Obama inicia gira para defender política energética ante alza de la gasolina

Washington – El presidente de EE.UU., Barack Obama, iniciará este miércoles una gira por cuatro estados del país para defender su política energética ante las críticas de los republicanos, que consideran que su Gobierno no hace nada para frenar el alza de los precios de la gasolina.
 

«El propósito del viaje es dejar claro lo que podemos hacer, lo que estamos haciendo» para detener ese encarecimiento de la gasolina y «los enfoques necesarios para mejorar nuestra seguridad energética en el futuro», explicó hoy el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, en su rueda de prensa diaria.

Obama hará su primera parada en Boulder City, en el estado de Nevada, para visitar la mayor planta fotovoltaica en funcionamiento en el país, con casi un millón de paneles solares, y hacer hincapié en su política de expansión de las energías renovables.

El mismo miércoles el presidente se desplazará a Carlsbad, en Nuevo México, para visitar campos de producción de gas y petróleo.

Ya el jueves, Obama viajará a Cushing, en Oklahoma, donde prevé explicar los planes de su Gobierno para desarrollar la infraestructura energética nacional.

Esos planes incluyen un oleoducto que transportará petróleo desde Cushing hacia el Golfo de México, según la Casa Blanca.

Posteriormente tiene previsto finalizar la gira en Columbus, en Ohio, sede de algunos de los proyectos de investigación en energía más avanzados del país.

El precio medio del galón (3,78 litros) de gasolina en Estados Unidos se ha ido incrementando en las últimas semanas y ya ronda a nivel nacional los cuatro dólares.

Mientras el empleo y otros indicadores de la actividad económica han dado muestras de recuperación, el alza de la gasolina está afectando a los bolsillos de la clase media.

En plena campaña electoral de cara a los comicios presidenciales de noviembre, los republicanos están usando ese encarecimiento de manera recurrente contra Obama, que lo achaca a factores externos como «la inestabilidad» en Medio Oriente y en torno a Irán y, a largo plazo, a la alta demanda de países como China, India o Brasil.

El pasado fin de semana, el precandidato presidencial republicano Mitt Romney dijo que «sin duda» Obama es responsable del alza de los precios de la gasolina y pidió la renuncia de varios funcionarios de su Gobierno.

Los republicanos acusan, además, al Gobierno de impedir la exploración y aprobación de nuevos proyectos petroleros como el oleoducto Keystone que unía Canadá con Texas, lo que a su juicio está disparando el precio de los combustibles.

Mientras, Obama lleva varias semanas defendiendo en discursos y actos de campaña su plan energético, que destina más fondos a las fuentes renovables y con el que quiere poner fin a «un siglo de subsidios» a la industria petrolera.

Como estrategia para reducir las importaciones de petróleo, el mandatario propone desarrollar las fuentes energéticas disponibles a nivel nacional, como la explotación de yacimientos de hidrocarburos estadounidenses, la energía eólica, solar, nuclear y los biocombustibles.

Obama, que llegó a la Casa Blanca en enero de 2009, argumenta que EE.UU. redujo la dependencia del crudo extranjero por debajo del 50 % en 2010 por primera vez en 30 años, al tiempo que se ha aprobado la construcción de los primeros reactores nucleares en tres décadas.

Asimismo, considera necesario fomentar la inversión en energías renovables para reducir emisiones y también para que esa industria compita a nivel internacional con países como China o Alemania.

Compartir

spot_img

Más noticias

23,504FansMe gusta
39,530SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_imgspot_img