spot_imgspot_img

Panamá sobrepasa los 70,000 casos de COVID-19 y acumula 1,553 muertes

Panamá – Panamá sumó este miércoles 807 casos y 31 nuevas muertes por la COVID-19, que elevaron a 70,231 los contagios confirmados y a 1,553 las defunciones por la enfermedad tras 150 días de pandemia, dijeron las autoridades sanitarias.

El Ministerio de Salud (Minsa) reportó que hay 1.504 pacientes hospitalizados, 164 en las unidades de cuidados intensivos (UCI) y 1.340 en sala general, mientras que 21.784 están en aislamiento domiciliario y otros 598 en hoteles-hospitales.

Panamá, desde el primer caso descubierto el 9 de marzo pasado, lleva hechas 237.489 pruebas de detección de contagio por el nuevo coronavirus, 69,4 % negativas y 30,5 % positivas.

Los test por millón de habitantes ascienden a 55.507, con 2.535 efectuados en las últimas 24 horas, para una positividad de 32 %.

Las muertes según el rango de edad sigue afectando principalmente a las personas con más de 60 años, que acumulan 1.099 de las 1.553 defunciones registradas hasta el momento.

El país centroamericano vive una explosión de casos hace más de dos meses, por lo que ha reforzado una estrategia de trazabilidad para cortar la propagación del virus mediante la detección de nuevos casos y el rastreo de sus contactos.

Dicha estrategia se ha concentrado a nivel comunitario en todo el país, especialmente en la capital, donde se da la mayor incidencia de contagios. Para ello se han establecido los denominados centros de operaciones y control de trazabilidad.

Las autoridades insisten diariamente a la población que cumplan con las recomendaciones de prevención y las medidas de bioseguridad, en particular el autocuidado, así como evitar salir a la calle si no es necesario.

El ministro de Salud, Luis Francisco Sucre, advirtió este miércoles que a los contagiados por la COVID-19 que sean sorprendidas en las calles se les impondrá una sanción severa, que puede ser arresto o su conducción a un hotel-hospital.

Sucre dijo a los periodistas que esta medida se reglamentará a través de un decreto para evitar que se siga poniendo en peligro la vida de las demás personas.

El problema consiste en que «ese virus lo llevamos a nuestras casas y allí contaminamos a nuestros tíos, abuelos, padres y lamentablemente son la mayoría de los que están pagando en la pandemia», destacó Sucre.

En cinco de las diez provincias de Panamá hay una cuarentena total los fines de semana, mientras de lunes a viernes rige el toque de queda nocturno y los ciudadanos tienen dos horas al día para abastecerse, para lo que se tienen en cuenta su género y el número de identidad personal.

spot_img
spot_img
spot_imgspot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img