spot_imgspot_img

La Corte Suprema de Nicaragua cumple dos semanas paralizada

Managua – La Corte Suprema de Justicia (CSJ) de Nicaragua cumplió hoy dos semanas paralizada al fracasar, por tercera vez, un intento de los magistrados sandinistas de celebrar una sesión plenaria (Corte Plena) para organizar ese poder del Estado, por ausencia de sus colegas liberales.
 

El portavoz de la CSJ, Roberto Larios, dijo a periodistas que la reunión de Corte Plena no se pudo realizar por la ausencia de los magistrados liberales, como ha ocurrido en las dos anteriores citas.

Las Salas Constitucional, Civil, Penal o de lo Contencioso Administrativo, y los órganos de dirección de la Corte Suprema están administrativamente paralizados desde hace dos semanas, debido al vencimiento del periodo anual para el que fueron nombrados todos los magistrados que los encabezan.

La renovación de esas instancias se debe dar en una Corte Plena, que los liberales bloquean para no legitimar un decreto del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, que prorrogó el mandato de 25 funcionarios públicos, entre ellos a los magistrados sandinistas Rafael Solis y Armengol Cuadra.

Solis y Cuadra, que el pasado 11 de abril cumplieron su periodo constitucional de cinco años, se niegan a abandonar el cargo amparados en esa disposición.

Ortega decidió en enero ratificar y prorrogar en sus cargos a tres magistrados de la Corte Suprema y funcionarios de otras instituciones y poderes del Estado, cuyo mandato finalizó este año facultad que, según la oposición, corresponde al Parlamento.

El mandatario aprobó el decreto ante la decisión de la oposición de congelar la ratificación y renovación en el Congreso a autoridades que concluían su mandato, en medio de una crisis generada tras la decisión de la Sala Constitucional de anular el artículo que impide la reelección presidencial.

La Corte está integrada por 16 magistrados: ocho sandinistas y ocho liberales, aunque estos últimos sólo cuentan con seis por la muerte de uno de sus jueces en mayo de 2009, Guillermo Selva, que tampoco ha sido reemplazado y porque Damisis Sirias no se amparó en el decreto de Ortega.

La Corte Suprema es presidida de forma temporal por la magistrada sandinista Alba Luz Ramos, que asumió el cargo hace dos semanas tras el vencimiento del mandato de la dirección del órgano.

Ramos había citado a la sesión plenaria de hoy a 14 magistrados, sandinistas y liberales.

Esa convocatoria incluía a los sandinistas Solis y Cuadra, no así al liberal Sirias, que al igual que los dos primeros se le venció su periodo constitucional de cinco años el 11 de abril pasado, pero no se amparó en el decreto de Ortega.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,123FansMe gusta
37,798SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img