Nicaragua ha establecido relaciones diplomáticas con 11 países desde mayo

Managua – El Gobierno de Nicaragua destacó este miércoles que ha establecido relaciones diplomáticas con 11 países desde mayo pasado, en medio de la crisis sociopolítica que vive la nación centroamericana desde hace 15 meses y que ha dejado cientos de muertos.

La vicepresidenta nicaragüense, Rosario Murillo, explicó a través de medios oficiales que esos lazos diplomáticos han sido formalizados por la representación de Nicaragua ante la ONU, en Nueva York.

Murillo, esposa del presidente del país, Daniel Ortega, dijo que el primero de los 11 países con el que establecieron relaciones diplomáticas fue con la República Democrática Socialista de la isla asiática de Sri Lanka.

Luego siguieron, en ese orden, con el estado de Eritrea, la República de Uganda, la República Centroafricana, la República de las Islas Marshall, la República de Palaos, la República de Burundi, y la República Tunecina.

También con la República de Gambia, la República de Sudán del Sur, y la República de Kenia, agregó.

Murillo, en nombre del Gobierno nicaragüense, se declaró contenta de que su país haya establecido «estas importantes relaciones entre pueblos y Gobiernos hermanos».

Nicaragua ha establecido esas relaciones diplomáticas con el objetivo de ampliar la presencia del país centroamericano en África, Asia y en el contexto internacional.

Además, en medio de una crisis sociopolítica que estalló hace más de un año.

Nicaragua vive una crisis social y política que ha generado protestas contra el Gobierno de Ortega y un balance de entre 325 y 595 muertos, según organismos de derechos humanos locales y extranjeros, mientras que el Ejecutivo cifra en 200 los fallecidos.

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) han responsabilizado al Gobierno de «más de 300 muertos», así como de ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros y violencia sexual, entre otras violaciones a los Derechos Humanos.

Ortega ha negado las acusaciones y ha asegurado que se trata de un intento de «golpe de Estado».

Las manifestaciones contra Ortega y Murillo se iniciaron el 18 de abril del año pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario.

Compartir

spot_img

Más noticias

23,564FansMe gusta
39,909SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img