Tegucigalpa – A criterio del cura católico Juan Ángel López el dinero fácil obtenido del sicariato y narcotráfico no va a dar jamás la felicidad, al tiempo que lamentó que la desintegración familiar esté provocando los niveles de violencia por los que atraviesa este país centroamericano.
 

Manifestó que Honduras no necesita de esta vorágine de violencia por la que está pasando.

“Tenemos que volver la mirada a Dios y a nuestro corazón para descubrir en los ojos del otro que no es un enemigo sino que un hermano al que está enfrente”, indicó.

Agregó que el dinero fácil venido de donde sea… del sicariato, narcotráfico no va a dar jamás la felicidad.

En ese sentido, hizo un llamado a la conciencia “a cada uno de los que vivimos en esta patria seamos o no hondureños, esta es nuestra casa y la casa hay que cuidarla y el cuidado comienza por el cuidado personas y de la familia”.

Agregó que los jóvenes son los más frágiles de ser susceptibles a la influencia del dinero fácil, a las cosas sin esfuerzo y “muchas veces encontramos que las personas que los dirigen deberían tener madurez moral, sicológica y espiritual, pero no lo estamos viendo”.

Según el prelado “ellos (los jóvenes) son los más susceptibles y por ello es que se debe orar más para que Dios los ilumine”.

“La formación de estos jóvenes comienza en la casa, pero la ausencia de familia bien constituida es lo que no está generando los valores que hoy necesitamos para construir una mejor nación”, recordó el presbítero.