spot_img

Hondureños estuvieron engañados con muerte de cacique Lempira, dice escritora

Por:

Compartir esta noticia:

Tegucigalpa – Durante más de un siglo los maestros de Honduras le enseñaron a sus alumnos que el cacique Lempira, primer defensor de su país, murió a traición luchando en 1537 contra los conquistadores españoles, a causa de un disparo en la cabeza que le infirió un arcabucero desde un caballo.

Generaciones enteras crecieron creyendo la historia repetida de los maestros, que además señalaba que a Lempira los conquistadores le dispararon después de que asomó en un peñón, en el occidente de su país, alzando una bandera blanca en señal de paz.

ENGAÑADOS DURANTE MÁS DE UN SIGLO

«Nos mantuvieron engañados durante más de un siglo hablándonos de una historia romántica, de que había una batalla, una traición, un pañuelo blanco, pero eso era falso», dijo a Efe en Tegucigalpa la periodista y escritora hondureña Blanca Moreno, quien recientemente sacó a luz su libro «Y de la épica hazaña en memoria… La probanza sin pruebas de Rodrigo Ruiz», quien mató al cacique.

Moreno explicó que escribió el libro para «aclarar» sobre la muerte de Lempira, quien vivió en el occidente de Honduras, donde ahora se localiza el departamento con el mismo nombre, el que también lleva la moneda hondureña, en honor al cacique.

Para el nombre del libro, la escritora tomo una frase del himno nacional de Honduras, cuya tercera estrofa dice: «Era inútil que el indio tu amado, se aprestara a la lucha con ira, porque envuelto en su sangre Lempira, en la noche profunda se hundió; y de la épica hazaña en memoria, la leyenda tan solo ha guardado, de un sepulcro el lugar ignorado y el severo perfil de un peñón».

Los maestros relataban la historia de Lempira a sus alumnos a partir de una recreación hecha por Antonio de Herrera y Tordesillas (1549-1625), quien escribió que «en un caballo, dos españoles, uno que llevaba las riendas y otro con un pañuelo blanco (en señal de paz) lo habían matado a traición», lo que también recoge el libro.

Pero esa historia de los dos españoles a caballo también «es falsa», porque «es imposible que una bestia transitara por la zona del peñón de Cerquín, donde abundan los despeñaderos y precipicios», afirma la periodista, quien como parte de otra investigación para un primer libro suyo, «Crónicas y reportajes históricos» (Editorial Guaymuras), investigó en el Archivo General de Indias, de Sevilla.

La historia de Antonio de Herrera y Tordesillas inspiró al autor del himno nacional de Honduras, Augusto C. Coello.

LA MUERTE DE LEMPIRA SE COMENZÓ A ACLARAR EN 1987

Donde murió Lempira, «no pudo haber nunca una batalla, así lo explica muy bien el soldado Ruiz, que aunque mintió bastante, exageró. Él quería cobrar una cantidad de dinero para toda la vida, porque creía que había matado a un indio salvaje, peligroso, que lo que estaba haciendo era peleando su pedazo de tierra», añadió Moreno, quien también es maestra de educación primaria.

«He querido aclarar un poco sobre lo que dicen de Lempira, porque es falso. Él era un cacique valiente, rebelde, que no quería que los españoles explotaran a los indígenas», recalcó.

La leyenda de los dos españoles a caballo que llegaron hasta los dominios de Lempira, dejó de ser eso luego de que, en 1987, el historiador hondureño Mario Felipe Martínez (ya fallecido), publicó los primeros 51 folios, de unos 92, de la pobranza de Rodrigo Ruiz, como parte de una investigación en el Archivo General de Indias, lo que también recuerda Moreno en su libro.

Lo difundido por Martínez motivó a Moreno a «aunar esfuerzos para que se conozca la verdad», profundizando más en la investigación.

Martínez señaló que Lempira había muerto luchando cuerpo a cuerpo contra Ruiz, quien le cortó la cabeza.

Moreno considera que en lo que señaló Martínez sobre la muerte de Lempira hay una «equivocación, porque el cacique fue decapitado de noche, según testigos que estuvieron en una batalla con Ruiz.

Según Moreno, Rodrigo Ruiz dice que decapitó a Lempira luchando, «pero era imposible porque uno de los testigos dice que los indios, al día siguiente, lo encontraron muerto, sin la cabeza, porque el soldado español se la llevó, a unos 32 kilómetros de Cerquín para entregársela al capitán Alonso de Cáceres.

El libro recoge además la Pobranza de Méritos de Rodrigo Ruiz, presentada ante la Real Audiencia de México, en 1558, 21 años después de que mató a Lempira.

La obra, de fácil lectura, también señala que Ruiz «preparó 19 afirmaciones para justificar la muerte de Lempira por traidor, no aceptar la religión ni la majestad del Rey y porque estorbaba para hacer la paz».

Por haber dado muerte a Lempira, en un acto de «traición», con el apoyo de otros indígenas, Rodrigo Ruiz dijo en México que pedía «en recompensa mil pesos de oro de minas anuales y a perpetuidad».

«Sin embargo, tanto su narración, como lo dicho por los testigos -lo que también recoge el libro- que avalaron su solicitud, presentaban contradicciones y matices fantasiosos», subraya Moreno.

Al final, Ruiz solamente obtuvo un premio de 300 pesos de oro a perpetuidad, lo que según la escritora, fue «una victoria pírrica, que más parecía una caridad».

«Irónicamente, 300 pesos de oro de minas le costó el caballo, cuyos huesos quedaron entre las estacas que colocaban los nativos del valle de Olancho, según sus propias palabras y las de los testigos comprometidos a declarar lo que él afirmaba», concluye Moreno.

Su libro ha pasado a ser parte de los aportes culturales a la conmemoración de los 200 años de la independencia de Honduras de la Corona española, el 15 de septiembre de 1821. JS

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img