spot_imgspot_img

Las tiendas físicas recuperan su protagonismo en el «Black Friday» de EEUU

Nueva York – Las tiendas físicas recuperaron su protagonismo en el «Black Friday» estadounidense este año, donde ávidos compradores volvieron a formar largas colas a primera hora del día frente a grandes almacenes del país, reflejando una relativa vuelta a la normalidad, aunque la pandemia siguió afectando la disponibilidad de algunos productos.

Frente a los icónicos grandes almacenes de Macy’s, en pleno dentro de Nueva York, cientos de personas esperaban ansiosamente a atravesar sus puertas a las 6 de la mañana, cuando abrieron después de haber permanecido cerrados durante la jornada anterior, el día de Acción de Gracias.

Las carreras de Macy’s se vieron también en el American Dream Mall, uno de los centros comerciales más importantes de la costa este de EEUU, donde se aglomeraron clientes pese a que este año los problemas en las cadenas de suministros causados por el covid-19 se tradujeron en unas rebajas considerablemente menores.

Para este año, la Asociación Nacional de Minoristas de EEUU (NRF, en inglés) prevé que el 64 % de los compradores acudan a tiendas físicas, a diferencia de 2020, cuando la pandemia forzó a que muchas de las transacciones fueran online.

Aun así, las compras por internet se estima que seguirán siendo potentes, y según datos de Adobe Analytics se gastarán entre 8.800 y 9.600 millones de dólares, en comparación con los 9.030 millones del 2020.

En total, y pese a las altas tasas de inflación que se registran en el país, se espera que casi dos millones de personas más que el año pasado efectúen compras desde el propio Día de Acción de Gracias, pasando por «Black Friday» y hasta el «Ciber Lunes», según estimaciones de la Asociación Nacional de Minoristas de EE.UU. (NRF, en inglés).

«Estamos esperando otra temporada de vacaciones de récords, y el fin de semana de Acción de gracias va a tener un papel muy importante», dijo en un comunicado el presidente y consejero delegado de la NRF, Matthew Shay.

Los expertos señalan que el hecho de que el volumen de compras pueda romper máximos históricos no se debe precisamente a que los precios estén especialmente rebajados, porque los problemas que ha experimentado EE.UU. en su cadena de suministros como consecuencia de la pandemia han desembocado en una escasa oferta de algunos productos.

Por ejemplo, las consolas de videojuegos registran una alta demanda y una escasa oferta, por lo que las rebajas han sido menores, según explicó Julie Ramhold, analista de DealNews.com.

«Se debería comprar la PlayStation 5 o la Xbox Series X o S en cuanto se pueda», apuntó Ramhold, que dijo que las existencias de estos productos en el último año han sido bajas.

Se estima, además, que las rebajas de electrodomésticos del hogar sean de media de un 8,4 %, en comparación con el 17,2 % del 2020, y que los precios de productos de deporte caigan sólo un 5,9 %, frente al 13 % del año pasado.

La cadena de grandes almacenes Nordstrom, por ejemplo, ha asegurado que se enfrenta a una escasez de existencias, mientras que Gap ha asegurado que sus ventas en el tercer trimestre del año se han visto reducidas como consecuencia de esta falta de «stock».

Por otra parte, otros analistas señalan que los mayores rebajas podrían producirse después del «Black Friday», puesto que los retrasos en la entrega de productos, vinculada principalmente a atascos en los puertos de entrada de EE.UU., podrían llevar a un exceso de existencia para los minoristas después de la marcada fecha.

«En algún momento, los pedidos retrasados llegarán y tendrán más de lo necesitan», explicó el portavoz de Brad’s Deals Casey Runyan. 

JS

spot_img
spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img