spot_imgspot_img

Las maras, un contrapoder que busca imponer nuevos códigos

Tegucigalpa – Las pandillas o maras que operan en los mercados y zonas populosas de la capital hondureña se han constituido en una especie de contrapoder que desafía abiertamente a la autoridad.

La zozobra ronda a los compradores y vendedores de los mercados en cuanto a la presunta prohibición en el uso de vestimentas y colores de cabello.

Consideradas un brazo armado del crimen organizado, las pandillas han mutado en sus formas de operar. Sus organizaciones han dividido las principales ciudades del país en cuadrantes y operan en zonas delimitadas entre sí. Sus prácticas son cada vez más cruentas y sus luchas por el control de territorio se extienden.

“La moda”

Las imposiciones en el vestuario y hasta en los colores del cabello que deben usar vendedores, compradores y transeúntes en los populosos mercados de la capital hondureña han causado incertidumbre entre la población. Las dudas sobre la veracidad de las denuncias son muchas pero en cualquier caso la desconfianza invade a la población.

Las medidas impuestas por grupos antisociales contra la población que se dedica al comercio en los mercados capitalinos son cada vez mayores.

mujetes1Tanto en los antañones mercados ubicados en la frontera entre Tegucigalpa y Comayagüela, como en el populoso zonal Belén, entre otros, las “reglas” impuestas por los pandilleros son cada vez más rígidas y se amplían a la vestimenta, peinados y hasta formas de vida de los comerciantes y pobladores en general se colige de testimonios.

No hay diferencias: hombres y mujeres de todas las edades viven la zozobra de las imposiciones  que devienen del crimen o de los mensajes intimidatorios que generan.

El catálogo de las prohibiciones

El catálogo de presuntas prohibiciones es cada vez más extendido y comprende el cabello teñido en rojo o rubio, el uso pantalones licra, los bolsos cruzados y delantales.

En el caso de los hombres las vedas incluyen las camisas rojas y amarillas, el uso de mariconeras y de determinadas marcas de zapatos deportivos.

peloLos detalles de lo que ocurre en los mercados fueron brindados a Proceso Digital durante un recorrido por estos centros de comercio popular en la capital hondureña.

Una mujer que vende frutas en un pequeño puesto dijo que a las prohibiciones se ha sumado la de no peinarse con el pelo recogido en moño.

Una estilista de belleza que trabaja en un modesto salón de una de las zonas afectadas, relató como en las últimas semanas el local se llena de clientas que van a cambiar sus colores rubios o rojos por tonos oscuros.

El pánico se apoderó aún más de las mujeres al conocer la historia de una joven rubia, impulsadora de productos, quien fue rapada tras incumplir la imposición.

“En estos días he atendido a muchas mujeres que vienen a pintarse el pelo en negro porque dicen que está prohibido, a mí no me han dicho nada, pero yo preferí pintármelo por seguridad” externó la estilista.

Otras mujeres consultadas aseguraron conocer varios casos de advertencias a quienes desafían continuar con sus cabellos claros o rojos. Muchas vendedoras prefirieron guardar silencio.

Alarma en los hondureños

docA criterio del doctor Javier Uclés, especialista en psiquiatría, esta situación provoca que se duplique el miedo tanto de los vendedores como de los compradores y aleje la clientela de los mercados, lo cual viene en perjuicio de la economía.

Refirió que al par de la economía, los efectos negativos se derraman en el estrés colectivo y la zozobra que genera la incertidumbre.

“Esa mala noticia tiene alarmados a todos los hondureños y es lamentable lo que está pasando”, dijo, a la vez que llamó a los responsables a trabajar para lograr que la ciudadanía recupere la confianza.

Urgente desentrañar el desafío

De su lado el analista Raúl Pineda, al ser consultado dijo que “en la medida que el pandillerismo se convierte en una fuente de contrapoder, sus acciones de autoridad o control se expresan en manifestaciones de ese tipo”.

Agregó que “en términos prácticos, significa que hemos perdido la seguridad y la libertad, lo cual debe ser objeto de estudio y una preocupación”.

Pineda recomendó a las autoridades que en este caso en particular, debe procederse a hacer una investigación orientada a certificar, de donde vienen esas iniciativas y directrices así como la investigación de cómo se ponen en práctica.

Asimismo, pidió revisar la estrategia y la táctica empleada en torno al combate de pandillas, “porque por la ruta que vamos, la imagen de la autoridad se ve bastante deteriorada cuando las maras imponen el comportamiento de las personas que están en los mercados”, remarcó.

Exteriorizó que las maras y pandillas son un contrapoder que debe ser neutralizado para devolver el bienestar a la ciudadanía.

Empresas toman medidas

Proceso Digital, también buscó la reacción de la Fiscalía de la Mujer, ante esta situación, donde se conoció que algunas empresas ya están tomando sus propias medidas.

mechesLa fiscal de la Mujer, María Mercedes Bustillo, reveló que “hemos tenido conocimiento que algunas empresas están enviando circulares, ordenándoles a las empleadas que se pinten el pelo y eso es incorrecto”.

Adicionó que estas empresas “lo hacen para protegerse o protegerlas (empleadas) pero realmente no es correcto”.

Bustillo dijo que hasta el momento, no han recibido denuncias de estos casos y que tampoco pueden actuar de oficio en las investigaciones “porque lo que se manejan son especulaciones”.

Por lo tanto, recomendó a la población que no caiga en el círculo de la especulación.

En su momento, el portavoz de la Secretaría de Seguridad, subcomisionado Leonel Sauceda, manifestó que “todas las personas pueden andar perfectamente cómo les plazca, es su gusto”.

Aseguró que “no van a tener ningún problema, ningún riesgo”, aunque no brindó detalles sobre las medidas que están tomando para contrarrestar la nueva modalidad que mantiene en zozobra a la población.

De su lado, un alto cargo de la Secretaría de Seguridad, aseguró que la Policía le está dando seguimiento a las amenazas de los mareros para las damas que se pinten el pelo de rubio y rojo.

Indicó que la Policía ha recibido denuncias de varias mujeres que tienen puestos en los mercados de Comayagüela quienes aseguran ser víctimas de amenazas de parte de miembros de maras para que no se tiñan el cabello.

Mientras tanto, el portavoz de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina), Santos Nolasco, refirió que este tema es considerado como un «globo sonda que se ha lanzado de que las mujeres que tienen puestos en los mercados”, no obstante aseguró que las fuerzas de seguridad actuarán para disipar el temor colectivo que se ha generado.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,172FansMe gusta
38,688SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img