Tegucigalpa – La ministra de Salud Roxana Araujo, suspendida del cargo el viernes, dijo hoy que su separación obedece a acciones en el combate a la corrupción y a precisiones externas.
 

La funcionaria expresó que la destitución de una empleada presuntamente involucrada en actos indebidos en el proceso de compra de medicamentos fue una de las causas que precipitó su suspensión.

Agregó que también influyeron en la decisión Ejecutiva de suspenderla de su cargo, familiares del gobernante.

La funcionaria, acompañada de miembros de la organización no gubernamental Transformemos Honduras y de la rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julieta Castellanos, quienes participaron en el foro televisivo Frente a Frente, también recordaron el caso del asesinato de una doctora farmacéutica que laboraba en el Almacén Central de Medicamentos y revelaron que la mujer era amenazada debido a su oposición a recibir medicinas que no reunían las condiciones necesarias.

Existen grabaciones y pruebas sobre el caso, denunciaron al tiempo que señalaron que las investigaciones del caso se encuentran en la Fiscalía hondureña.

Por su parte, el presidente de la comisión interventora, Salvador Pineda, dijo que la comisión interventora acude a cumplir una misión encomendada por el presidente Porfirio Lobo y que tiende a adecentar y a agilizar el sistema sanitario público.

Mencionó que hasta el momento no se ha destituido a personal alguno y dijo que será hasta hoy lunes que los miembros de la comisión se reunirán por primera vez.