spot_img

“Narcovuelos” acentúan su ruta hacia Olancho

Por:

Compartir esta noticia:

Tegucigalpa – Desde 2014 que inició la destrucción de Áreas Clandestinas de Aterrizaje (ACA) en Honduras, a la fecha la zona de Gracias a Dios acapara la mayor cantidad de hallazgos de estos sitios utilizados por los narcotraficantes, sin embargo en 2022 el vasto departamento de Olancho repunta con la destrucción de nueve “narcopistas” solo en las últimas 72 horas.

-Desde 2014, el año con mayor destrucción de narcopistas fue en 2018 -con 61- y el que menos registró fue el 2021 -con 21-.

– Cada nueve días se destruye una ACA en Honduras.

– Gracias a Dios, Olancho y Colón -en ese orden- son los departamentos con mayor cantidad de pistas encontradas en los últimos años.

Nunca en la historia del país se habían destruido casi una decena de narcopistas en una sola operación de las fuerzas de seguridad del Estado, lo que dispara las alarmas y voltea la mirada hacia este departamento que forma parte de la ruta del narcotráfico en su viaje desde el sur del continente hasta Estados Unidos.

Las operaciones del narcotráfico son cada vez más evidentes, eso se colige de las cotidianas siembras de coca e incautación de drogas, así como el hallazgo de narcolaboratorios, viveros y plantaciones de marihuana.

El corredor de la droga por Centroamérica ofrece transportistas, acarreadores, bandas de resguardos y sicarios, bodegas y hasta servicios de lavado de dineros producto de la venta de las drogas. Las pistas clandestinas son parte de ese paquete de servicios a la mafia.

En su momento un ministro de Defensa (Marlon Pascua) se atrevió a decir que los narcovuelos se habían masificado tanto que las avionetas no aterrizaron en el parque central de San Pedro Sula porque había muchos árboles.

(LEER) Narcopistas en Honduras, se inhabilita una y se abren dos

Desde el 27 de enero de 2014 que se creó la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina), el país ha destruido 338 pistas clandestinas, la mayoría en La Mosquitia hondureña. Es decir, que en promedio cada nueve días se destruye una ACA.

La destrucción de una narcopista puede llevar hasta un día por parte del equipo especializado de las Fuerzas Armadas, además del recurso logístico que suele ser costoso.

Además, es importante mencionar que la construcción de una pista clandestina trae daños considerables al ambiente y la biodiversidad, la que también sufre un segundo impacto cuando se procede a su destrucción.

Para construir una ACA se destruyen árboles y el hábitat de fauna única en las zonas selváticas hondureñas, especialmente en La Mosquitia y áreas agrestes de Olancho y Colón.

Nunca se habían destruido nueve pistas en una sola operación. Las de Olancho marcan un hito en la guerra antidrogas.

El oficial de comunicaciones de las FFAA, José Coello, explicó que cuando una narcopista es inhabilitada, los grupos criminales suelen volver al lugar para rellenarlas con madera y otros desechos con el objetivo de rehabilitarlas.

En algunos casos, estos grupos criminales proceden a crear una nueva narcopista a la par de la que se destruyó por parte de las autoridades. “Muchas veces no encontramos con que inhabilitamos una pista, pero casi de forma inmediata se procede a rehabilitarla, es por eso que mantenemos un monitoreo constante y no permitir que sigan estas operaciones”, reafirmó.

(LEER) Como “nubes de zancudos” crecen narco vuelos en Honduras

La operación en Olancho

Desde el pasado viernes inició la operación en San Esteban, Olancho, a través de un desplazamiento de equipo logístico, vehículos y recurso humano. Las acciones de reconocimiento se hacen mediante el escudo terrestre y el apoyo del escudo aéreo para identificar las Áreas Clandestinas de Aterrizaje (ACA), las que luego son intervenidas y destruidas.

En las pistas de Olancho se encontraron restos de avionetas, lo que indica que los grupos criminales las queman y luego las entierran para ocultar evidencias.

“Años atrás Olancho se había convertido en una zona donde se reportaban hallazgos de narcopistas, pero Gracias a Dios ganó protagonismo tras la modificación de las rutas de aterrizaje de los grupos criminales”, esbozó Coello en plática con Proceso Digital.

(LEER) Inhabilitan nueve “narcopistas” en Olancho

Refirió que las nueve pistas clandestinas fueron divisadas y destruidas en las últimas 72 horas, e incluso en una de ellas se encontraron múltiples piezas de avionetas usadas para el transporte de drogas.

Al momento de asegurar las pistas clandestinas se constató que tenían dimensiones de 800 y  mil 200 metros de largo por 30 metros de ancho.

El personal especialista en explosivos del Ejército  (Zapadores) inhabilitó las áreas clandestinas de aterrizaje con detonaciones que dejaron cráteres de 10 metros de ancho por cuatro metros de profundidad.

Una de las pistas clandestinas destruida en Olancho.

Se trata de la primera vez en la historia del país, que se destruyen nueve narcopistas en una operación en una zona específica (San Esteban). Para el próximo miércoles está prevista la destrucción de dos pistas clandestinas ubicadas hace unos días en Iriona, Colón, donde además se aseguraron dos narcolaboratorios y una plantación extensa de arbustos de coca.

José Coello, insistió que anteriormente las narcopistas se monopolizaban en Olancho, pero en los últimos años las operaciones del narco se focalizaron en varias ciudades de Gracias a Dios.

También se han destruido importantes cantidades de narcopistas en Colón, donde se concentra el epicentro de las siembras de coca, pero hay registros que en zonas de Cortés, Yoro, Atlántida, El Paraíso, Comayagua y hasta en Choluteca se han inhabilitado este tipo de Áreas Clandestinas de Aterrizaje. JS

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img