spot_imgspot_img

Ministro niega que el aumento de la inmigración en Panamá implique más criminalidad

Panamá – Panamá ha registrado en los últimos años un aumento de la inmigración impulsado por su pujanza económica y su estabilidad sociopolítica, algo que no ha tenido ninguna repercusión en los índices de criminalidad del país, dijo hoy el ministro de Seguridad Pública en una entrevista con Efe.

«Son muy pocas las personas que vienen aquí habiendo cometido antes delitos en sus países (de origen), a pesar de que la gente tiene una percepción distinta y existe cierta xenofobia hacia los extranjeros», reconoció el ministro Rodolfo Aguilera.

El número de extranjeros que se encuentran presos en cárceles panameñas, apuntó el ministro, «no ha cambiado, se ha mantenido constante durante los últimos 15 años en torno al 10 %» del total de los reclusos.

«El ‘boom’ económico de Panamá no ha aumentado el número de delitos cometidos por extranjeros», insistió el titular de la cartera de Seguridad Pública.

Panamá ostenta el «pleno empleo» desde hace casi un lustro, con apenas un 4,6 % de desempleo, aunque un 40 % de los ocupados son en trabajos informales, según estadísticas oficiales.

En los últimos meses, algunos sectores de la sociedad panameña, especialmente el gremio de abogados, han endurecido su discurso contra la inmigración y la regularización masiva de extranjeros al considerar que «se cuelan personas relacionadas con el crimen organizado» y que se «pone en riesgo la seguridad nacional».

Durante la Administración del expresidente Ricardo Martinelli (2009-2014) se impulsaron unas ferias migratorias, conocidas como Crisol de Razas, en las que se otorgaron permisos de residencia temporal a cerca de 60.000 personas.

El Gobierno de Panamá suspendió estas regularizaciones masivas, pero el pasado 22 de mayo prorrogó por 6 años, por razones humanitarias, el permiso de residencia a cerca de 39.000 extranjeros, que iban a entrar en la ilegalidad y que obtuvieran el visado en el Crisol de Razas.

Desde que Juan Carlos Varela llegó al poder el 1 de julio de 2014 se ha reducido la criminalidad y el pandillerismo, aseguró el ministro, gracias principalmente a la iniciativa «Barrios Seguros», un programa de reinserción social dirigido a expandilleros, que también se lleva a cabo en países como México o El Salvador.

«Hemos cubierto el 90 % de las pandillas que hay en Colón (la ciudad más peligrosa de Panamá, situada en la costa caribeña), el 25 % de las pandillas del área metropolitana y el 25 % de las que hay en San Miguelito (una zona populosa en la periferia este de la capital)», explicó Aguilera.

Según datos del ministerio, la tasa de homicidios de 2014 fue de 16 asesinatos al año por cada 100.000 habitantes, un punto menos que en 2013. Este año el Gobierno pretende reducir la criminalidad hasta los 13 homicidios por cada 100.000 habitantes.

«Mi aspiración es que seamos el país más seguro de Centroamérica», dijo el ministro, que situó en los primeros puestos a Chile, Argentina y Uruguay y en la cola a Honduras, «con 70 homicidios por cada 100.000 habitantes»

Sin embargo, Aguilera dijo estar «triste» porque ni los medios ni la ciudadanía perciben esa disminución de los delitos de la que tanta presume el ministerio.

«Yo no puedo mostrar la no ocurrencia de un delito. En cambio, un hombre baleado con 10 disparos es una imagen que genera un gran impacto visual», reconoció.

El ministro aseguró que va a cambiar la percepción de inseguridad de los panameños manteniendo «a la baja» la actividad delictiva.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,127FansMe gusta
37,801SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img