spot_imgspot_img

May asegura que se debe llegar a «la verdad» sobre lo ocurrido con Khashoggi

Londres – La primera ministra británica, Theresa May, dijo hoy en la Cámara de los Comunes que se debe llegar a «la verdad» sobre la muerte del periodista saudí Jamal Khashoggi en el consulado de su país en Estambul (Turquía) el pasado 2 de octubre.

May manifestó su «condena» a lo sucedido, antes de que esta tarde el ministro de Asuntos Exteriores, Jeremy Hunt, compadezca en sede parlamentaria para hacer una declaración sobre el caso.

Arabia Saudí afirmó el pasado fin de semana que el periodista murió durante una «pelea» con funcionarios de la legación diplomática, aunque medios turcos y estadounidenses sospechan que fue torturado y asesinado.

El ministro británico para el «brexit», Dominic Raab, se sumó este domingo a la desconfianza sobre la versión saudí de los hechos y dijo que la explicación no era «creíble».

«No pienso que sea creíble», dijo este domingo Raab a la cadena pública BBC, aunque consideró que el Reino Unido no debe romper sus relaciones con Riad.

«No vamos a levantar las manos y cortar nuestra relación con Arabia Saudí, no solo por la enorme cantidad de puestos de trabajo británicos que dependen de ello, sino porque si quieres influir sobre tus socios, debes ser capaz de hablar con ellos», señaló.

Por su parte, el exministro de Exteriores Boris Johnson urgió hoy al Gobierno británico a no hacer «la vista gorda» con el «asesinato» de Khashoggi, al tiempo que presionó a Arabia Saudí a poner fin a la «brutal» guerra civil de Yemen.

En un artículo publicado en «The Daily Telegraph», el político conservador equiparó la muerte del periodista con el intento de asesinato al exespía ruso Serguéi Skripal con Novichok en marzo en Salisbury (Inglaterra).

Johnson consideró que ambos casos suponen «complots patrocinados por el Estado» y diseñados para «aterrorizar» a los oponentes.

El también exministro británico de Exteriores Jack Straw declaró hoy en la cadena BBC Radio 4 que se necesita una «acción firme para reducir el poder desestabilizador del príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed Bin Salman».

Mohammed Bin Salman visitó en marzo pasado el Reino Unido, un viaje que despertó las críticas por la venta de armas por parte de Londres a Riad, que lidera la coalición militar árabe en el conflicto del Yemen.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,172FansMe gusta
38,647SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img