spot_img

Margen de letalidad de viruela del mono es mayor que la de COVID-19 en Honduras

Por:

Compartir esta noticia:

Tegucigalpa – El margen de la tasa de letalidad de la viruela del mono que aún documenta casos en varios países va desde 4 % en África hasta un 10 % de forma general en los brotes registrados, un margen mayor a la actual tasa de letalidad del 2.57 % por COVID-19 en Honduras.

-En los casos iniciales, la infección se produce por contacto directo con la sangre, los líquidos corporales o las lesiones de la piel o las mucosas de animales infectados.

-La transmisión secundaria o de persona a persona puede producirse por contacto estrecho con secreciones infectadas de las vías respiratorias o lesiones cutáneas de una persona infectada.

La anterior cifra no debe generar alarma en la población, pero colige que la tasa de letalidad por Coronavirus ha disminuido en Honduras y que el porcentaje de mortalidad por el virus de viruela del mono puede continuar una tendencia creciente.

De acuerdo a datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la tasa de letalidad por viruela del mono ha variado mucho en las distintas epidemias, pero ha sido inferior al 10% en los eventos documentados.

Este margen, aunque es definido como inferior por la OPS es mayor a la actual tasa de letalidad por COVID-19 en Honduras.

Letalidad en Honduras

De acuerdo a datos publicados por la Biblioteca Virtual en Salud (BVS) que cita datos de la Secretaría de Salud (Sesal) la actual tasa de letalidad por COVID-19 en Honduras es del 2.57 %.

Los casos confirmados hasta el 20 de mayo, según los registros oficiales suman 424 mil 771.

Mientras que los decesos acumulados se cifran en 10 mil 896, con una tasa de letalidad estable del 2.57 % y con tendencia a la baja.

Honduras registra los números más bajos en dos años de pandemia por la COVID-19. Actualmente el porcentaje de hospitalización por COVID es del 4 % en el país centroamericano.

Un macaco cangrejero salvaje se asoma a su jaula em la isla Weh en Sabang, Indonesia. El análisis de sangre de estos macacos salvajes ayuda en la investigación sobre el contagio de malaria de monos a humanos por medio del parásito Plasmodium knowlesi. I EFE

Letalidad de viruela del mono

La tasa de letalidad de la viruela del mono va desde el 1 % hasta el 10 %, algunos expertos han cifrado en un 4 % la actual letalidad en África.

Sin embargo, los expertos se limitan a decir hasta ahora que la tasa de letalidad por viruela del mono es muy baja.

Ciertamente la tasa de letalidad es baja si se toma en cuenta los países y continentes afectados.

No obstante, su margen de letalidad prevista oficialmente hasta el momento que va desde el 1 al 10 % es mayor al decadente porcentaje de letalidad por COVID-19 en países pequeños como el caso de Honduras.

Signos y síntomas

En su último artículo sobre el tema, la OPS denomina a la llamada viruela del mono como viruela símica y brinda mayor información sobre sus signos y síntomas, entre los que destaca que el periodo de incubación (intervalo entre la infección y la aparición de los síntomas) de la viruela símica suele ser de 6 a 16 días, aunque puede variar entre 5 y 21 días.

La infección puede dividirse en dos periodos:

El periodo de invasión (entre los días 0 y 5), caracterizado por fiebre, cefalea intensa, linfadenopatía (inflamación de los ganglios linfáticos), dolor lumbar, mialgias (dolores musculares) y astenia intensa (falta de energía);

El periodo de erupción cutánea (entre 1 y 3 días después del inicio de la fiebre), cuando aparecen las distintas fases del exantema, que por lo general afecta primero al rostro y luego se extiende al resto del cuerpo. Las zonas más afectadas son el rostro (en el 95% de los casos), las palmas de las manos y las plantas de los pies (en el 75% de los casos). La evolución del exantema desde maculopápulas (lesiones de base plana) a vesículas (ampollas llenas de líquido), pústulas y las subsiguientes costras se produce en unos 10 días. La eliminación completa de las costras puede tardar hasta tres semanas.

El número de lesiones varía desde unas pocas hasta varios miles, y afectan a las mucosas de la boca (70% de los casos), los genitales (30%), la conjuntiva palpebral (20%) y la córnea (globo ocular).

Algunos pacientes presentan linfadenopatía (inflamación de los ganglios linfáticos) grave antes de la aparición del exantema. Ese signo característico de la viruela símica permite diferenciarla de otras enfermedades similares.

La viruela símica suele ser una enfermedad autolimitada con síntomas que duran de 14 a 21 días. Los casos graves se producen con mayor frecuencia entre los niños y su evolución depende del grado de exposición al virus, el estado de salud del paciente y la gravedad de las complicaciones.

Las personas que viven en zonas boscosas o cerca de ellas pueden tener una exposición indirecta o reducida a animales infectados, que puede dar lugar a una infección subclínica (asintomática).

“Vigilancia permanente”

Mientras el virus se expande con rapidez en varios países del mundo, la Secretaría de Salud anunció en las últimas horas que Honduras se declara en «vigilancia permanente» por la aparición de casos de viruela del mono en el continente americano.

En ese orden, la Sesal señaló que trabaja en la elaboración y envío de alerta epidemiológica en las diferentes regiones sanitarias y hospitales a nivel nacional sobre la situación mundial, definición de la enfermedad, casos sospechosos y confirmados, síntomas.

Notificó que fueron convocados representantes de las dependencias de la Sesal como instituciones públicas, privadas y organizaciones de cooperación externa para conformar un equipo técnico de integración nacional para elaborar un plan de contingencia de respuesta.

Afirmó que se está fortaleciendo la vigilancia epidemiológica en puntos de entrada terrestre, aérea y marítima.

Asimismo, comunicó a las aerolíneas sobre la vigilancia estricta para detener, notificar y seguir casos sospechosos con reportes a las oficinas sanitarias internacionales. (RO)

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img