santa María La Antigua.

El Gobierno del presidente panameño, Juan Carlos Varela, se comprometió a investigar la cruenta invasión estadounidense y en julio de 2016 instaló esta comisión especial, que cuenta con un presupuesto de 900.000 dólares y que tiene como principal objetivo determinar el saldo real de víctimas.

«La comisión piensa entregar su informe final probablemente en mayo de 2019. Tenemos que pedir una extensión porque estuvimos un año sin disponer de recursos y eso nos limitó todas las posibilidades de trabajo», aseguró Planells durante un acto en el que rindió cuentas del funcionamiento del grupo de trabajo.

Veintiocho años después de lo ocurrido se sigue desconociendo el número exacto de víctimas y las cifras de las distintas fuentes oscilan entre los 500 y los 5.000 muertos.

El grupo está estudiando además la conveniencia de declarar el 20 de diciembre como día de duelo nacional, desarrollando propuestas de reparación para las víctimas e investigando «posibles violaciones de derechos humanos, que pueden dar origen luego a demandas contra Estados Unidos», apuntó.

A primera hora de la mañana de este miércoles, autoridades y asociaciones de víctimas se dieron cita en un céntrico cementerio de la capital panameña para honrar a los muertos.

El 20 de diciembre de 1989, EE.UU. puso en marcha la operación «Causa Justa» y envió a 26.000 soldados a Panamá para capturar al dictador Manuel Antonio Noriega, a quien Washington acusaba de impulsar el narcotráfico en la zona.

Noriega, que se entregó 13 días después de la intervención militar y posteriormente fue condenado en EE.UU y Francia por narcotráfico, fue extraditado a Panamá en 2011, donde cumplió condena por varios delitos de lesa humanidad en una cárcel a las afueras de la capital panameña hasta que falleció el pasado mayo en un hospital.

El conocido como «hombre fuerte» fue el último general del régimen militar instalado en 1968 tras el golpe de Estado encabezado por el general Omar Torrijos, muerto en 1981 en un accidente de avión.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,056FansMe gusta
37,525SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img