spot_imgspot_img

“Mi gente se está muriendo”, clama alcaldesa misquita

Tegucigalpa – “Por favor pedimos ayuda, que nos apoyen con enfermeras y técnicos de laboratorio porque así no podemos vivir, somos hondureños. Mi gente se está muriendo, yo sé que Dios nos protege, pero también es deber de las autoridades que nos brinden su atención”, fueron las llamadas de auxilio que externó la alcaldesa de Brus Laguna en el departamento de Gracias a Dios, Teonela Paisano Wood en conversación con Proceso Digital.

El departamento de Gracias a Dios, una zona de reserva mundial, donde habitan grupos étnicos nativos como los misquitos, tahwakas y pechs, es considerada una mezcla de las más exóticas bellezas naturales, combinadas con vestigios de culturas prehispánicas pero también es una región de las rutas más accesibles para el crimen organizado en su paso de la droga rumbo a los países de Guatemala, México y Estados Unidos.

Gracias a Dios fue el último departamento del territorio hondureño al que llegó el COVID-19. El último reporte del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager), da cuenta de 250 casos y 1 deceso por el virus, sin embargo, autoridades locales aseguran que las cifras reales son superiores.

Lo extenso del departamento, con 16 mil 630 kilómetros cuadrados, con una envidiable posición geográfica que le hace colindante con Olancho, Colón y el sur de Nicaragua, tiene entre sus grandes riquezas la reserva del río Plátano y la laguna de Caratasca. Pero al vasto departamento el acceso es difícil y limitado.

Situación alarmante

En ese contexto, la alcaldesa Paisano Wood catalogó de “alarmante” la situación que atraviesa el municipio de Brus Laguna, “hasta el momento tenemos 62 positivos por la prueba rápida”, dijo.

La jefa municipal mencionó que el pasado 8 de julio realizaron 167 pruebas de hisopado y hasta el momento no tienen los resultados por parte del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager).

“Aquí la gente sigue muriendo, esperando que Sinager nos mande los resultados de las pruebas que se tomaron hace más de 10 días”, reclamó.

La Mosquitia PD5La alcaldesa de Brus Laguna en Gracias
a Dios, Teonela Paisano Wood.
Paisano Wood desglosó que en el casco urbano de Brus Laguna se registran nueve fallecidos por el COVID y 360 sospechosos de padecer la enfermedad. Pero en todo el municipio son 14 en total los muertos por la pandemia.

El manejo de los pacientes es domiciliario, quienes reciben el tratamiento MAIZ (Microdacyn, Azitromicina, Ivermectina y Zinc), “además a la mano de Dios, orar y hacer fórmulas caseras”.

En todo el departamento de Gracias a Dios, únicamente en Puerto Lempira se ha acondicionado el área para pacientes COVID, en tanto en Brus Laguna apenas tiene un Centro Materno Infantil, pero a la par de un centro de salud fue habilitado para la emergencia.

Sin personal y sin insumos

En ese sanatorio de Brus Laguna hay dos médicos contratados bajo el Código Verde, así como seis enfermeras contratadas con fondos de la municipalidad.

La alcaldesa apuntó que en el Materno Infantil atienden a puérperas y menores, por lo que no puede ser habilitado para los pacientes con COVID.

“Se vienen aquí a ver la realidad se darán cuenta de la situación precaria, muy tristes, estamos en abandono. Desde que fuimos creados como departamento a nadie le interesamos, no contamos ni en el área de salud y mucho menos en educación”, se quejó.

Continuó que “somos hondureños, tenemos el mismo derecho que los otros, somos un pueblo indígena aislado, pero tenemos muchas riquezas, diferentes ecosistemas, árboles que tenemos, somos el oxígeno de Honduras y por eso nos deberían de cuidar”.

La Mosquitia PD6Explicó que cuando hay pacientes con neumonías avanzadas, “no podemos hacer nada porque tenemos que trasladarlos a Puerto Lempira y para llevarlos por la vía pluvial (río) mediante pipante tarda entre ocho y nueve horas”.

Reveló que desde el 20 de junio a la fecha son 19 muertos en ese término municipal, de los que cinco murieron por situaciones naturales. Hay una población de 16 mil 400 personas registradas.

En Brus Laguna el 70 por ciento de la población sobrevive de la pesca, – por ahora semiparalizada, – y el resto a otras actividades de subsistencia.

El municipio apenas cuenta con seis médicos, de los que cuatro tienen permanencia y dos por contrato. Además, tienen 10 enfermeras con plaza y tres bajo la modalidad temporal.

Asimismo, apenas cuentan con 12 cilindros de oxígeno que fueron comprados con fondos de la municipalidad.

Abandono total

La alcaldesa Paisano Wood contó que la Secretaría de Salud apenas les ha dotado de 60 tratamientos de MAIZ para atender la emergencia. “Eso lo gastamos en pocos días, el restante que hemos dado lo hemos comprado con fondos propios. De los recursos de la corporación hemos gastado hasta la fecha más de 3 millones de lempiras”, ahondó.

“No tenemos aviones, no tenemos helicópteros porque en esta zona está prohibido para nuestros pobladores que se suban a estos aparatos. En el hospital de Puerto Lempira tengo seis pacientes que han sido enviados de Brus Laguna, unos se están muriendo y ocupan ventilador mecánico, pero no hay”, dijo en tono de angustia.

La Mosquitia PD7Comentó que este fin de semana se trasladó una aeronave de la Fuerza Aérea a esa zona de La Mosquitia para trasladar a un médico que estaba grave por COVID. Pidió similar ayuda para los misquitos que están en condiciones de salud graves por la afectación del coronavirus, – “nos tienen abandonados, ¿por qué el sábado que vino esa nave no pudieron mover a los cinco pacientes que tenemos graves por COVID?”, se preguntó.

Demandó que urgen de recurso humano médico para atender la pandemia, igualmente “ocupamos oxígeno, manómetros y un helicóptero listo para mover esta gente que se está muriendo”.

Puntualizó que, incluso, en el Hospital de Puerto Lempira no hay neumólogos, ni internista, este último está de vacaciones. Apenas cuentan con un cirujano y otros médicos cirujanos.

COVID puede generar tragedias en zonas postergadas

El infectólogo Tito Alvarado advirtió de las consecuencias que puede generar el COVID-19 en zonas postergadas, donde se refleja que su sistema sanitario es insuficiente para las atenciones.

“Si la enfermedad va a sitios donde no hay suficiente atención médica, ni insumos, la situación va a ser trágica”, expresó Alvarado.

El profesional sanitario reconoció el caso que ocurre en el municipio de Puerto Lempira donde llegan pacientes al centro hospitalario, pero hay pocas atenciones por falta de insumos.

Consideró como “una desgracia” lo que atraviesa Puerto Lempira, donde el acceso y salida del municipio es difícil debido a su aislamiento geográfico.

Sobre los efectos del virus en la capital hondureña, el infectólogo señaló que tienen problemas, pero que a comparación con La Mosquitia, es que hay insumos y pueden asistir a las salas de triajes.

Condiciones sanitarias tienen que cambiar

La presidenta del Colegio Médico de Honduras (CMH), Suyapa Figueroa, quien viajó en un avión de la Fuerza Aérea Hondureña, dijo que las condiciones sanitarias en La Mosquitia tienen que cambiar para enfrentar la pandemia del COVID.

Expuso que el Hospital de Puerto Lempira carece de insumos y equipos de bioseguridad para atención de pacientes afectados por el virus.

La Mosquitia PD8Suyapa Figueroa y otras dos doctoras viajaron en un avión de la Fuerza Aérea Hondureña (FAH) hacia La Mosquitia para el traslado del médico Henzel Roberto Pérez, que estaba grave por COVID.“Fuimos enfáticos, las condiciones de La Mosquitia tienen que cambiar, no es posible que en este momento no haya ventilación mecánica en el Hospital Puerto Lempira”, fustigó Figueroa.

Figueroa y otras dos doctoras viajaron en un avión de la Fuerza Aérea Hondureña (FAH) hacia La Mosquitia para el traslado del médico Henzel Roberto Pérez, que estaba grave por COVID.

La titular del Colegio Médico observó las condiciones con las que opera el Hospital de Puerto Lempira revelando que no pueden dar asistencia mecánica por escasez de ventiladores y se suman problemas con el suministro de oxígeno.

Señaló que uno de los problemas es que en el centro hospitalario no tienen servicio de luz las 24 horas del día, situación fundamental para el suministro de oxígeno.

Figueroa detalló que 64 médicos cubren La Mosquitia, sin embargo, no cuentan con equipos de bioseguridad, las salas se encuentran saturadas, pacientes no encuentran cupo y no hay mecanismo de transporte para el traslado de un paciente grave a otro centro hospitalario.

Suministros

El 11 de julio en el gobierno hondureño informó en su página del traslado de suministros al hospital de Puerto Lempira.

En el reporte se detalla el traslado de tanques de oxígeno, así como la asistencia mediante puentes humanitarios que, por las declaraciones de la jefa municipal Paisano Wood, no han menguado las necesidades ante la crisis que les agobia.

Leer también artículos previos:

Gracias a Dios, impenetrable al COVID, poroso para el narco

La Mosquitia, incierta ante presencia de COVID-19

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,504FansMe gusta
39,536SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img