spot_imgspot_img

Liberan a 41 católicos indios tras ser acusados de forzar conversión de hindú

Nueva Delh – Al menos 41 católicos indios -nueve sacerdotes y 32 seminaristas- fueron liberados hoy tras pasar alrededor de 24 horas entre rejas acusados de convertir de manera forzosa al catolicismo a un hindú, un extremo que ellos negaron y que relacionaron con una campaña de presión de radicales hindúes.

«Desde ayer a las 19.00 (hora local, 13.30 GMT) hasta hoy a las 18.30 (13.00 GMT), muchos de nosotros permanecimos bajo arresto en una habitación con muchas dificultades», dijo a Efe el sacerdote George Mangalapilly, el único de los detenidos contra el que finalmente se presentaron cargos.

El religioso explicó que durante la tarde de ayer 34 de ellos habían estado cantando villancicos en aldeas próximas a la ciudad de Satna, en el estado central indio de Madhya Pradesh, cuando a media tarde fueron atacados por un grupo de radicales hindúes.

Según Mangalapilly, la policía los sacó de allí en lo que parecía un intento de protegerlos, pero en vez de llevarlos al seminario de St. Ephrem donde viven los trasladaron a la comisaría, donde una muchedumbre les esperaba.

«Cuando llegamos a la comisaría empezaron a lanzar consignas contra nosotros y nos amenazaban, y a algunos de nosotros nos golpearon», aseguró el sacerdote.

Mangalapilly añadió que incluso otros siete sacerdotes que aparecieron en la comisaría para intentar liberarlos fueron también arrestados y su coche «incendiado» por la turba del exterior.

Entonces un hombre al que nunca habían visto y que estaba relacionado con los extremistas apareció en la comisaría y dijo que había sido convertido de manera forzosa, explicó.

«Declaró que lo habíamos bautizado, que le dimos 5.000 rupias (66 euros), un rosario y una Biblia. Luego le pidieron que dijera quién lo había hecho y me señaló, porque yo era uno de los mayores y era capaz de hablar la lengua local», relató Mangalapilly.

Al final, añadió el sacerdote, la presión de las altas esferas de la comunidad católica logró que 40 de ellos fueran liberados hacia el mediodía de hoy y que por la tarde pudiera él también obtener la libertad bajo fianza tras comparecer ante un tribunal.

En un comunicado, la Conferencia Episcopal de la India también fue muy crítica con la detención de los religiosos y sentenció que «el cargo de conversión (…) es frívolo y ridículo».

«La violencia perpetrada por grupos que claman ser ‘nacionalistas’ y que han asumido ellos mismos la responsabilidad de proteger el nacionalismo y la religión es vergonzoso», sentenció la Conferencia Episcopal, que los calificó además de «terroristas».

El superintendente de la Policía de Satna, Rajesh Hingankar, aseguró al diario local «Hindustan Times» que los religiosos habían sido llevados a la comisaría para ser protegidos y que debían aún determinar «cómo se pudo incendiar el coche».

La India, de mayoría hindú, tiene unos 24 millones de cristianos, el 1,2 % de sus cerca de 1.250 millones de habitantes, especialmente en estados del noreste y del sur o en Nueva Delhi.

La conversión forzosa bajo coacción o a cambio de una recompensa material está castigada en Madhya Pradesh con penas de prisión de entre uno y dos años, y multas de hasta 10.000 rupias (132 euros).

En los últimos años han aumentado los ataques de extremistas hinduistas contra minorías religiosas y la oposición ha acusado al primer ministro, Narendra Modi, del partido nacionalista hindú BJP, de permitir este tipo de acciones y de no intervenir para perseguirlas. 

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,056FansMe gusta
37,526SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img