spot_imgspot_img

Obama y Cameron mantienen plan para Afganistán y unidad sobre Irán y Siria

Washington – El presidente de EE.UU., Barack Obama, y el primer ministro británico, David Cameron, reafirmaron hoy su compromiso con el plan para que la retirada de las tropas de la OTAN en Afganistán culmine en 2014 y se mostraron unidos en su apuesta por la diplomacia frente a Irán y Siria.
 

«No vamos a abandonar la misión en Afganistán», subrayó Cameron, de visita oficial en EE.UU., en una rueda de prensa conjunta con Obama en la Casa Blanca.

En la próxima cumbre de la OTAN, que se celebrará en Chicago (EE.UU.) en mayo, «vamos a determinar la siguiente fase de la transición», lo que incluye que las fuerzas aliadas pasen «a un papel de apoyo en 2013 antes de que los afganos asuman la responsabilidad plena en 2014», afirmó por su parte Obama.

«No podemos perder de vista que nuestras fuerzas han hecho progresos en Afganistán», dijo Obama al subrayar que no prevé «ningún cambio súbito adicional» al plan para la transición en ese país, donde EE.UU. y el Reino Unido son los países que más tropas mantienen.

El presidente reiteró así su intención de mantener el actual calendario para la retirada de Afganistán, pese a que algunos medios, como el diario The New York Times, afirman, citando fuentes oficiales, que EE.UU. evalúa adelantar la salida de sus tropas tras una serie de incidentes violentos.

El pasado domingo un militar estadounidense presuntamente asesinó, por motivos que aún se desconocen, a 16 civiles, entre ellos mujeres y niños, en una aldea en el suroeste de Kandahar y en febrero soldados estadounidenses quemaron ejemplares del Corán en una base militar en las afueras de Kabul.

Además, hoy mismo un vehículo invadió una pista de aterrizaje y comenzó a arder en la base militar al sur de Afganistán a la que había llegado el secretario de Defensa estadounidense, Leon Panetta, en visita sorpresa, aunque no se registraron heridos.

Obama y Cameron también abordaron en su reunión bilateral las tensiones en torno al programa nuclear iraní y el mandatario estadounidense advirtió a Teherán de que la «ventana» abierta para llegar a una solución diplomática «se está encogiendo».

«Estamos decididos a impedir que Irán adquiera un arma nuclear», reafirmó Obama, para quien «todavía hay tiempo y espacio para buscar una solución diplomática» al conflicto sobre el programa nuclear de Teherán, que el régimen del presidente Mahmud Ahmadineyad asegura que tiene fines pacíficos.

«Vamos a hacer todo lo posible para resolver esto diplomáticamente, pero en última instancia tenemos que tener a alguien al otro lado de la mesa que se lo esté tomando en serio», alertó Obama.

Mientras, Cameron aseguró que la batería de sanciones contra el régimen de Ahmadineyad y especialmente el embargo de la Unión Europea (UE) al petróleo iraní «están aumentando dramáticamente la presión» sobre Teherán.

En cuanto a Siria, ambos líderes se mostraron de acuerdo en la necesidad de lograr una transición mediante la presión internacional y las sanciones al régimen de Bachar Al Asad, al rechazar de nuevo una intervención militar para detener la violencia.

«El objetivo ahora es tratar de alcanzar la transición, no fomentar la revolución», enfatizó Cameron.

En este momento «estamos enfocados en el envío de ayuda humanitaria a aquellos que lo necesitan y hemos acordado mantener la presión sobre el régimen, movilizando a la comunidad internacional y endureciendo las sanciones», indicó por su parte Obama.

Los dos expresaron su apoyo a las gestiones del enviado de la ONU y la Liga Árabe para Siria, Kofi Annan, para lograr una solución diplomática al conflicto y se mostraron dispuestos a seguir trabajando con Rusia y China, que han vetado en dos ocasiones una resolución de condena a Damasco en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Después de haber viajado ayer a Ohio con Obama en el Air Force One, el avión presidencial, para ver un partido de baloncesto, una demostración más de la estrecha relación que tienen, Cameron y su esposa, Samantha, serán agasajados esta noche con un banquete en la Casa Blanca.

Antes de esa cena, el primer ministro y su esposa realizarán una visita personal a niños de la ciudad de Washington y el jueves se desplazarán a Nueva Jersey y Nueva York para participar en una serie de actos.
spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,495FansMe gusta
39,437SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img