Mujeres por consolidar liderazgo y crear agenda común

Tegucigalpa- La participación política de las mujeres en Honduras dio un gran salto en los últimos años, pero aún es insuficiente y lo peor es que en los últimos comicios se registró un retroceso en los puestos de elección popular que quedaron en manos de mujeres.
 

Pero ello no es obstáculo para consolidar liderazgos femeninos y conformar una agenda común que rompa el cerco de los partidos a la equidad de género.

Las mujeres políticas deben liderar procesos en función de una agenda mínima que no obedezca a los cacicazgos y caudillismos en los partidos políticos, convertidos en verdaderos cuellos de botella para que exista una participación femenina efectiva y real, de contenido y calidad de propuestas.

En Honduras, la participación de la mujer en política se remonta a 1954, cuando el Estado reconoció su derecho al voto, y su inclusión no fue un proceso fácil. El mayor avance se produjo en 2000, cuando se aprobó la Ley de Igualdad de Oportunidades.

También designa al Tribunal Supremo Electoral como responsable de garantizar que dentro de los partidos políticos legalmente inscritos no se discrimine a la mujer y de promover su participación.%26nbsp;

Esta legislación impulsó una reforma de la Ley Electoral en 2004, en la que se fijó un mínimo de participación de la mujer de 30 por ciento en la elección de cargos directivos de los partidos, integrantes titulares y suplentes del Congreso legislativo, gobiernos municipales y el Parlamento Centroamericano.

En Honduras el control del poder se lo han repartido tradicionalmente el gobernante Partido Nacional (PN) y el opositor Partido Liberal (PL).

El Congreso cuenta con 128 escaños, 26 ocupados por diputadas titulares, mientras hay 28 suplentes. De las titulares, 8 corresponden al PL, 16 al PN, una a UD, una a la Democracia Cristiana, mientras que el partido Innovación y Unidad Social Demócrata (PINU-SD) no logró sacar una representante.

En los 298 municipios del país, sólo hay 24 alcaldesas, 66 vicealcaldesas y 403 concejalas, mientras que en la Corte Suprema de Justicia (CSJ), la representación femenina es muy baja ya que de 15 magistrados que componen el pleno solo tres son mujeres.

Igualmente la participación de la mujer en el sector gubernamental es muy bajo, ya que el gobierno de Porfirio Lobo Sosa solo cuenta con 37 mujeres en los diferentes cargos ministeriales, direccionales y comisionados.

Honduras cuenta con una población de 8 millones de personas, 52.7 por ciento son féminas, de las cuales hay más mujeres alfabetas que hombres, 94.4% sobre 90.5%. Pero, al interior de cada grupo étnico, por regla general, las mujeres tienen menores tasas de alfabetización que los hombres.

En ese sentido la diputada del Congreso Nacional, Yadira Bendaña, dijo que como cabeza de familia la mujer hondureña debe asumir una doble cuota de responsabilidad en el hogar, por lo que es importante establecer parámetros de su estatus en el país, en materia de seguridad, aspectos económicos y sociales.

“Hay otras condiciones legales en cuanto a lo que es el desarrollo socioeconómico de la mujer, las condiciones de vida y el amparo jurídico en nuestro país que no se están desarrollando como corresponde con igualdad de condiciones”, sostuvo.

Al mismo tiempo agregó “si verdaderamente queremos reconocer la valía y el gran aporte de la mujer en la sociedad, entonces tenemos que emprender acciones contundentes y concretas para fortalecer las capacidades de la mujer, la protección de la mujer y no llamarnos en ninguna forma la complicidad a través del silencio”.

Femicidios

Señaló que “en este momento hay una clara demanda para vigorizar el tema por ejemplo de los femicidios que han quedado postergados, en ese sentido creemos que esta es una buena oportunidad para que este mes dedicado a la mujer sirva para visibilizar de una forma importante y para asumir responsabilidades al más alto nivel”.%26nbsp;

En Honduras 285 mujeres han muerto en forma violenta en 2010, según un informe de organizaciones de mujeres, en el cual establecen además que hay un acumulado de 944 casos solo se han obtenido 61 sentencias.

Bendaña agregó que en ese sentido “se está convocando al resto de las organizaciones que se dedican a estos temas para que pasemos de la retorica a la acción, para que busquemos acciones contundentes para que emprendamos una estrategia a largo plazo y este Congreso Nacional está queriendo proceder en esa dirección”.

Por su parte, la diputada Perla Simon, dijo que “obviamente uno de los mayores problemas de esta sociedad hondureña es la seguridad, pero el problema se acrecenta más para nosotras las mujeres hondureñas en el sentido de que las muertes que se realizan están impunes”.


Añadió que en el Poder Legislativo “hemos valorado que estamos en deuda y que obviamente las mujeres que estamos conformando este Congreso Nacional tenemos que apostarle al buen desarrollo y al buen trabajo legislativo en pro de los beneficios y derechos para las mujeres”.

Las diputadas de todos los partidos políticos conocen de la problemática y elevan sus voces para establecer los mecanismos que den respuestas a las demandas. Es claro que la población femenina necesita y requiere de mayores oportunidades por las que ha luchado desde hace varios años.

“Cariño”, una historia de empuje y sueños

En el marco del Día Nacional de la Mujer y como un reconocimiento de que el sexo femenino puede salir adelante en cualquier área de trabajo, Proceso Digital, destaca a una de las mujeres hondureñas que con su labor, esfuerzo y dedicación ha logrado destacarse como una mujer emprendedora en el sector que se desenvuelve.

Se trata de Hortensia Zulema Lagos Ordóñez o “Cariño” para muchos de sus amigos. Ella es parte de la población económicamente activa, en particular de mujeres, que a diario buscan agenciarse recursos que permitan ayudar al sustento del hogar.

Lagos Ordóñez, a sus 61 años, vende frutas por mayor y menor en los diferentes mercados capitalinos, y en su rostro se refleja no solo el paso de los años, también el cansancio y la perseverancia por salir adelante, en un país cada día más complicado.
Esta actividad la ha desempeñado por 28 años, misma que inició con el propósito de generarse recursos para subsistir y trabajar de forma “personal”, señaló la comerciante al momento de expresar que su “patrón solo es el Señor Jehová”.

A pesar de que la venta de frutas es una actividad que requiere de mucho esfuerzo y desenvolvimiento, Zulema comenzó en esta actividad sin tener experiencia alguna. Se apoyó en el asesoramiento brindado por unos amigos, que le brindaron su apoyo incondicional.

“Ellos me apoyaban y se motivaban porque yo era bien activa, rápido aprendía el negocio, entonces, entre más vendía, mas me surtían”, sostuvo.

No obstante, exteriorizó que para extenderse en su negocio, ha requerido de ayuda de algunos entes que colaboran con la microempresa nacional a través de créditos.

Con la recepción, distribución y entregas de una variedad de frutas como fresas, nances, marañones, maracuyá, mora, entre otras, el transcurso del día resulta corto para esta mujer comerciante.

Casada con José Henry Maradiaga Aguilera, Zulema ha procreado ocho hijos y ha logrado brindarles una educación secundaria, que a su juicio, “les permitirá salir adelante”. Son sus sueños y apuestas, mismos que son parte del imaginario colectivo de los casi ocho millones de hondureños, en su mayoría en situación de pobreza.

Lo + Nuevo

22,245FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte