Por:

Jorge Cálix y Luis Redondo se proclaman titulares del Congreso

Tegucigalpa – La Constitución de la República en los artículos 192 y 195, definen el mecanismo para elegir la junta directiva provisional y permanente del Congreso Nacional, todo ocurrió en las fechas establecidas pero bajo una premisa inédita que fueron juramentadas dos directivas en ese poder, una que lidera Jorge Cálix y otra Luis Redondo.

Redondo es diputado por el Partido Salvador de Honduras (PSH) y Cálix de Libertad y Refundación (Libre), ambos conocidos como grandes líderes de la oposición política del país centroamericano, sin embargo, al ser proclamados presidentes del Congreso, han generado una crisis que tiene a dos grupos poderosos confrontados en Honduras.

El génesis de la crisis

Todo comenzó el pasado 21 de enero, los diputados se dieron cita en el hemiciclo legislativo, para elegir la junta directiva provisional, el encargado de liderar el parlamento ese día fue Leonel Ayala, ministro de Gobernación y Justicia, quien dio la palabra a la diputada de Libre Beatriz Valle, para proponer a Cálix como presidente del Congreso.

Además, la propuesta incluye a Yahvé Sabillón como vicepresidente y Beatriz Valle de secretaria.  Pero en una acción rápida, el ministro Ayala invitó a Cálix, Sabillón y Valle, para que pasaran a tomar la promesa de ley; mientras Rasel Tomé, también diputado de Libre, al no poder proponer, sube al podio y ataca a Cálix para impedir su juramentación.    

El diputado Tomé no pudo proponer a Luis Redondo, Hugo Noé Pino y Luz Angélica Smith, como presidente, vicepresidente y secretaria; desde entonces el caos se instaló en el parlamento, donde en medio de golpes, insultos y agresiones, finalmente se juramentó a Cálix y su acompañantes, luego en otra ceremonia fue juramentado Luis Redondo.

Un pacto sin cumplir

Xiomara Castro de Zelaya y Salvador Nasralla, firmaron una alianza política preelectoral.

Redondo es la propuesta de Xiomara Castro, Salvador Nasralla y José Manuel Zelaya Rosales (coordinador de Libre) para que ocupe la titularidad del Congreso. Así lo pactaron previo a las elecciones donde Libre y PSH firmaron una alianza donde se comprometía que de ganar las elecciones generales, el Legislativo sería conducido por un designado de Nasralla.

Las directrices giradas por la presidenta electa de Honduras, no pudieron cumplirse porque sus acuerdos no fueron acuerpados por 20 diputados del Libertad y Refundación, quienes encontraron apoyo en 44 diputados del Partido Nacional y 15 de Partido Liberal, los principales contendientes políticos en el país centroamericano.

Para elegir la junta directiva en propiedad, Cálix presidente provisional del Congreso, convocó la noche del viernes a reunión extraordinaria en el hemiciclo legislativo a las 7:00 AM, sería la segunda reunión donde estarían todos reunidos, pero la dirigencia de Libre montó una vigilia que fue vista como una amenaza para los diputados disidentes.

La reunión alterna

En ese sentido, Cálix y sus acompañantes convocaron a nueva reunión, pero esta vez fuera de la capital Tegucigalpa, la sesión comenzó en menos de 5 minutos de haberse convocado, tras ese episodio, ocurrieron dos reuniones paralelas, ambas con la intensión de cada quien juramentar a su presidente, Cálix por un lado y Redondo por el otro.

Las discrepancias políticas generadas por la presidencia de ese poder del Estado, fue considerada por Castro, Nasralla y Zelaya como una traición, ellos, los como principales  líderes de Libre y PSH, no aceptan que Cálix haya usado los votos del Partido Nacional  y Liberal para desafiar a la autoridad partidaria y afianzarse en la presidencia del Congreso.

Como castigo, Castro instruyó al Tribunal de Honor de Libre para que procediera con la expulsión de los 20 diputados disidentes, previamente Manuel Zelaya, lo advirtió que esa rebeldía debería ser sancionada con una expulsión y así sucedió.

¿Manuel Zelaya detrás de la crisis?

No obstante, Edgardo Castro diputado de Libre, considera que la rebeldía es para proteger el periodo presidencial de Xiomara Castro, incluso dejó entrever que la línea había sido dada por el coordinador de Libre Manuel Zelaya. Esa declaración provocó la reacción de la presidenta electa que respondió con contundencia “no necesito que traidores me blinden”.

Pero más allá del asunto, Beatriz Valle acusa al expresidente Manuel Zelaya, de generar la crisis política y lo señala de sembrar odio y división en el país, asimismo asegura que sus intenciones es para garantizar en el parlamento que se cumpla la agenda y plan de gobierno de Castro, versión que no se termina de comprender en la familia Zelaya.

La zozobra se apoderó no solo en la elección del presidente del Congreso, sino también la presencia de simpatizantes del Libre y PSH, fuera de las instalaciones legislativas, fue visto un respaldo a Redondo y una amenaza para Cálix y sus acompañantes, tanto que no llegaron a la reunión que ellos mismos habían convocado.

Redondo respaldado por Xiomara

Los seguidores de Libre se apoderaron del Congreso Nacional, que incluso fueron parte de la juramentación de Redondo. Todo esto ocurría cuando en el otro extremo de la ciudad –en Zambrano-, Cálix y 79 diputados de Libre, Nacional, Liberal y Partido Anticorrupción, también participaban en la promesa de ley de Cálix.

“Hoy hemos garantizado que mientras sea presidente de este Congreso, no habrá un golpe de Estado contra nuestra presidenta Xiomara Castro, vamos a cumplir con su agenda, a derogar la ZEDEs, la Ley de Secretos y el Código Penal de la Impunidad”, fueron algunas de las promesas hechas por Cálix en su discurso tras ser juramentado.

A todo esto, Xiomara Castro, aseguró que quien tomará su promesa de ley en el traspaso de mando será Luis Redondo y no Jorge Cálix. Lo que pone aún más complicada la situación política en Honduras. Ambos con sus diputados convocaron a reunión para el próximo miércoles, esto previo a dos días de la toma de posesión presidencial.  

¿Una Constituyente a la vista?

“No queremos más componendas bajo la mesa, ni pactos oscuros”, manifestó este día Xiomara Castro, luego que Redondo fuera juramentado, al tiempo que agregó “tenemos que adecentar la democracia, la manifestación del pueblo el 28 de noviembre fue para sacar la dictadura y eso se debe de respetar”.

A todo esto, Beatriz Valle, reapareció para decir que la crisis ha sido generada por Manuel Zelaya porque es el mecanismo y camino para convocar a una Asamblea Nacional Constituyente (ANC), que además es un proyecto que le interesa a Xiomara Castro, que incluso “yo lo comparto creo que se necesita, pero no ahora”, según Valle.

JP

Compartir

spot_img
spot_img

Más noticias

spot_imgspot_img