spot_imgspot_img

Nuevo líder socialista español llama a la unidad y al trabajo inmediato

Sevilla (España)- El nuevo líder de los socialistas españoles, Alfredo Pérez Rubalcaba, llamó hoy a la unidad de su partido y prometió dar una respuesta a los millones de personas que esperaban una señal de esta formación tras la derrota electoral de noviembre pasado.
 

«Este ya es el momento de la unidad, soy el secretario general de todos los socialistas, absolutamente de todos», afirmó el que fuera vicepresidente del Gobierno y cuatro veces ministro, en la breve alocución que ofreció tras conocerse su victoria en las elecciones internas y en la que subrayó la fortaleza de su partido.

Rubalcaba se impuso en esas «primarias» a su única contrincante, la exministra de Defensa socialista Carme Chacón, por sólo 22 votos.

Votaron 955 de los 956 delegados socialistas con derecho a sufragio en esta elección del secretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en el 38 Congreso Federal de la formación política.

De ellos, 487 respaldaron la candidatura de Rubalcaba, 465 a Chacón, dos votaron en blanco y uno se abstuvo.

Una vez conocidos estos resultados, el plenario del Congreso socialista acogió con un prolongado aplauso y con voces coreando su nombre a su nuevo secretario general, quien se fundió en un abrazo con una Chacón visiblemente emocionada.

«Gracias Carme, por tu trabajo de estas semanas», porque «tú has contribuido también para que ésta sea una buena tarde para los socialistas», afirmó ufano el nuevo secretario general del PSOE.

Rubalcaba entró en el plenario junto a varios de sus colaboradores más cercanos y seguido del hasta ahora secretario general socialista y expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

En su breve discurso ya como vencedor, Pérez Rubalcaba tuvo palabras de recuerdo para Zapatero y para quienes fueron también secretarios generales del PSOE: el también exjefe del Gobierno Felipe González y el ahora comisario europeo Joaquín Almunia.

Pero Rubalcaba quiso dedicar una atención especial a los millones de españoles que dejaron de votar al PSOE en las elecciones de noviembre pasado, cuando los socialistas sufrieron la derrota electoral más severa desde el comienzo de la democracia, en unos comicios en los que se impuso el conservador Partido Popular, actualmente en el poder.

También prometió una respuesta a los desempleados, a los jóvenes «que temen por su futuro» y a las familias a las que, señaló, el PP les ha dicho «que se había acabado la fiesta», en referencia a los duros ajustes económicos que está llevando a cabo el partido conservador desde que asumió el poder en diciembre pasado.

En este sentido, Rubalcaba afirmó que «lo más difícil empieza ahora», con el debate de las enmiendas presentadas por muchos militantes socialistas que «han dado lo mejor de sí mismos peleando con uñas y dientes» sus alegaciones.

Se dirigió además al presidente andaluz, José Antonio Griñán, y al dirigente socialista asturiano Javier Fernández para hacer hincapié en que no se había olvidado de la cita electoral que esas dos regiones españolas tienen el próximo 25 de marzo y para garantizarles que trabajará por la victoria socialista.

Andalucía será el principal campo de batalla en el que el PSOE dirigido por Rubalcaba se enfrentará al Partido Popular, que amenaza, según todas las encuestas, con quitarle un feudo que aquel gobierna desde hace tres décadas.

«Lo que toca, compañeros, es trabajar, trabajar y después trabajar», dijo Rubalcaba, quien se calificó a sí mismo de «estajanovista».

Está previsto que mañana concluya este 38 Congreso Federal del PSOE con la discusión de enmiendas y la renovación de la cúpula de la formación.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,504FansMe gusta
39,542SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img