París.- La Unesco condenó hoy el asesinato del empleado de la emisora hondureña «Radio Progreso» Carlos Mejía Orellana, que fue hallado muerto apuñalado en su domicilio de la ciudad de El Progreso, en el norte de Honduras, el pasado 11 de abril.
 

«Es esencial que este crimen sea objeto de una investigación minuciosa y que se haga todo lo posible para poner término a la violencia y la intimidación que sufren los periodistas en Honduras», aseguró en un comunicado la directora general de la Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), Irina Bokova.

La máxima responsable de esa agencia de las Naciones Unidas agregó que «todo periodista o empleado de los medios que se sienta amenazado debe poder obtener una protección eficaz si así lo solicita expresamente».

Mejía, de 31 años, era el responsable del departamento de publicidad de la emisora de radio y había recibido amenazas de muerte desde 2009, cuando la cadena en la que trabajaba se opuso al golpe de Estado que derrocó al presidente Manuel Zelaya.

Según el director de la emisora, el sacerdote jesuita Ismael Moreno, otros 15 empleados del medio de comunicación han recibido también amenazas similares.

Carlos Mejía Orellana es el cuarto periodista o empleado de prensa asesinado en Honduras desde principios del año 2013.