spot_img

Mario Zelaya, 2 mil 822 días preso en batallón

Por:

Compartir esta noticia:

Tegucigalpa – Mario Zelaya, exdirector del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), sigue guardando prisión en una celda especial instalada en el Primer Batallón de Infantería, pese a que ya pasaron 7 años, 8 meses y 21 días desde que fue capturado e incluso condenado en varios procesos judiciales que lo implican como la cabeza del megafraude en ese ente hospitalario.

– Hasta el momento, la Unidad Nacional de Apoyo Fiscal (UNAF) ha logrado 20 sentencias condenatorias por el descalabro financiero del IHSS.

– Mario Zelaya tiene nueve condenas en al menos una decena de casos que ha sido imputado por la Fiscalía.

– Marco Bográn igualmente podría cumplir su pena en una celda de batallón militar.

La “suerte” de Mario Zelaya no puede ser alardeada por miles de hondureños que no son considerados para estar recluidos en celdas especiales ubicadas fuera de las cárceles comunes.

Pese a tener varias sentencias firmes, a Mario Zelaya se le ha condenado en nueve de al menos una docena de casos que ha sido imputado por la Fiscalía. Las penas por las que ya recibió condena suman más de un centenar de años en prisión, además le han sido incautados millonarios bienes muebles e inmuebles y varios de sus familiares también han sido procesados por la justicia.

Zelaya llegó a convertirse en una de las personas más buscadas en Honduras, al ser uno de los principales protagonistas en el caso de los fraudes más sonados de la administración pública. Era perseguido en 193 países y constantemente se dijo que estaba muerto, otras versiones aseguraban que lo protegían poderosas estructuras políticas. Fue así que se ofreció una recompensa de 1 millón de lempiras para quien diera información sobre su paradero.

(LEER) Jefe policial dice no fue necesario entregar recompensa por captura de Zelaya

Mario Zelaya cuando fue detenido en 2014.

La versión de los cuerpos de seguridad del Estado dan cuenta que Mario Zelaya fue capturado el 9 de septiembre de 2014 -hace 2 mil 822 días- en una zona limítrofe entre Honduras y Nicaragua, en el departamento de El Paraíso. Permaneció prófugo de la justicia por siete meses y medio y siempre fue considerado como la cabeza del megafraude al Seguro Social.

Sin embargo, su abogado defensor, Marcelino Vargas, dijo a la prensa que su cliente había sido detenido por elementos encapuchados en Nicaragua y luego entregado a efectivos de la Policía Militar en Honduras. Otras versiones de medios nicaragüenses aseguran que una persona cercana al exdirector del IHSS fue quien lo delató para que fuera capturado.

Desde ese momento y luego de comparecer ante un juez con jurisdicción nacional, se ordenó que guardara prisión en una celda especial del Primer Batallón de Infantería, ubicado en la periferia de la capital hondureña.

Aunque su captura se convirtió en un clamor popular, fue hasta dos años y tres meses después que comenzó el primer juicio oral en su contra. En este expediente se le acusó por posesión y almacenamiento de armas de guerra, una causa diferente a los escandalosos actos de corrupción en el IHSS. Fue declarado culpable.

Mario Zelaya también ha recibido reveses judiciales en casos como: Programa de Afiliación al Migrante; Transferencia de fondos de un Régimen a otro; Coimas a Viceministros; Empresas Fachadas o de Maletín y Constructora JC Maradiaga.

La entrada al Primer Batallón de Infantería, donde Mario Zelaya permanece recluido.

Es un anexo de la cárcel de Támara

Proceso Digital conoció que Mario Zelaya guarda actualmente prisión en el Primer Batallón de Infantería, donde fue recluido desde el primer día de su captura.

La oficial de comunicaciones del Instituto Nacional Penitenciario (INP), Digna Aguilar, dijo que la decisión de tener a Zelaya en un recinto militar obedece a la determinación de un juez que ordenó ahí cumpliera la prisión.

“Recordemos que el Primer Batallón es un anexo del Centro Penitenciario Nacional de Támara, entonces prácticamente es una extensión del recinto carcelario”, expresó.

Aguilar detalló que igualmente por medidas de seguridad el exdirector del IHSS permanece en una celda instalada en el recinto militar.

Digna Aguilar, portavoz del INP.

Justificó que la mayor parte de personas que se encuentran en las celdas del Primer Batallón de Infantería, se derivan de una resolución judicial, aunque el INP también puede sugerir el lugar que guarden prisión los condenados o imputados en sonados casos.

“La mayoría de personas que está ahí es por resolución judicial”, apostilló.

En las celdas del Primer Batallón de Infantería guardan prisión imputados en sonados casos de corrupción pública y procesos de extradición por criminalidad organizada. Para el caso se desprenden nombres como Mario Zelaya, Ramón Bertetty, José “Chepe” Handal, Roosevelt Avilés, Santos Orellana, Marco Bográn, entre otros tantos.

Para salvaguardar la vida

De su lado, la abogada penalista Jenny Sierra, dijo a Proceso Digital que algunos implicados en casos sonados de corrupción aún guardan prisión en el Primer Batallón de Infantería como una medida para salvaguardar sus vidas, ya que en cárceles comunes corren mucho peligro.

“Muchas veces tiene que ver lo mediático de los casos que involucra a estas personas y otro detalle a considerar es que existen procesos pendientes por dirimir en los tribunales de la República”, manifestó.

Sierra explicó que aunque existan condenan firmes contra Mario Zelaya, esa no es determinante para que sea trasladado a una cárcel general. “Las celdas en los batallones fueron creadas para casos especiales como los de extradición, casos emblemáticos de corrupción o gran impacto en la sociedad”, señaló.

Citó que inicialmente se habló que este tipo de imputados estarían en los recintos militares solo mientras duraban los procesos penales, pero se ha ido quedando como costumbre.

Puntualizó que las celdas ubicadas en batallones adquieren el carácter de jurisdicción de las cárceles al formar parte de un anexo.

Medida discriminatoria

De su lado, el coordinador de los Tribunales de Sentencia, Mario Díaz dijo a Proceso Digital que desconoce las causas que todavía motivan que Mario Zelaya siga recluido en una base militar.

“Él -Mario Zelaya- fue llevado ahí por motivos de seguridad dada las altas connotaciones de su caso porque lo que se evitaba era que atentaran contra su vida”, analizó.

No sé si variaron las condiciones y las sentencias están firmes, por lo que debería pasar a un centro carcelario común, refirió.

El abogado Díaz, calificó como discriminatoria la medida de mantener a Zelaya recluido en una celda especial en el Primer Batallón de Infantería.

El Coordinador de los Tribunales de Sentencia, Mario Díaz.

“Creo que es un tema que colinda con violaciones de derechos humanos, en el sentido que no existe igualdad en el trato, creo que eso sí lo podemos decir claramente. No es lo mismo estar en un centro de detención, como Támara, que estar recluido en un batallón porque aquí las condiciones son más favorables”, trazó.

Reconoció que inicialmente la medida se decidió por lo complejo y delicado del caso, aunque ya pasaron varios años desde que se tomó la medida.

Reafirmó que la medida de tener estos personajes acusados de corrupción es únicamente mediante se tramitan los casos, pero no para cumplir una pena concreta.

“Una vez que las sentencias sean firmes deben pasar a centros de detención comunes”, aclaró.

El juez puntualizó que seguramente a Mario Zelaya se le ha mantenido en prisión en el batallón porque aún hay varios expedientes que lo involucran y que no han adquirido sentencia firme. JS

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img