spot_img

Ortega reafirma su línea dura e ilegaliza 25 organizaciones independientes

Por:

Compartir esta noticia:

Managua – El Gobierno del presidente Daniel Ortega reafirmó este jueves su línea dura con la ilegalización de otras 25 ONG, entre ellas una asociación de periodistas, otra de apoyo a la libertad de prensa y de expresión, una ambientalista, y otras defensoras de las mujeres, de los indígenas y de los derechos humanos.

Con la anulación de esas 25 organizaciones, entre ellas la filial nicaragüense de Operación Sonrisa, suman 112 las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) locales que han sido canceladas desde diciembre de 2018, ocho meses después de que estallara una revuelta popular por unas controvertidas reformas a la seguridad social calificada como un intento de golpe de Estado por el régimen de Ortega.

El Ejecutivo, a través del Ministerio de Gobernación, también ha cancelado los registros y números perpetuos de tres ONG estadounidenses y tres europeas, y cerrado temporalmente el club de ciudadanos españoles residentes en Nicaragua, Casa España.

LAS ONG FISCALIZABAN AL GOBIERNO

La Asamblea Nacional (Parlamento), de mayoría oficialista y a petición de Gobernación, canceló este jueves 25 ONG nicaragüenses, entre ellas la Asociación Operación Sonrisa, dedicada a operar niños con paladar hendido o labio leporino.

Con 74 votos a favor, cero en contra, 16 abstenciones y uno que estuvo presente, de los 91 legisladores que integran el Parlamento, ilegalizaron también la Asociación de Periodistas de Nicaragua «Dr. Pedro Joaquín Chamorro Cardenal», integrada en su mayoría por comunicadores críticos con Ortega.

Además, anuló al ambientalista Centro Humboldt, que se oponía a la minería a cielo abierto y al proyecto de construir un canal interoceánico por Nicaragua por las afectaciones que sufrirían humedales, parques naturales y sitios protegidos.

También canceló la Fundación Violeta Barrios de Chamorro para la Reconciliación y la Democracia, dedicada a la protección y promoción de la libertad de prensa y de expresión, que cerró hace un año para no someterse a la Ley Reguladora de Agentes Extranjeros.

Esa ONG era dirigida por la opositora Cristiana Chamorro, que intentó desafiar a Ortega en las elecciones de noviembre pasado, y que el viernes pasado fue declarada culpable de delitos financieros por un juez afín a los sandinistas, según organismos humanitarios.

ORGANISMOS LIGADOS A OPOSITORES

Otra de las ONG ilegalizadas son la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), un centro de pensamiento independiente ligado al economista Juan Sebastián Chamorro, que también aspiró a ser candidato a la presidencia de la oposición y se encuentra encarcelado acusado de «traición a la patria».

Además, la Fundación para la Libertad, vinculada al académico Félix Maradiaga —otro de los siete aspirantes a candidatos a la Presidencia de la oposición que fueron encarcelados previo a los comicios en los que se reeligió Ortega—, a quien el Ejecutivo señala de ser uno de los provocadores del estallido social contra el Gobierno sandinista en abril de 2018.

Otros organismos ilegalizados son la Fundación Grupo Cívico Ética y Transparencia, que fue filial nicaragüense de Transparencia Internacional y vigilaba los comicios; la Asociación Civil Colectivo de Mujeres 8 de Marzo, la Asociación Fondo de Desarrollo Local, la Asociación Foro de Mujeres de Nicaragua, y la Asociación Centro de Prevención de Violencia, entre otras.

ORTEGA HA ELIMINADO 140 ONG

Según la cartera de Gobernación, esas 25 ONG no reportaron sus estados financieros con sus desgloses detallados de los ingresos, egresos, balanza de comprobación y detalle de donaciones (origen, proveniencia y beneficiario final); ni sus juntas directivas.

En un estudio denominado «La brutal demolición de la Libertad de Asociación en Nicaragua», elaborado por la Fundación del Río y Popol Na, también ilegalizadas, indicaron que hasta el 21 de febrero pasado al menos 115 ONG nicaragüenses habían sido canceladas o «allanadas de facto» desde que Ortega retornó al poder en 2007, de ellas 87 en los últimos tres años, a las que hay que sumar las 25 de hoy.

Entre las organizaciones que han sido afectadas, se encuentran ONG que defendían los derechos humanos, médicas, feministas, educativas, universidades y centros de pensamiento, entre otras.

Nicaragua atraviesa una crisis política y social desde abril de 2018, que se ha acentuado tras las controvertidas elecciones generales del pasado 7 de noviembre, en las que Daniel Ortega fue reelegido para un quinto mandato, cuarto consecutivo y segundo junto con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta, con sus principales contendientes en prisión. 

JS

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img