La Navidad asoma tímidamente en Tegucigalpa

Tegucigalpa – Octubre está a punto de terminar y aunque 59 días nos separan de la fiesta de Nochebuena, en las calles, centros comerciales y ambientes públicos ya se respiran aires de Navidad.

Basta con darse una vuelta por los llamados “Malls”, donde asoman las decoraciones, luces, colores y árboles que anuncian la llegada de la época más esperada del año.

En los mercados, ferias populares y avenidas que albergan comercios de todo tipo también se siente la temporada que se aproxima: la Navidad. 

La situación política, social y económica que enfrentan los hondureños no es la mejor. Igualmente, brotes de violencia sacuden la nación en los estertores del 2019. 

Negocios ubicados en los principales bulevares de la capital hondureña han forrado sus instalaciones con láminas y otros tipos de materiales para no ser objeto de la violencia que se desata en algunas manifestaciones que suelen darse.

{gallery}imagenes/navidad-oct-19{/gallery}

Sin embargo, también los empresarios -mayores y menores- esperan que la temporada de fin de año sirva para generar ganancias que permitan mejores condiciones a sus familiares.

El país trata -además- de dar vuelta a la página del año más mortífero de la historia en lo que a muertes por dengue se refiere (151 y contando), asimismo a la mayor cantidad de deportados desde México y Estados Unidos con una cifra que sobrepasa los 90 mil hasta ahora.

Crisis política

En país también vive una ola de protestas que por momentos parecen ser calmas, pero en otros instantes alcanzan su mayor punto de ebullición con jornadas violentas que atentan contra la propiedad privada y la normalidad.

Frentes de oposición, sindicatos y gremios han encontrado en las calles sus escenarios para trasladar el descontento popular hacia una clase política que aseguran tranzó e hizo negocios con el narcotráfico.

Los manifestantes repudian además la reciente “impunidad parlamentaria” aprobada por diputados de varias bancadas para manejar el Fondo Departamental de cara a las próximas elecciones.

Asimismo, para mostrar un fuerte rechazo ante la inminente entrada en vigencia del nuevo Código Penal el próximo 10 de noviembre y que según el análisis de muchos expertos rebaja las penas por corrupción, narcotráfico y delitos contra la vida. 

Desaceleración económica

A la trillada crisis política que enfrenta Honduras, la desaceleración económica es otro de los azotes que deberá enfrentar la población en tiempos marcados por conflictividad regional.

En el país, los primeros avisos provinieron del Banco Central de Honduras cuando redujo las expectativas del crecimiento económico entre 3.0-3.4 por ciento, menor al registrado el año anterior que fue del 3.7 por ciento, según la revisión del Programa Monetario de la misma institución bancaria.

Pero varios economistas y empresarios han adelantado que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) puede ser incluso menor al que esperan las autoridades económicas del país.

Los pronósticos son reservados y el mercado no muestra un buen ambiente, de acuerdo a lo señalado por varios dirigentes del sector, que vienen alertando que las ventas no son intensas y que solo un buen cierre de año en diciembre puede rescatar al sector comercial.

El liderazgo empresarial viene advirtiendo de que el país registra una desaceleración económica, pero alerta que a nivel mundial hay tendencias claras de recesión.

El titular del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Juan Carlos Sikaffy, pidió esta semana que los dejen trabajar, esto ante los tambores de paralizaciones y movilizaciones anunciadas por frentes de oposición política.

El representante de la iniciativa privada recordó que el país atraviesa tiempos de desaceleración económica, por lo tanto un ambiente propicio para los negocios será fundamental para cerrar el difícil 2019.

Lo + Nuevo

22,264FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte