spot_imgspot_img

Lluvias y huracanes anticipados, activan alerta frente a nueva emergencia climática

Tegucigalpa (Especial Proceso Digital) – El anuncio de un invierno temprano en pleno verano y de huracanes anticipados, como parte de los efectos del cambio climático, activan en Honduras las alertas para hacer frente a una nueva emergencia climática en una nación que no se recupera de las huellas dejadas por las tormentas tropicales Eta y Iota.

La principal alerta se activa en el frondoso Valle de Sula, motor de la economía nacional, y uno de los más afectados tras el paso de las tormentas. La preocupación se centra en la reparación de los bordos de contención, si podrán estar listos antes de la llegada plena del invierno y si habrá tiempo para levantar las ruinas dejadas en los municipios más afectados del país por Eta y Iota.

Un informe de la Cepal señala que esa emergencia climática del 2020 dejó daños al país por más de 45 mil millones de lempiras.

Informe de Cepal indica que tormentas impactaron en L. 45 mil millones, cita gobierno de Honduras.

A ese panorama se suman los efectos de la pandemia por el coronavirus, que ha dejado no solo dolor y muerte en la población, sino pérdidas de empleos, cierre de negocios y una economía en rojo permanente.

Frente a estos escenarios, el Grupo Asesor para la Reconstrucción Sostenible del país, cuyas operaciones cesaron hace unas semanas, presentó una serie de recomendaciones para contener y evitar nuevas emergencias climáticas como las de Eta y Iota en un país considerado uno de los segundos más vulnerables en el mundo.

La vulnerabilidad hondureña se acentúa con los efectos del cambio climático y el deterioro ambiental, sostienen los expertos.

El Valle de Sula fue de las zonas más afectadas por los meteóros.

El informe ofrece aristas que ponen acento en temas del país que ameritan atención especializada y representa un punto de partida desde el análisis de los expertos y conocedores que acuerparon el estudio.

El Grupo Asesor, conformado por destacados notables, hombres y mujeres, que ofrecieron sus servicios de voluntariado, punteó en los meses posteriores a la emergencia de Eta y Iota, las principales acciones a considerar por el país en su plan de reconstrucción tras los efectos de los pasados meteoros.

La importancia del Valle de Sula

La población del Valle de Sula en vilo y miles afectadas por las inundaciones que superan cualquier pronóstico, incluso mayores que las registradas por el huracán Mitch. 

Algunas de sus recomendaciones se centran en la necesidad de focalizar y priorizar los proyectos estratégicos para aprovechar el limitado espacio fiscal existente, mientras otras, están relacionadas con las acciones preventivas urgentes requeridas de cara a la próxima temporada lluviosa, especialmente las reparaciones de los bordos, limpieza de los canales de alivio y dragado de ríos, principalmente en el Valle de Sula, destacan los expertos en su documento.

En ese sentido se propone intervenir el Valle de Sula, con énfasis en el municipio de Choloma, el Sur y Este de San Pedro Sula, con obras de mitigación y alivio a inundaciones, entre las cuales, las represas de usos múltiples son la alternativa más viable para regular el caudal de los ríos Chamelecón y Ulúa.

(VER) No hay presupuesto para la construcción de represas, pero sí para estudios, reconoce Ebal Díaz

Honduras no cuenta con inversionistas internacionales para la construcción de varias represas en la zona norte, proyectos que buscan contener las inundaciones que cada vez son más comunes durante la temporada de lluvia en el país. Imagen de referencia.

Asimismo, dar prioridad a las represas en las cuencas que tienen impacto de gran caudal y además beneficios sociales y demográficos para el país, evitando mezclar el tema energético con la gestión adecuada del patrimonio hídrico.

Esas acciones de intervención que proponen, requieren de un cambio de enfoque en el abordaje de los problemas ambientales, en la gestión del territorio y de los recursos suelos, bosque y agua, es decir, una visión más integral que responda a políticas públicas efectivas y eficientes.

“Uno de los temas de fundamental importancia para Honduras según el criterio del Grupo Asesor, se refiere a la sostenibilidad, entendida ésta como la capacidad de satisfacer las necesidades actuales sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer las suyas, garantizando el equilibrio entre el crecimiento económico, el bienestar social y el cuidado del medio ambiente (…)”, señala el documento.

El recuerdo de la tragedia y los desastres por los meteoros Eta y Iota a finales del 2020 aún está vivo.

Los primeros aguaceros caídos en el Valle de Sula, ponen el acento en los bordos del Valle de Sula, donde el Grupo Asesor, centró parte de sus recomendaciones, al observarse cómo gran parte de los mismos sigue como lo dejó Eta y Iota a fines de 2020.

El gobierno ha salido al paso al anunciar que redoblará los esfuerzos para terminar en tiempo la reparación de los mismos y comenzar las licitaciones para terminar de reconstruir lo que hace falta, consciente que el tiempo no juega a su favor.

Políticas de gestión de riesgos integrales

La temporada lluviosa arrancó tempranamente en Honduras, confirmó el Centro Nacional de Estudios Atmosféricos, Oceanográficos y Sísmicos (Cenaos), adscrito a la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco).

Según los pronosticadores del tiempo del Centro de Estudios Atmosféricos, Oceanográficos y Sísmicos (CENAOS), indican que el invierno será temprano y que se prevé que la temporada de huracanes sea anticipada, significando que el país debe estar preparado ante estos fenómenos naturales, en especial la época de los huracanes.

En este sentido, las recomendaciones del Grupo Asesor para hacer frente a estos embates de la naturaleza fueron: priorizar el aseguramiento y reforzamiento urgente de los bordos en el Valle de Sula, trabajar rápidamente en la rehabilitación de la infraestructura dañada que incluye puentes, carreteras y bordos.

También, restablecer la red de drenajes tanto para ciudades como para campos de cultivos, realizar labores de dragado en los principales ríos, buscando las zonas donde esta labor produzca los mayores beneficios, diseñar y aplicar mecanismos que incentiven la incorporación de las empresas en obras de rehabilitación y reconstrucción, bajo la supervisión y dirección del sector público.

Las recomendaciones del Grupo Asesor es, realizar labores de dragado en los principales ríos

En cuanto a la política ambiental e hidrológica recomiendan conformar una política nacional prioritaria que pasa por someter a discusión y aprobación del proyecto de Ley de Consulta Previa, a fin de contar con un medio equilibrado de resolución de conflictos en el uso de los recursos naturales del país.

Es preciso que Honduras tenga una legislación ordenada en materia de Ley General de Aguas, Ley Forestal, Ley de Ordenamiento Territorial y la Ley del Plan de Nación, consideran los integrantes del que fuera el Consejo Asesor.

Este Consejo fue creado para que apoyara al gobierno en la elaboración de un plan de reconstrucción que sería elevado ante un Grupo Consultivo en España, en abril, donde se esperaba obtener recursos de la cooperación internacional para Honduras, pero ese camino parece dilatarse.

Transparencia y rendición de cuentas

No obstante, las condiciones de la pandemia y la crisis política del país, así como el rebrote de coronavirus en Europa, dejó en suspenso la realización del Grupo Consultivo, y el equipo asesor nombrado consideró que su etapa también de apoyo y voluntariado había culminado.

Una de las propuestas hechas es el fortalecimiento del SINAGER  por medio de una política nacional de alerta temprana y gestión de riesgos de desastres, determinando “la función de cada institución en la atención de las emergencias y realizando periódicamente simulacros de los diferentes escenarios de riesgos posibles, la creación de la normativa nacional para la construcción y manejo de albergues, relevamiento de estadísticas, la inclusión al currículo educativo de la gestión de riesgo de desastre y la inclusión de recursos para adquirir un seguro para catástrofes dentro del presupuesto nacional para proteger el patrimonio público estratégico”.

Frente al escenario que plantea una nueva emergencia climática en el país, también se recomienda actuar con transparencia, rendición de cuentas, uso eficiente de los recursos públicos, evitar los gastos superfluos, así como garantizar el acceso a la información pública a que tiene derecho la población, para comunicar de manera transparente los proyectos ejecutados y el uso de los fondos públicos. (PD)

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,123FansMe gusta
37,800SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img