La pandemia les abrió las puertas de la cárcel

Tegucigalpa – La pandemia de COVID-19 logró abrirles las puertas de la cárcel a varios imputados en sonados casos de corrupción en el continente, realidad de la que Honduras tampoco se escapa.

La emergencia por la pandemia que azota al planeta desde hace dos meses, ha contribuido para que los sistemas judiciales lleven a cabo medidas para descongestionar las cárceles bajo el amparo que son potenciales focos de infección del virus.

En Honduras, el pasado 18 de abril se informó sobre la preliberación del exvicepresidente del Consejo de la Judicatura, Teodoro Bonilla, quien fue condenado a seis años de cárcel en junio de 2017 por el delito de tráfico de influencias en el sonado caso “Shalom”.

Cabe mencionar que el abogado Bonilla estuvo preso un poco más de tres años en una base militar y nunca llegó a pisar una cárcel común.

Se conoció que el beneficio para Bonilla vence el 29 de junio de este año, pero al entrar en vigor el nuevo Código Penal (10 de mayo), él quedaría en libertad al cumplir la condena por la reducción de penas que serán vigentes en la nueva normativa.

Bonilla también enfrenta acusaciones por el ejercicio de sus funciones en el Consejo de la Judicatura. El caso fue elevado a juicio oral y público, sin fecha para su realización.

El exvicepresidente del extinto Consejo de la Judicatura es acusado en esta causa por 88 delitos de malversación de caudales públicos y 14 delitos de abuso de autoridad.

De acuerdo a datos del Poder Judicial, más de mil procesados han recibido medidas de preliberación durante la emergencia sanitaria.

Más casos en Honduras

Sala de lo Penal ordena repetir juicio a exprimera dama

También han pretendido recobrar su libertad varias personas que guardan prisión en cárceles hondureñas. Una de ellas es la exprimera dama, Rosa Elena Bonilla de Lobo, quien fue condenada a 58 años de cárcel tras un juicio por malversar fondos públicos, sin embargo meses después un tribunal ordenó que se repitiera el juicio.

Entre otros que han intentado recobrar su libertad, figuran Mario Antonio Rojas, Jacobo Barrasa Mejía, Carlos Humberto Zúniga Aguilar, Rosario Evangelista Ortiz, Carlos Olman Rodríguez, Alfonso Ramírez, Hermes Antonio Córdova Licona y Javier Pastor, a todos estos se les denegó la solicitud, incluida la exprimera dama.

Igualmente, el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), denunció recién que se pretende liberar a Sergio Rodríguez Orellana y Douglas Bustillo, ambos condenados culpables por el asesinato de la ambientalista Berta Cáceres.

Yani pide liberación compasiva

Yani Rosenthal solicita liberación compasiva por el COVID-19

En las últimas horas también se conoció que el empresario hondureño, Yani Rosenthal Hidalgo, solicitó a las autoridades estadounidenses, “liberación compasiva”, en virtud del peligro latente que representa el contagio con el COVID-19 para su salud.

La nota dirigida al juez, John G. Koeltl, de la Corte del Distrito Sur de Nueva York, se ampara bajo las afecciones de sinusitis crónica y dermatitis que padece Yani Rosenthal, lo que lo convierte en un blanco fácil del patógeno viral.

En ese sentido, se pidió que se modifique su sentencia a tiempo cumplido, y además liberación de inmediato de la Institución Correccional Federal de Miami, (FCI-Miami) para cumplir lo que resta de la condena en una casa en Florida o que sea deportado de inmediato a Honduras.

Yani cumple su condena en agosto próximo, tras ser condenado a tres años en un juicio en Estados Unidos derivados de delitos entre 2004 y septiembre de 2015.

Keiko en Perú

Keiko Fujimori recupera libertad en plena pandemia y sin juicio a la vista

Esta misma semana se informó que la fundadora del partido Fuerza Popular y excandidata presidencial en Perú, Keiko Fujimorirecuperó su libertad en plena pandemia por el COVID-19, después de estar recluida en prisión preventiva desde enero, y sin que haya una fecha prevista para el inicio de su juicio por presunto lavado de activos.

La hija del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), preso por abusos a los derechos humanos, salió por segunda vez, en cinco meses, del penal de mujeres de Chorrillos donde cumplía la orden de prisión preventiva, a raíz de las investigaciones de la Fiscalía por los aportes ilegales para sus campañas electorales de 2011 y 2016.

A Keiko se le otorgó la libertad condicional bajo fianza de 70 mil soles (unos 20 mil 500 dólares), orden que se ejecutó el lunes y la también exlegisladora pudo regresar a su casa.

La propia Fujimori publicó un mensaje en sus redes sociales, apenas retornó el lunes a su casa en Lima, en el que expresó que «más allá de la inmensa alegría» que siente por volver a su hogar, «he salido con un nudo en la garganta al saber que hay tantas internas, al igual que yo, que viven entre la angustia de cuidar de sus familias y el miedo a morir por coronavirus».

Toledo en EEUU

Conceden en EEUU la libertad bajo fianza al expresidente Toledo por COVID-19

Mientras, el 19 de marzo, la justicia estadounidense concedió la libertad bajo fianza al expresidente de Perú, Alejandro Toledo (2001-2006), después de habérsela denegado dos veces, al considerar que las circunstancias han cambiado por la pandemia de coronavirus, que supone un riesgo para su salud.

Toledo tiene 74 años y sufre hipertensión, por lo que su defensa aseguró que tiene un 6 % de posibilidades de fallecer en caso de contraer el COVID-19, significativamente superior a las de la media de la población.

Toledo abandonó el penal de Maguire en el condado de San Mateo (California, EEUU) cuando sus familiares y amistades depositaron una fianza de 500 mil dólares en efectivo y cuando su esposa, Eliane Karp, entregó su pasaporte a las autoridades.

El exmandatario peruano está acusado de haber recibido hasta 35 millones de dólares de la constructora Odebrecht a cambio de favorecer a la empresa brasileña en sus negocios en Perú cuando él aún era presidente, y ha pasado los últimos tres años prófugos de la Justicia peruana en el área de la Bahía de San Francisco, en EEUU.

Hija de “El Mencho” en EEUU

Jessica Oseguera, hija del narcotraficante mexicano Rubén Oseguera Cervantes, alias “El Mencho”

Un caso que ha sorprendido es el de Jessica Oseguera, hija del narcotraficante mexicano Rubén Oseguera Cervantes, alias “El Mencho”, fundador y líder del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Oseguera fue arrestada el 26 de febrero cuando ingresaba a un tribunal estadounidense para asistir a la audiencia de su hermano, juzgado por cargos de narcotráfico. Un gran jurado secreto la había acusado de crímenes financieros.

El pasado 19 de marzo, el abogado de Oseguera adujo que su clienta podría adquirir el coronavirus, en una solicitud para que se le liberara bajo fianza, sin embargo el 24 de marzo, la jueza Beryl A. Howell negó la solicitud tras considerar que hay altas probabilidades de que Oseguera se fugue y que su riesgo de enfermar gravemente es bajo, pues solo tiene 33 años.

Messer en Brasil

Dario MesserDario MesserIgualmente, figura en la lista Dario Messer, un comerciante de divisas brasileño, considerado figura clave de un esquema internacional de lavado de dinero, desmantelado por las autoridades brasileñas como parte de la investigación anticorrupción Lavado de Autos (Lava Jato).

La red, que operaba en 52 países, fue valorada en más de 1 mil 600 millones de dólares, e involucró a los niveles más altos del poder en la región. El expresidente de Paraguay, Horacio Cartes, quien actualmente enfrenta cargos por lavado de dinero, describió a Messer como su “hermano del alma” y supuestamente le envió 500 mil dólares entre 2013 y 2018.

Messer, de 61 años, argumentó que su edad, así como antecedentes de tabaquismo e hipertensión lo pone en alto riesgo de enfermar por el coronavirus.

Según diario paraguayo ABC Color, el juez federal Marcelo Bretas decidió aceptar la solicitud el 26 de marzo y concedió el arresto domiciliario por razones humanitarias.

Lo + Nuevo

22,641FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte