spot_imgspot_img

Moody’s mejora calificación a positiva la deuda pública de Honduras

Nueva York/ Tegucigalpa – La influyente agencia calificadora de riesgo Moody’s Investors revisó el lunes la perspectiva de las calificaciones de la deuda pública de Honduras de estable a positiva, mientras mantiene las calificaciones del gobierno en moneda extranjera y local en B3.
 

En su informe sobre Rating Action y en el Global credit Research emitido el lunes 11 de mayo, la agencia de notación dijo que la decisión de revisar la perspectiva a Positiva está basada en el progreso continuo a la consolidación fiscal, el compromiso con las reformas fiscales y estructurales establecidos en el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en diciembre del 2014.
 
Moody’s, que envió un grupo técnico a Honduras el mes pasado para revisar a profundidad las cuentas nacionales, así como sostener encuentros con el gobierno y sectores independientes, destacó el logró alcanzado al reducir el déficit fiscal al 4.4% del producto interno bruto (PIB) al final del 2014.
 
Asimismo, alabó la reducción de los riesgos de liquidez del gobierno hondureño.
 
Pero la calificadora de riesgo mantuvo la calificación B3 basado en la trayectoria de Honduras con altos déficits fiscales y el aumento de los ratios de deuda, así como la crónica “debilidad de la fuerza económica dado el pequeño tamaño de la economía”, aunado a una baja resistencia institucional y el bajo ingreso per capita.
 
En cuanto a los bonos en moneda extranjera y depósitos techos locales a largo plazo son B2, a largo plazo el techo de depósitos en moneda extranjera es Caa1 y el alrgo plazo de bonos en moneda extranjera es B2.
 
La reducción del déficits fiscal más allá de lo programado y la elevación de los ingresos han sido reconocidos por Moody’s, pero que le llamó más la atención  fueron las medidas introducidas en la “disciplina en el proceso presupuestario”.
 
Reconoce los esfuerzos del gobierno del presidente Juan Orlando Hernández en cuanto a mantener los salarios del sector público, así como reducir las transferencias gubernamentales.
 
También consideró extraordinario que no hay revisiones presupuestarias autorizadas y las mismas están limitadas a lo establecido en el presupuesto, recordando a manera de ejemplo que en 2012 y 2013 los límites presupuestarios se revisaron más de 20 veces.
 
Nuevos proyectos deben ser aprobados por un comité técnico y bajo la regulación de que se debe cancelar otros, para garantizar el equilibrio presupuestario.
 
Moody’s dijo que los funcionarios del equipo económico esperan concluir el 2015 con un déficit fiscal del 3.8%, en comparación al 4% pactado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el 2016 en un 3%.
 
Aunque las transferencias gubernamentales se mantendrán en términos nominales, espera que las relacionadas a la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) se reduzcan en los próximos años.
 
La agencia señaló que el FMI emitió en marzo pasado un comunicado en torno a la primera revisión del acuerdo pactado y donde el organismo admite que se cumplieron todos los objetivos cuantitativos, en la mayoría “con amplios márgenes”.
 
En cuanto al gasto en asistencia social clave se espera que se mantenga en los mismos niveles, aunque se orientará mejor.
 
 En cuanto a la liquidez del gobierno los riesgos de refinanciación se redujeron a causa de un déficit fiscal más bajo el año pasado, el alargamiento de los vencimientos de deuda en el mercado interno y un mayor acceso a la financiación multilateral.
 
“La perspectiva positiva refleja la expectativa de Moody’s de que Honduras seguirá haciendo un progreso constante en 2015 en términos de consolidación fiscal y que el gobierno va a seguir cumpliendo con los objetivos establecidos en el programa del FMI”.
 
Los cambios que se pueden dar, según la agencia, son hacia una mejora de la calificación si el gobierno continúa reduciendo su déficit fiscal, si se cumple en la segunda parte del 2015 los objetivos establecidos en el programa con el FMI y si los riesgos de liquidez se mantienen trayectoria descendente al extender los vencimientos de deuda interna.
 

En cuanto a un cambio hacia la baja de la calificación podría estar motivado al detenerse o invertirse la consolidación fiscal, un resurgimiento de las presiones de financiación a corto plazo que implica la deuda interna o reducir el acceso a la financiación multilateral.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,172FansMe gusta
38,590SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img