La investigación europea se moviliza contra la tuberculosis

Con dos millones de muertes al año, la tuberculosis es una de las grandes amenazas de la salud global. Combatirla y desarrollar tratamientos que acaben con la bacteria que la origina es el objetivo de ERA4TB, un proyecto de investigación integrado por científicos de trece países que arranca hoy.

 
ERA4TB (European Regimen Accelerator for Tuberculosis) estará coordinado por la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) y dirigido por GlasoSmithKline España, con la dirección científica el Instituto Pasteur (Francia).

Con un equipo de más de treinta organizaciones públicas y privadas y un presupuesto de más de 200 millones de euros, ERA4TB está llamado a transformar radicalmente la forma en que se desarrolla la terapia para el tratamiento de la tuberculosis, una enfermedad infecciosa causada por la bacteria Mycobacterium tuberculosis, que cada año infecta a unos diez millones de personas en el mundo.

Aunque la incidencia de esta infección está disminuyendo, su gran capacidad de resistencia a los medicamentos supone una amenaza para la seguridad mundial.

La terapia estándar de la tuberculosis consiste en la combinación de tres o cuatro antibióticos -desarrollados hace más de 60 años- en un tratamiento de seis meses, aunque si la infección es del tipo resistente, puede alargarse hasta los dos años.

«La aparición de estas bacterias resistentes a los tratamientos convencionales obliga a buscar nuevos fármacos que, en combinación con otros que están en uso, puedan combatir las nuevas cepas», explican los investigadores.

Optimizar costes y rebajar tiempos

El desarrollo de un medicamento empieza cuando se identifica un fármaco potencialmente efectivo; entonces se hacen los primeros ensayos clínicos, que ayudan a verificar la seguridad y la eficacia del compuesto y adecuar su posología.

El proceso cuesta entre diez y veinte millones y puede durar hasta seis años, de modo que si se desarrolla un nuevo tratamiento en el que se combinan cuatro compuestos, el tiempo de espera supera los veinte años.

El proyecto ERA4TB apuesta por una vía de desarrollo en paralelo que permita investigar simultáneamente más de una docena de moléculas potencialmente efectivas contra la tuberculosis, lo que optimizará costes y rebajará significativamente los tiempos de desarrollo de los nuevos tratamientos combinados contra la epidemia.

Ademas, el proyecto tiene dos grandes metas: conseguir llevar a ensayos clínicos al menos seis nuevos antibióticos y dos combinaciones de fármacos que sean seguros y eficaces contra cualquier forma de tuberculosis, y conseguir que este proyecto se consolide en Europa y se exporte al desarrollo de otros fármacos contra la resistencia antimicrobiana.

Importante presencia Española

El proyecto contará con una importante presencia española, ya que solo de la comunidad de Madrid están la UC3M, el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), GlaxoSmithKline y Synapse Managers.

La UC3M, responsable del área de imagen biomédica de la iniciativa, tendrá una parte muy activa tanto en el desarrollo de nuevos equipos de diagnóstico por imagen como en la implementación de tecnologías de inteligencia artificial. El SERMAS se encargará de la coordinación de los estudios de primera administración en humanos previstos en el proyecto y pondrá a disposición del consorcio su infraestructura hospitalaria (Hospitales Universitarios La Paz, La Princesa y Clínico San Carlos) para la realización de los estudios que sean necesarios.

La farmacéutica GlaxoSmithKline, líder del proyecto, aportará recursos científicos y un número importante de los nuevos compuestos que se van a investigar en el proyecto, en tanto que la empresa Synapse Managers, especializada en proyectos de investigación biomédica internacionales, se encargará de la gestión del consorcio.

También participan en el proyecto un equipo mixto de investigadores de la Fundación ARAID y de la Universidad de Zaragoza (UNIZAR), organismo, este último, en el que se va a acondicionar una instalación única en Europa en el ámbito público dedicada a la tecnología Hollow-Fiber Infection Model (HFIM), un biorreactor en un entorno de seguridad biológica de nivel 3 que permite la manipulación e investigación de patógenos humanos, como es el caso del Mycobacterium tuberculosis.

Además, el equipo de esta universidad pondrá a punto un novedoso sistema de análisis que permitirá identificar antibióticos con capacidad para interferir con los sistemas con los que la bacteria interacciona con el paciente infectado.

Este proyecto europeo cuenta con cinco socios colaboradores de EEUU: Cornell University (CORU), Colorado State University (CSU), Hackensack Meridian Health (HMH), Johns Hopkins University (JHU) y los National Institutes of Health (NIH). EFE

Lo + Nuevo

22,579FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte