spot_imgspot_img

Largas filas en Bolivia por el dióxido de cloro pese a estar desautorizado

Cochabamba – Los avisos de las autoridades advirtiendo de que el dióxido de cloro no está autorizado para tratar la COVID-19 no frenan las largas filas de gente en farmacias de ciudades como Cochabamba, una de las más afectadas por la enfermedad en Bolivia.

Los «casos de recuperación» al tratarse con este compuesto, que escuchó sobre enfermos que superaron el nuevo coronavirus, le animaron a esperar pacientemente en la fila, comenta a Efe Javier.

Este hombre de mediana edad espera su turno ante una farmacia en la plaza principal de Cochabamba, junto a otras muchas personas que como él ven en este producto una tratamiento alternativo para la COVID-19, incluso de forma preventiva para evitar contagiarse del virus.

«Hemos visto que sí tiene respuesta», asegura a Efe Delia, quien señala que en el mercado no se encuentra «nada que nos pueda tratar» contra esta enfermedad en Bolivia.

La mujer mantiene que este tipo de remedios son «la única alternativa» ante el virus y destaca que compañeras de trabajo tuvieron «una mejora casi inmediata» al tomar el compuesto químico.

«Qué las autoridades reaccionen, no queremos seguir viendo muertos en Cochabamba», exclama.

Cochabamba, con algo más de 600,000 habitantes, ha vivido en los últimos días episodios de personas que fallecen en la calle con síntomas de COVID-19 cuando van en busca de atención en algún centro de salud, pues muchos están colapsados, y de familias que por días esperan en casa con el féretro de un fallecido por la enfermedad, al estar saturado el cementerio de la ciudad.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,504FansMe gusta
39,498SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img