spot_imgspot_img

Lucha anticorrupción entra en etapa crucial en Honduras

Tegucigalpa  En Honduras la lucha anticorrupción será marcada por la elección del próximo fiscal general, en septiembre de este año, cuando el actual, Óscar Fernando Chinchilla, concluya su periodo y pase a su sucesor un Ministerio Público más estable del que encontró, dotado ahora de herramientas eficaces en la investigación y persecución del delito en la lucha contra la impunidad, la corrupción y las redes criminales.

El fiscal Fernando Chinchilla.Atrás quedaron los líos y huelgas que caracterizaron al Ministerio Público casi desde su creación, generando una inestabilidad que deterioró fuertemente su institucionalidad y credibilidad. Chinchilla, marcó un nuevo estilo y al término de su gestión se puede hablar de un antes y un después en la Fiscalía General de la República.

Así lo ven diversos analistas y expertos juristas al destacar que la gestión de Chinchilla permitió crear la ATIC y la UFECIC, instancias técnicas e investigativas claves en la nueva etapa de lucha contra la impunidad que ha entrado Honduras tras la llegada de la Misión Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH).

Los huracanes del MP

Junto a la Misión y también en luchas solitarias, el Ministerio Público ha emprendido fuertes acciones no solo en el caso del escándalo de corrupción en el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), también en lo que se conoce como “Red de Diputados” que implica a ex legisladores y actuales diputados en un presunto manejo irregular de subsidios, entre otros. En el caso del IHSS ya existen condenas incluso y nuevos juicios esperan a la red de implicados, según la Misión.

Se suma a ello, la investigación que se realiza sobre el impacto que ha tenido en Honduras el mayor escándalo de sobornos en América Latina conocido como Odebrecht, cuyos tentáculos llegaron a tierras catrachas y se investiga al menos cinco o seis ex funcionarios de varias administraciones.

Odebrecht, por ahora, devela que ciudadanos de este país centroamericano “transaron” con funcionarios de la empresa brasileña.

Odebrecht ha sido un huracán que ha golpeado a varios gobiernos latinoamericanos al sobornar y financiar campañas políticas con el fin último de ser favorecidos en jugosos negocios y contratos, según las investigaciones. La MACCIH ha anunciado que junto a la Fiscalía General tienen un expediente que está por completarse y por el cual fiscales viajaron a Brasil para tomar declaración a uno de los dueños de la constructora Marcelo Odebrecht.

También se investigan supuestos desvíos de fondos públicos en programas sociales y del presunto financiamiento irregular de campañas políticas. Todos estos casos están siendo trabajados por el Ministerio Público y la Misión, que han logrado integrar equipos especializados con investigadores nacionales e internacionales.

Pero todo este trabajo puede caer en una especie de hibernación si el próximo fiscal general que se elija, decide adormitar los esfuerzos y no seguir la mística de empujar la lucha anticorrupción a la cual ha entrado el país. Si los casos caen en una hibernación, el futuro de la MACCIH incluso corre riesgo y así lo han dejado entrever sus responsables.

El fiscal Óscar Fernando Chinchilla acompañado de Juan Jiménez Mayor.

¿Una elección transparente?

De ahí que la elección de este importante cargo concite el interés de diversos sectores nacionales e internacionales en la búsqueda de un perfil que garantice que su escogencia se hará con integridad, transparencia y lejos de pactos políticos bajo la mesa que favorezcan la impunidad.

Una Junta de Proponentes integrada por el presidente del Poder Judicial más un magistrado, el Comisionado Nacional de Derechos Humanos, un representante de las Universidades públicas y privadas, y un representante del Colegio de Abogados, tienen la potestad de elegir una nómina de cinco personas para ser enviadas al Congreso Nacional y que de ahí se elija al próximo fiscal general y fiscal general adjunto.

La Junta de Proponentes, que carece de un reglamento que defina los juegos de esta elección, tiene el desafío en esta oportunidad de identificar las personas más idóneas para la nómina de cinco a ser enviada al Parlamento, y sectores sociales hondureños, apuestan a que el proceso de selección responda a los desafíos del país.

MACCIH pide elección transparente de fiscal y denuncia pretenden acortar mandato

El vocero de la Misión, Juan Jiménez Mayor, ha sido claro en indicar que “Honduras se juega su futuro con la elección del próximo fiscal general, este no es un proceso más, es un proceso clave para la historia de este país y su lucha anticorrupción y contra la impunidad”.

Jiménez Mayor indicó que para la MACCIH, el Ministerio Público es uno de sus actores claves en el trabajo y por ahora, es el mejor aliado que tiene la misión, al destacar el papel y apoyo fundamental que les ha otorgado el fiscal Óscar Fernando Chinchilla en la creación del nuevo circuito anticorrupción en el país.

El rumbo que puede tener la lucha contra la corrupción también es preocupación de sectores civiles y de la comunidad internacional. Desde ya se empiezan a promover debates que orienten a la sociedad y las elites políticas a apostar por el fortalecimiento del Ministerio Público y sus autoridades, a fin de evitar que caiga en los hechos de inestabilidad que le caracterizaron en el pasado.

Policías enfrentan cargos por narcotráfico en EEUU

En las elites políticas representadas en el parlamento, las cábalas para elegir al nuevo fiscal general y adjunto, ya empiezan a surgir y hay quienes se atreven a decir que la elección podría adelantarse y frente a esos escenarios, el tema también cobra fuerza a favor de un debate que evite que sectores impunes echen al cesto de la basura lo que ha hecho hasta ahora el Ministerio Público.

Los desafíos de la fiscalía siguen siendo enormes, pero en la gestión de Chinchilla se reconocen esfuerzos no solo en lucha antidrogas y golpes a grupos criminales como las maras o pandillas, también a influyentes personajes ligados a los carteles de la droga, así como a sectores vinculados a la autoridad policial ligados a presuntos ilícitos, además de la continuidad a los juicios por el desfalco del seguro social, entre otros.

Chichilla en su gestión diseño una estrategia de combate en tres sectores: la gran corrupción, el delito común y la criminalidad organizada. Para ello ha creado sus propios objetivos y dentro de la gran corrupción, ha empezado a golpear grupos políticos ligados a ciertas elites que han empezado a mostrar nerviosismo frente a sus movimientos en conjunto con la MACCIH. La lucha contra la corrupción y la impunidad ha entrado en su etapa decisiva en Honduras con la elección del próximo fiscal general.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,060FansMe gusta
37,641SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img