spot_img

La reina Letizia visita varios proyectos de cooperación para las mujeres

Por:

Compartir esta noticia:

Nuakchot.- La reina Letizia completó este miércoles la primera jornada de su viaje a Mauritania en la que fue testigo de algunos proyectos que el Gobierno español considera que reflejan el carácter “dialogado y feminista” de su cooperación humanitaria en países donde las mujeres sufren distintos tipos de violencia.

Vestida con el chaleco rojo de los cooperantes españoles, doña Letizia se desplazó a la comisaría de menores de Nuakchot, al frente de la cual hay una mujer, para conocer el programa de protección de maltratadas, uno de los pilares de su actuación en el país magrebí, encuadrado entre los más pobres del mundo.

La particularidad de este proyecto es que, en colaboración con las autoridades mauritanas, conecta a personal sanitario, judicial y policial, a los que España ayuda a formarse para atender a las mujeres y menores afectadas.

También establece mecanismos de prevención ante un fenómeno extendido por todo el país y al que contribuyen razones culturales y religiosas.

“La respuesta está siendo muy favorable, pero no podemos entrar como un camello en una cacharrería. Hay que ir poco a poco. El trabajo que se está haciendo es verdaderamente notable”, señaló a los medios la embajadora de España en Mauritania, Miriam Álvarez de la Rosa.

Las trabas étnicas y socioeconómicas que hacen que las mujeres se retraigan a la hora de denunciar al maltratador impiden que haya estadísticas oficiales sobre agresiones.

A este tipo de violencia se unen otras muy arraigadas en diferentes comunidades, como la mutilación genital, los matrimonios forzosos con menores –en torno a un 18 por ciento de chicas se casa con menos de 15 años- y las prácticas de engordarlas para que cumplan con los cánones de belleza antes de casarlas.

También hay abusos a niños, aunque estos suelen silenciarse porque sería asumir casos de homosexualidad, prohibida en el país.

Según Nuria Duperier, técnico de la cooperación española, la manera de aproximarse para prevenir la violencia es hacer ver que perjudica la salud de las mujeres.

Un buen número de mujeres y menores que acuden a la comisaría para denunciar la agresión vienen derivadas de los hospitales, donde reciben una primera atención por parte de Médicos del Mundo, que desde 2016 ha atendido a unas 2.500 personas desde 2016 en seis centros clínicos.

Esta ONG trabaja además con líderes comunitarios y religiosos para concienciar y “lograr un cambio de actitud ante la violencia”, como explicó su coordinadora de género, Marina Stussi, presente en la visita de la reina.

Antes de desplazarse a la comisaría, doña Letizia, junto con la esposa del presidente mauritano, Mariem Fadel Dah, conoció otro de los proyectos emblemáticos de la cooperación española, como es el del reparto de pescado por todo el país para que las personas más pobres tengan acceso a este alimento a precios módicos y mejoren sus hábitos de consumo.

La iniciativa nació en 2012 y desde entonces, se ha atendido a más de 300.000 personas, de una población total de 4,5 millones de habitantes, cuyos ingresos apenas superan los 100 euros mensuales.

A Nuadibú, la segunda ciudad más importante del país, es donde los barcos llevan el pescado ya congelado y desde ahí se distribuye a las distintas plataformas de almacenamiento.

Una vez empaquetadas las raciones, se transportan en camiones frigoríficos a los cerca de 400 puntos de reparto.

De lunes a jueves, cada familia puede comprar dos kilos de pescado, principalmente sardinas y chicharros, a unos 0,25 euros, el equivalente a una barra de pan.

La agenda de la reina se completó con la visita a la Universidad de Nuakchot, donde España ayuda a formar a médicos en diferentes especialidades para fortalecer el endeble sistema sanitario local.

(ir)

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img