spot_imgspot_img

Nicaragua: La dictadura Ortega-Murillo es una vergüenza continental y parece que a nadie le importa.

Un análisis de Alberto García Marrder, especial para Proceso Digital.

De nada han valido las sanciones de Estados Unidos y de la Unión Europea, la dictadura nicaragüense de Daniel Ortega y de su esposa, Rosario Murillo, sigue haciendo atrocidades con tal de mantenerse en el poder.

Lo último y más inaudito: dar orden de detención contra el escritor y exvicepresidente Sergio Ramírez.

¿Los cargos? Da igual. Son los mismos que se han usado contra los más de 30 políticos y periodistas detenidos: lavado de dinero, menoscabo de la integridad nacional y de incitar al odio y la violencia.

Ramírez, ex Premio Cervantes en España, está fuera de Nicaragua y ha reaccionado:

El escritor y exvicepresidente de Nicaragua, Sergio Ramírez. (Foto Jeffrey Arguedas-EFE).

“La dictadura de la familia Ortega me ha acusado a través de su propia fiscalía y ante sus propios jueces de los mismos delitos por los que se encuentran detenidos muchos nicaragüenses dignos y valientes”.

“No es la primera vez que me ocurre en mi vida. En 1977, la familia Somoza me acusó por medio de su propia fiscalía y jueces de delitos parecidos”.

“Las dictaduras carecen de imaginación y repiten sus propias mentiras, su saña, sus odios y caprichos. Son los mismos delirios, el mismo empecinamiento ciego por el poder y la misma mediocridad de quienes teniendo en su puño los instrumentos represivos y habiéndose despojado de todos los escrúpulos, creen también que son dueños de la dignidad, de la conciencia y de la libertad de los demás”.

A la dictadura nicaragüense, donde la vicepresidenta Murillo manda más que su marido, el presidente Ortega, le importa un comino las reacciones internacionales a la orden de captura de Ramírez.

La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo. (Foto SIPA).

Ellos van a lo suyo, “ganar” como sea la quinta reelección (la cuarta consecutiva) en noviembre sin ninguna oposición en las urnas. Los opositores están detenidos o en el exilio.

La candidata de la oposición que lideraba en las encuestas previas, Cristiana Chamorro, está bajo arresto domiciliario por acusaciones de “lavado de dinero, gestión abusiva y falsedad ideológica”.

Fíjense bien: “falsedad ideológica”. Ese es el lenguaje que usa con frecuencia la vicepresidenta para menospreciar a los que no piensan igual al sandinismo que pregonan.

La candidata presidencial de la oposición, Cristiana Chamorro, bajo arresto domiciliario. (Foto EFE).

Porque los sandinistas puros y tradicionales están purgados, en la cárcel o muertos.

Chamorro es hija del periodista Pedro Joaquín Chamorro, el ex director del diario “La Prensa” asesinado en 1978 por la dictadura Somocista y de la ex presidenta Violeta Barrios de Chamorro.

La actual dictadura nicaragüense ha decomisado los rollos de papel importados para imprimir el diario “La Prensa” y mantiene en la cárcel al gerente del mismo, Lorenzo Holmann, acusado de “defraudación aduanera y lavado de dinero».

El control de Nicaragua por la familia Ortega-Murillo es absoluto: El poder judicial, legislativo y ejecutivo. El ejército y las fuerzas de seguridad. Los medios de comunicación, especialmente los canales de televisión, están controlados por dos de sus ocho hijos.

Caricatura de la vicepresidenta, Rosario Murillo, el verdadero poder en Nicaragua. (NicaraguaToday).

Su apoyo, aunque sea solo “moral”, lo tienen de La Habana, Caracas, Moscú y Pekín. Y ahora también de Lima y La Paz.

Las cuentas bancarias personales de la familia en Estados Unidos y en la Unión Europea, si las hay, están congeladas por las sanciones.

Eso parece no afectarles mucho. Mientras Washington no apriete demasiado hasta ahogarlos (lo que puede hacer), seguirán en el poder. Y ante el vergonzoso silencio de muchos países cercanos, como México.

En 1979, estuve en Managua como enviado especial de una agencia de noticias española y vi caer la dictadura de Anastasio “Tachito” Somoza Debayle.

Tengo el sueño de poder caminar de nuevo por las calles de Managua y Masaya cuando Nicaragua sea libre y está actual dictadura grotesca y cruel, sea ya solo una pesadilla pasada.

spot_img
spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img