Libre y el discreto encanto por la reelección

Tegucigalpa – La posibilidad de que Honduras inicie el camino de reformas constitucionales y de sus leyes secundarias para abordar e introducir la figura de la reelección presidencial, concita al interior del izquierdista Partido Libertad y Refundación (Libre), un discreto encanto entre sus máximas figuras representadas por la ex pareja presidencial que conforman Manuel Zelaya y su esposa, Xiomara Castro.

 

Contrario a lo que algunos pensaban, para la pareja Zelaya Castro la propuesta de un grupo de diputados nacionalistas y de la UD orientada a suspender las prohibiciones que impiden hablar de la reelección presidencial, no se aleja de sus intenciones de querer volver al poder.

 

Un informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación dice que la salida forzosa de Zelaya del poder, fue producto de una cadena de errores cometidas por el ex gobernante y la misma clase política en vista que el estamento jurídico hondureño carece de mecanismos claros en cuanto a los procesos de remoción.

 

“El resultado de esta ausencia es que los procesos de remoción pueden ser improvisados en el camino y ser, por lo tanto, objetados”, señala en su informe la Comisión.

 

Según el informe, la Comisión concluyó que “todos los actores gubernamentales y estatales involucrados en los eventos de junio de 2009 actuaron fuera de los límites de la Constitución hondureña de varias maneras. El resultado fue una crisis constitucional extendida, la cual no sólo tuvo costos sustanciales al Gobierno y la ciudadanía de Honduras, sino que también planteó serios obstáculos al Estado democrático de derecho”.

 

Libre saluda discretamente

 

Cinco años después de los acontecimientos de 2009, un grupo de parlamentarios nacionalistas y de la Unificación Democrática introdujeron a la Sala Constitucional del Poder Judicial, un recurso de inconstitucionalidad para que se suspendan una serie de prohibiciones legales que impiden abordar el tema de la reelección presidencial por ser un impedimento constitucional.

 

La iniciativa va orientada a que se eliminen esas prohibiciones para allanar así el camino mediante reformas constitucionales de la figura de la reelección como una nueva regla en los procesos de la democracia hondureña.

 

libre100

 

La sala de lo constitucional admitió en primera instancia ese recurso, así como otro de oposición a la medida. El trámite jurídico seguirá su curso, pero a nivel político partidario y de la ciudadanía, el debate ha iniciado y el tema se ha instalado.

 

En el caso de Libre, sus dirigentes Manuel Zelaya y Xiomara Castro, como figuras representativas  bajo la cual se cobijan sus militantes y simpatizantes, el tema de la reelección comienza a ser saludado con discretos encantos para no terminar de desencantar a una franja de sus partidarios que prefiere una Asamblea Constituyente.

 

En sus comunicados públicos, Libertad y Refundación mantiene un discurso ambivalente, de un lado, alaba la gestión de suspender la prohibición constitucional de hablar de la reelección, pero de otro, insiste en que primero debe haber una consulta popular para pedir reformas constitucionales previo a la aprobación de la figura de la reelección presidencial.

 

Pero en público y en diversos espacios mediáticos, tanto el ex presidente Manuel Zelaya como la ex candidata presidencial de Libre, Xiomara Castro, han sido claros en dejar ver que quieren retornar al poder y no les incomodaría negociar una reelección antes que aprobar una constituyente mediante una consulta popular.

 

xioma

 

 

Así de directos han sido que en la última conferencia de Libre, uno de sus partidarios al escuchar la palabra “posible negociación” o diálogo con la cúpula partidaria nacionalista y el propio presidente del país, Juan Orlando Hernández,  armó una rabieta, salió casi llorando de la rueda de prensa e insultando a la dirigencia.

 

Pese a ello Xiomara Castro afirmo claramente que Libre se prepara para competir por la presidencia con el actual mandatario del país.

 

¿Posiciones encontradas?

 

Edgardo Castro, diputado por Libre, dijo que dentro de la bancada de su partido, el sesenta por ciento de los diputados está a favor de la reelección, mientras el resto se decanta primero por la constituyente. Libre tiene un poco más de 30 parlamentarios.

 

cheleEl diputado Castro ha dicho que Libre tiene posiciones encontradas, pero que no descarta que Manuel Zelaya haya entrado en negociaciones con los nacionalistas para apoyar la figura de la reelección. En un programa televisivo, Zelaya aceptó que desea retornar al poder mediante una postulación presidencial que solo le daría la figura reeleccionista.

 

Los simpatizantes más moderados de Libre aseguran que la posición de Manuel Zelaya y Xiomara Castro son correctas. Deben avalar la figura de la reelección porque es por lo cual han luchado y perdieron el poder.

 

Pero no es fácil para Libertad y Refundación enfrentar las fuerzas internas, al asomarse una división casi visceral entre algunos de sus miembros, al grado que uno de ellos, el diputado Esdras Amado López, subcoordinador nacional de Libre, ha optado por conformar su propia bancadita al denunciar marginamiento de la dirigencia por no compartir algunas de sus posturas.

 

López incluso ha dejado entrever sus pretensiones presidenciales y creó su propio movimiento denominado Nueva Ruta, al tiempo que interpuso en la Sala de lo Constitucional un recurso de oposición para que se mantengan las sanciones que prohíben la reelección en clara confrontación con la postura de Manuel Zelaya y Xiomara Castro.

 

Los analistas políticos afines a Libre son del criterio que la última palabra la tendrá Manuel Zelaya a quien consideran el caudillo del partido en pleno siglo XXI, cuando esas figuras deberían estar desapareciendo de las estructuras partidarias hondureñas.

 

Por ahora, en las ambivalencias del discurso de Libre y de Manuel Zelaya,  este último señala que “la reelección no es nuestro tema, ese es un derecho del pueblo, no nos metamos a decir que Sí, ni que: No”.

 

“La consulta popular que promueve Libre “cuarta urna” es el primer principio de la democracia participativa y la base del concepto de la soberanía popular”, insiste Zelaya, en su oculto y discreto encanto por la reelección, pero sin querer dañar a sus bases.

 

 

Lo + Nuevo

22,269FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte